María Camila Osorio: a pasos agigantados en el tenis mundial

3 de octubre del 2019

A los 17 años, la exitosa carrera de María Camila Osorio también ha tenido algunos momentos que la han retado.

María Camila Osorio

@_camilaosorio_

María Camila Osorio, la tenista colombiana mejor ubicada en el ranking de la WTA, regresa a las pistas de los mejores torneos del mundo esta semana con la convicción de lograr metas que superen sus recientes triunfos en el torneo W25 de Guayaquil y en el US Open de 2019 en su categoría junior, los más importantes de su carrera profesional.

Luego de ganar el US Open, la colombiana, de 17 años, reinició sus actividades en el tenis en el torneo W60 de Charleston en EEUU, donde se instaló este jueves en los cuartos de final tras vencer a la estadounidense Elizabeth Mandlik en los octavos de final, y a la chilena Bárbara Gatica en la ronda de 32.

“Tengo metas más grandes”, afirmó Osorio a la Agencia Anadolu sobre su triunfo en el Grand Slam de Estados Unidos que le significó instalarse en la memoria de los fanáticos colombianos del tenis.

La mejor tenista del país al estar ubicada en el escalafón 245 de la WTA, y que hace parte de los talentos deportivos de Postobón, considera que su victoria en el US Open debe “dejarla pasar” y continuar con su entrenamiento para progresar en la nueva etapa que tendrá su carrera como profesional.

A dos meses de cumplir 18 años y aunque es número uno del mundo en el ranking juvenil de la Federación Internacional de Tenis (ITF por sus siglas en inglés), María Camila afirma que buscará mejorar su juego en un deporte que conoció a los seis años en su ciudad natal, Cúcuta.

“Estoy muy consciente de que mi etapa junior ya se terminó. Ahora tengo que volver al trabajo y entrenar. Mejorar en donde tenga que hacerlo y volverme mucho mejor física y mentalmente”, aseveró Osorio, quien sin dudarlo dice: “lo que viene es más grande”.

La firmeza de las palabras de María Camila Osorio contrasta con su tranquilidad para asumir los triunfos y los homenajes que le han hecho, que han incluido un recorrido en un carro de bomberos por Cúcuta cuando regresó del US Open con el título en sus manos.

“El recibimiento en Cúcuta fue muy especial con los bomberos. Me dio un poco de pena porque nunca viví una cosa de esas”, relató la deportista.

Dentro de la cancha se esfuma su calma y sonrisas ante la prensa y las celebraciones. La colombiana se convierte en una rival incómoda. Para sus contrincantes ganarle una bola es una odisea pues parece que todo retornará desde el fondo del otro lado de la pista.

María Camila Osorio no da un punto por perdido y enfrenta a cada rival con la misma intensidad, aunque parezca que su contrincante tenga un mejor ranking o más experiencia.

La dificultad para vencer a la colombiana quedó plasmada en las semifinales del pasado US Open, cuando remontó el tercer set que perdía 3 a 0 ante la rusa Oksana Selekhmeteva, hasta ganarlo 6 a 4.

“Creo que mi mayor fortaleza es mi manera de competir. Soy una mujer muy competitiva. Yo peleo bola por bola y digo que peleo por lo mío”, mencionó Osorio, que se ha convertido en una de las mejoras tenistas latinoamericanas del mundo.

María Camila es dueña de un saque, una derecha y una velocidad que junto a su técnica le permiten superar a rivales que lucen más potentes y altas. Esa sensación se desvanece cuando los partidos inician y quedan en evidencia los contundentes golpes de la colombiana, solo posibles en las tenistas que desde sus primeros años de vida se entrenan para ser campeonas.

A los 17 años, la exitosa carrera de María Camila Osorio también ha tenido algunos momentos que la han retado. Uno de ellos sucedió en el campeonato junior de Wimbledon de este año, que llevó a la colombiana a poner en duda su participación en el US Open.

“No obtuve el mejor resultado. Estaba un poco aburrida porque no lo hice muy bien y esperaba más de mí”, afirma la colombiana sin abandonar su tono alegre en la voz.

“Estaba aburrida y me dije: no voy a jugar el US Open. Pero se me pasó por la cabeza, como: ‘bueno, es un Grand Slam y tengo que aprovecharlo, así pierda o gane’. Ahí fue que dije: voy a ir sin presión de nada”, aseguró la colombiana.

El dejar la presión de lado fue una de las razones del triunfo de María Camila en el US Open. “Jugaba un partido y luego me relajaba. No hablaba de tenis, sino que iba a comer y estar tranquila”, afirmó sobre su camino en el abierto estadounidense.

Al preguntarle sobre un mensaje para los niños que buscan seguir sus pasos, María Camila les pide que “sueñen en grande”.

“No se dejen nunca bajar el ánimo por alguien más o porque otra persona no crea en ti. Hay que creer en uno mismo”, aseguró Osorio.

La colombiana se enfrentará ante la kazaja Anna Danilina este viernes por los cuartos de final del torneo de Charleston que se disputa en las canchas de polvo de ladrillo del club de tenis Live To Play, en la localidad de Mount Pleasant, en Carolina del Sur, Estados Unidos.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO