Manicomio usó niños como ‘conejillos de indias’ para probar droga de la verdad

20 de julio del 2016

Lo que sucedió en Aston Hall durante años sigue siendo un misterio. Hablan de posibles abusos.

Manicomio usó niños como ‘conejillos de indias’ para probar droga de la verdad

Al estilo de las mejores películas de terror, lo que ocurrió durante años en el hospital mental Aston Hall, ubicado en Inglaterra, es en la actualidad un misterio.

Lea también: Ella se metió al Bronx y al Cartucho para rescatar niños abusados sexualmente

Extraños experimentos y hasta casos de posibles abusos sexuales al interior del complejo son investigados por las autoridades luego de que decenas de pacientes rompieran el silencio para denunciar.

Además le puede interesar: ¡Cambiemos el himno… y todos los emblemas patrios!

Según lo describe BBC, la historia se revivió por el proyecto de un grupo de exploradores, que capturó lo que queda del lugar, dado que gran parte fue demolido y se destinó para construir viviendas.

Varios de los pacientes que en su paso por el Aston Hall era niños o adolescentes, tienen recuerdos borrosos de sus días allí.

“Recuerdo que era como estar borracha. Le decía: ‘Siento como que me hubiera tomado una botella de gin, como si me hubiera tomado dos botellas’. Me acuerdo que le decía: ‘Feliz Navidad doctor'”, expresa Marianne*, quien fue internada luego de enterarse que era adoptada y tener líos con la Policía.

Esa declaración concuerda con la de otros pacientes, quienes aseguran que fueron tomados como ‘conejillos de indias’ para experimentar con la denominada droga de la verdad, que en realidad es amital de sodio y da la posibilidad de recordar momentos del pasado que por algún motivo han sido borrados.

Según Marianne, el superintendente del hospital, Kenneth Milner, era quien usaba el medicamento. La obligaba a desnudarse y le hacía preguntas de todo tipo. Luego la sedaba. Otras personas que tuvieron experiencias similares, lo han denunciado por abuso sexual. Sin embargo, él murió en 1975.

No obstante, hay muchos cuestionamientos en torno a la droga de la verdad y al uso que le dieron en ese sanatorio, abierto hasta la década de los 70.

Otros pacientes dicen que un tratamiento con esa sustancia les resultó benéfico, mientras que hay quienes aseguran que los supuestos recuerdos que revivieron no resultarían ser reales del todo.

Lo cierto es que cada afectado, a su modo, siente las consecuencias de su experiencia. Entre tanto, las autoridades europeas indagan que pasó allí y el Consejo de Menores de Derbyshire prometió investigar y brindar ayuda a los adultos que mantienen intactos sus recuerdos en el hospital.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO