Denuncian campaña de exterminio de gatos en Bucaramanga

Denuncian campaña de exterminio de gatos en Bucaramanga

3 de febrero del 2015

El animalista Orlando Beltrán denunció la matanza, tortura y quema de gatos en la ciudad de Bucaramanga (Santander). En un comunicado oficial de la organización AnimaNaturalis Internacional se asegura que estos hechos fueron promovidos por el sacerdote de la iglesia de San Martín de Porres, Alfonso Dueñas Núñez.

Lea también: El descaro de los paseadores de perros en Bogotá

KienyKe.com habló con Beltrán, líder la Asociación Defensora de Animales y Naturaleza Adán desde hace 26 años, quien asegura que el presunto responsable de la matanza de los gatos es el sacerdote Dueñas; mientras que el servidor de la iglesia se defiende, expone la situación de los gatos en esta región del país y asegura que instaurará una denuncia por injuria y calumnia.

Un incendio en el lote baldío donde vive un numeroso grupo de gatos desató la polémica. Se sabe que los animales llegaron al lote después de que vendedores ambulantes y personas de la comunidad depositaran allí desperdicios de comida. Hasta el punto en que se acumularon más de 80 gatos.

Maltrato gatos Bucaramanga

Según Beltrán, en la noche del 29 de enero se provocó un incendio en el lugar, ubicado en el barrio Kennedy de Bucaramanga, donde desde hace unos meses se refugian estos animales. Para él había sido el límite porque asegura que se han presentado envenenamientos y varios propietarios de perros de raza pitbull han incitado  ataquen contra los gatos.

“Buena parte de los fieles de la iglesia adelantaron campañas de exterminio en contra de los gatos, después se provocó el incendio en el cambuche de los animales”, indica Beltrán.

Lea también: Diez razones para no darle concentrado a su perro

El siguiente paso fue una denuncia que fue llevada al Arzobispo de Bucaramanga que aún no ha tenido respuesta. Allí se tilda al sacerdote Dueñas de ser “un cruel perseguidor de los humildes gatos abandonados que permanecen en los alrededores de esa parroquia, así como instigador de la violencia hacia ellos por parte de sus feligreses”.

Otro de los hechos que denuncia Beltrán sucedió hace pocos días cuando cinco vigilantes de la empresa de seguridad privada Kennedy llegaron al lote donde viven los gatos diciendo que tenían la orden de llevárselos. Asegura que tres mujeres defensoras de animales fueron amenazadas y los animalistas tuvieron que llamar a la policía para disuadir a los vigilantes.

Maltrato gatos Bucaramanga

Finalmente, asegura que con el paso de los días ha disminuido el número de gatos que vivían en este lote y espera que las autoridades actúen al respecto.

“No me interesa dañar los animales”

El sacerdote Alfonso Dueñas Núñez comenta que a finales de agosto hizo una exhortación (advertencia) y pidió a los fieles que no trajeran más animales al lote porque las crías de las gatas eran abandonadas allí. En esa ocasión pidió que si no se tiene la responsabilidad de cuidar a los gatos, entonces se deben esterilizar las hembras. Además por aseo de lugar y para evitar que se convirtieran en un problema social.

“Aprovechando esa exhortación algunos mataron a unos gatos. Otro se aprovechó y le puso ácido en los ojos a una gatica y también me echaron la culpa a mí. No me interesa dañar los animales y eso no es la tarea mía. Yo incluso en mi casa tengo una gatica y tres perros pincher. Fui criado en el campo y les tengo un especial cariño. Mi tarea no es acabar con ellos ni mucho menos martirizarlos o sacrificarlos”, indica dueñas.

Iglesia San Martin de Porres Bucaramanga

Sobre los señalamientos de maltrato hacia los animales dice: “Este año he hecho unas adecuaciones en el templo y  a su alrededor. Un día los obreros estaban de descanso y me puse a arreglar la cerca que habían dañado unos ladrones. Los gatos estaban defecando y usted sabe que el excremento de los gatos es insoportable. Se me han metido a la casa los gatos callejeros, se comen el mercado, lo orinan, me han dañado los muebles y los ornamentos. Entonces me tocó encerrar”.

A las críticas que recibe, el sacerdote dice de manera tajante: “¿El señor que me denuncia por qué no se lleva diez gatos para su casa?”. Señala como actos de mala fe que se le señale como responsable de la muerte de los animales y asegura que nadie le ha dado la cara.

“No han hecho más que difamar y ensañarse contra mi persona, no he hecho nada. Lo único que tengo que hacer es entablar una denuncia penal por injuria y calumnia porque esto ya lo llevaron a atentar contra mi dignidad. Además los que están en ese proceso de denuncia de difamaciones no saben, no vienen, no conocen el barrio. El señor (Orlando Beltrán) lo he citado y no ha querido bajar. Ha sacado pretextos. Además, dicen por ahí, que está en un puente de lanzamiento de una campaña política y como ya vienen elecciones entonces aprovecha todo esto para crear el boom de las cosas. No sé qué fin tendrán las cosas”.