Maquiamelo, del yagé a la creación artística

17 de marzo del 2019

El escultor colombiano conversó sobre sus cabezas reducidas.

Maquiamelo, del yagé a la creación artística

Maquiamelo aloja en su estudio las cabezas de Pablo Escobar, Nerón y una rarísima de Frankestein, hecha con cables, bisturí y piel de tigrillo. Tenía otras más inusuales, pero la de Hitler la vendió y la de Andy Warhol reposa en una galería.

Según él, su “arte es vivencial”, una sucesión de rostros adyacentes a la muerte que podrían considerarse chamánicos desde la cotidianidad occidental, pero que sin duda proponen la importancia del silencio al enmendar las bocas y oscurecer facciones de personalidades icónicas.

Entre las múltiples bifurcaciones que transitó Rafael Melo para lograr su lenguaje y sumergirse en polémicas temáticas, se encuentra el recorrido antropológico con la comunidad de los Indios Shuar, de Ecuador, donde alucinó con el yagé.

Relata que los también llamados jíbaros, en medio de un encuentro le pidieron que se quitara el pantalón. Solicitud que este se negó en un primer momento, pero que después aceptó la desnudez como parte inherente de un humano.

Esta experiencia con comunidades alejadas de lo material lo llevó a cuestionar “las cosas que normalmente tenemos y que no sirven para nada y no estás preparado para dejarlas ir”. En su estadía con esta tribu flaqueó ante una hepatitis, sobrevivió y salió al cabo de seis meses” vestido en sagrada piel de anaconda, con un par de cabezas de mico y prácticamente como un indigente”.

Escultura de Pablo Escobar de la serie ‘Malditos’ de Maquiamelo

Maquiamelo, mientras mece el vino en la copa, asegura que asumió los ritos espirituales y su fervor, la divinidad de los meandros y las piedras, la simbología ancestral que en semejanza a un soldado con sus medallas de honor, momifica las fortalezas del adversario vencido en amuletos como las cabezas reducidas.

(…) porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores. R.O.M.A

“Yo quería ser artista de muy joven, fui a exhibiciones y me atrapó la bohemia. Pero debo ser sincero,  para hacer obra me demoré muchos años. Fue en el 2006 que me acosté pintor y me desperté escultor en un sueño”, narra el bogotano.

En la primera entrega artística su intromisión personal en las tribus urbanas fue esencial, de ahí sacó algunas interpretaciones de los punkeros, emos y rastafaris, que proliferaban en los Estados Unidos.

“Cuando más conozco al hombre más quiero a mi perro”

El apodo de Maquiamelo es una mezcla del apellido real del artista y los pensamientos del político renacentista, Nicolás Maquiavelo, a quien se le atribuye la controvertida frase “El fin justifica los medios”. Además, es la razón por la que el escultor trata de rompen las escalas de poder, como cuando el toro, en una de mil envestidas, vence al torero.

“Hablar de los toros pero de otra óptica , no enaltecer solamente al torero como Fernando Botero”, doce Maquiamelo en conversación con Kienyke.com

Rafael Melo en su biblioteca, señalando la obra escultura de Nerón.

Narra que en su serie “Jefes de Estado” tuvo censuras en algunas galerías, ya que el simple hecho de no simpatizar con algún diplomático del país visitado era motivo de objeción. “Con la cabeza de Fidel Castro que portaba una boina verde con el logo de Coca-Cola, bautizada ‘Cuba Libre’, fui expulsado de la bienal de La Habana”, cuenta en medio de la ironía.

Asimismo, comenta que en una exposición en Miami, Estados Unidos, “tenía al FBI detrás de mí y no concilié el sueño.  La obra del expresidente Barack Obama con la boca cocida y su tono café, generó cantidad de comentarios negativos y fue imposible explicar el significado Shuar”.

“Están exhibiendo cosas complaciente y comerciales. El arte a parte de decorativa tiene que provocar y comunicar”, aseguró Maquiamelo

Orgulloso menciona que la comunidad española recibió muy bien la serie ‘Disney-Trump’, en la que mediante los famosos personajes como el rico tío Mcpato y Mickey Mouse expresaba el autoritarismo y ambición del que tildaban al actual presidente de los Estados Unidos.

En relación a su acogida en Colombia, cabizbajo expresó que “en casa es más difícil. Acá las personas se quedaron pidiéndome encargos de x o y político por odio. Alguna vez me pidieron la cabeza de un expresidente para ponerlo de pisa papel”.

Rescatar la sensibilidad del hombre con ‘ Desconectados’

Para el escultor de la generación X, los nacidos entre los años 60 y 80, la música siempre ha sido el centro de la reconciliación, al igual que la compañía de su amado hijo, el placido encuentro con los amigos o el aroma y sabor de un café nacional que tanto extraña cuando se encuentra en el extranjero.

En ‘Desconectados’, Maquiamelo se sumergió en la vida de sus artistas favoritos como Kurt Cobain, vocalista de Nirvana; Prince, Janis Joplin y John Lennon, entre otros,  y los homenajeó de una manera peculiar y atractiva: tallados en piedras preciosas como la esmeralda y el cuarzo colombiano, la malaquita del Congo, la amatista de Brasil y la azurita estadounidense.

Piedras preciosas talladas con el rostro de Kurt Cobain, Janis Joplin, John Lennon y Prince de la serie ‘ Desconectados’ de Maquiamelo.

El bogotano que estará presente en Feria del Libro en Bogotá con la obra ‘El arte extremo de Maquiamelo’, escrita por Álvaro Medina, concluye e invita a “apoyar el arte porque habla de la memoria y  tener acceso a ella desde la cultura es esperanzador”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO