La aficionada al kickboxing que se le metió al ring a Pirry y Manuel Teodoro

17 de octubre del 2013

Son 26 años de éxito y no ha sido solo por ser guapa. Así lo explica: “La belleza abre puertas, pero sólo una vez, al inicio.”

María Elvira Arango, Kienyke

 @Lauquiceno

“El Cartel de Medellín mandó al Noticiero 24 horas una caja de cartón pequeña con un frasco envuelto en unos algodones. La amenaza decía que nos sacarían los ojos y supuestamente el líquido en el frasco era un ojo humano”, relata María Elvira Arango, una de las periodistas con mayor trayectoria en televisión, prensa escrita y radio.

Su rostro se volvió familiar para muchos colombianos a finales de los ochenta en el Noticiero 24 horas. Hoy vuelve a la televisión después de siete años y medio por fuera de la pantalla con Los Informantes, tres historias narradas en cada capítulo con el sello personal de cada periodista.

María Elvira está llena de anécdotas, desde el primer encuentro con Fidel Castro en Brasil, donde tenía espacio para hacer dos preguntas y terminaron siendo seis o un camino de rosas que le hizo Jaime Garzón cuando ambos trabajaban en CM&, “Jaime Garzón era un coqueto empedernido”.

Se define como una buena lectora, amante de las entrevistas que “sacan el alma o el diablo” de los personajes, reto que exploró como directora de Revista Bocas y Don Juan.

María Elvira Arango, Kienyke

Siempre se ha definido como una buena lectora ¿qué libro recuerda de su infancia?

Te voy a decir cuál y es una muy buena historia, yo era muy indisciplinada y en quinto de primaria la profesora Susie Linares, que es la mamá de Mauricio Vargas, era mi profesora de español y me mandó a leer un libro famosísimo que se llama Un Capitán de quince años de Julio Verne, e hice un trabajo, que yo creo fue el primer trabajo en que me fue bien. Tendría 12 años.

Aparte de Susie, que me hizo encontrar el gusto por la lectura con ese libro, mi mamá era una lectora impresionante, y el hobby de ella era leer, yo siempre la vi leyendo, y nos enseñó a los tres hijos que la lectura es la mejor compañía y lo más maravilloso que una persona puede tener en la vida. Atendí el consejo, me parece que la felicidad completa es un buen libro.

¿Qué fueron “Las Arango” en el Noticiero 24 horas? ¿Por qué cree que tuvieron tanto éxito?

Primero el experimento, era una de las primeras veces que dos mujeres presentaban noticias, antes de nosotros hubo un dúo dinámico que se llamaban “Las Teresitas”. Yo empecé a trabajar en el noticiero a finales de 1987, estaba muy chiquita, tenía 22 años y un día Adriana Arango se enfermó, la reemplazo un día y luego ella se va de vacaciones y de nuevo soy su remplazo, y cuando ella vuelve al noticiero resuelven que nos quedamos presentando las dos.

Y funcionó muy bien, aparte nos entendíamos al aire muy bien, ella era maravillosa improvisando, entonces hacía una parte, y yo era mejor en los momentos de crisis para retomar. En esa época estaban los dos noticieros de las siete de la noche y era realmente una franja importante para la opinión. Hoy en día te puedes informar a cualquier hora del día y por cualquier medio, en ese momento había que esperar al periódico el otro día o el noticiero de las 7. Entonces era un espacio de periodismo realmente importante.

Cuando ve esas grabaciones ¿qué piensa de la ropa y del maquillaje?

No, pues ese copete legendario, muy alto, y el maquillaje recargado, era otra época, yo era chiquita, y honestamente uno dejaba que le hicieran el look.

María Elvira Arango, Kienyke

Hay una foto muy famosa de usted con Fidel Castro, ¿cómo es el?

Esa foto es una leyenda, pero ojalá eso fuera una entrevista, yo tuve acceso a él y él me dijo que tenía sólo dos preguntas. El habla muy bajito y yo asumía que por ser el gran dictador tenía un vozarrón y no, habla muy pasito y muy pausado, entonces yo le hice una pregunta, él se queda mirándome y como no me contesta yo le hago otra pregunta, y se queda igual mirando y le hago otra pregunta, y cuando ya le voy a hacer la cuarta, me dice: “Pero si no me ha dejado contestar ninguna” y entonces la entrevista inicial que eran dos preguntas se vuelven seis.

¿Y cómo conoció a Jaime Garzón?

En esa época era imposible que un periodista no conociera a Jaime, me hice muy amiga de él cuando yo estaba presentando el Noticiero CM&, él era un coqueto empedernido con todas las mujeres, era un hombre con unos detalles alucinantes, mi oficina quedada en el segundo piso de CM& y un día cuando llego veo desde la entrada un camino de pétalos de rosa que llegaban a mi oficina, y era obra de Jaime Garzón.

Cuando mataron a Jaime yo estaba viviendo en Londres, estaba almorzando sola en mi casa en Hamstead y me avisó mi mamá. Me sentí inmensamente triste de no poder hacer lo que hizo todo el país que fue realmente hacer ese luto. El país perdió con Jaime un personaje importante para la democracia, para el debate. Yo creo que no ha habido otro Jaime Garzón, no habrá.

María Elvira Arango, Kienyke

 ¿Cuál es el aporte fundamental de Jaime Garzón al país?

Jaime hacía todas las preguntas pertinentes, aprovechaba el sentido del humor para preguntar lo que nadie podía preguntar y lograba meter el dedo en la llaga de ciertos temas.

Y en toda la época del narcotráfico de los ochenta y los noventa  ¿nunca pensó en retirarse del periodismo?

No, nunca pensé en retirarme. Yo siempre he hecho mi oficio, yo no tengo una agenda política, yo he sido una periodista que hace bien su trabajo, y nunca pensé en retirarme a pesar de que trabajamos en una época muy asustadas, me acuerdo una vez que nos mandaron una amenaza muy fea al noticiero.

Una vez  me fui a Medellín supuestamente a ser de garante para la segunda entrega de Pablo Escobar, él pidió que fuera una de las “Arango” del Noticiero 24 horas, me fui para Medellín y estuve en compañía de la gente de Escobar, estuvimos de bar en bar, de taberna en taberna hasta la madrugada. Y ese día devolvieron el avión de Escobar desde Alemania hasta Colombia, no le recibieron la familia que era uno de los compromisos para que él se volviera a entregar, entonces nunca se entregó. Yo regresé a Bogotá muy asustada, fue una noche muy miedosa y a los dos días lo mataron.

Pasemos ahora al tema de las revistas, ¿cuál fue su apuesta en la Revista Bocas?

El Tiempo no tenía una revista del domingo, entonces Roberto Pombo quería una revista dominical como en los grandes periódicos del mundo, y empezamos a pensar en una propuesta para toda la familia. En esa familia puede haber gente mayor, adolescentes o una pareja joven, realmente hay de todo, los lectores de El Tiempo no son un target tan específico, y entonces pensamos ¿qué propuesta de revista podemos hacer y que sin importar quién viva ahí, le interese? y llegamos a la conclusión de las entrevistas.

Definimos siete entrevistas por edición, de esas siete siempre teníamos un tema de actualidad, un tema de tendencias, un deportista, una leyenda y entonces hacíamos ese balance para la edición de cada domingo y así lograr cumplir con las expectativas de una familia, puede que a mi mamá no le interese el tema del fútbol para nada pero a mi marido le interesa leer sobre quién es el Tino Asprilla.

En Don Juan, una revista para hombres, ¿cómo hacía para seleccionar los temas que le iban a gustar a éste público?

Siendo totalmente democrática, rodeada de Don Juanes, leyendo muchas revistas, yo soy una junkie de revistas y ese fue un gusto que le aprendí a Julio Sánchez, siempre fui revistera a morir. Pero el día en que entré a Don Juan no hice otra cosa que leer revistas para hombres, día y noche, cada vez que viajaba o cuando alguien viajaba encargaba revistas.

Muchas veces yo proponía un tema y me decían: no, ese no es un tema para hombres, pero más allá de eso, por encima del género, yo lo que soy es una periodista, entonces no es un tema de ser hombre o mujer, es un tema de rodearse de un buen equipo y de informarse.

María Elvira Arango, Kienyke

¿Qué son Los Informantes?

Los Informantes es un programa de periodismo de opinión en Caracol, vamos a salir una hora los domingos en la noche en un esquema periodístico distinto a lo que hay hoy en Colombia, son tres historias por capitulo, y cada historia puede ser una entrevista, una crónica  o periodismo de inmersión. Entonces son tres géneros distintos durante una hora de programa.

¿Y qué papel juegan los periodistas dentro sus historias?

Los periodistas son protagonistas de sus historias, el reportero es el dueño de su historia, entonces aparece, existe, y eso le da un sello muy particular a cada una, no solamente el género es distinto, sino que tiene distintos periodistas por ponerle un sello distinto a cada historia.

¿Y en qué se diferencia este programa a Especiales Pirry o Séptimo día?

Somos muy distintos, empezando porque las cosas se parecen a su dueño, en el programa de Pirry está su sello, el programa de Manuel lleva 10 años, es un programa muy exitoso de la televisión colombiana, le va muy bien en rating. Manuel ha logrado afianzarse en un horario y en un espacio y lo que quiere hacer el canal es ampliar el género periodístico en televisión. Un poco lo que queremos es lograr lo que paso con Bocas y con Don Juan, que son productos que tienen su propia identidad y llegamos a esta idea después de mirar que se hace en el mundo del periodismo en televisión.

En sus tiempos libres practica Kickboxing, por qué escogió esta práctica, ¿a qué hora saca tiempo para entrenarse?

Me parece lo máximo el kickboxing, me parece una mezcla perfecta para  liberar energía, hacer cardio, además tiene un tema importantísimo de concentración porque el kickboxing tiene un ritmo, del movimiento del cuerpo, entonces tiene que estar uno muy concentrado. Lo practico hace tres años, dos veces a la semana, en las mañanas antes de venir a trabajar.

¿Qué tanto le ha servido su belleza para permanecer en el medio?

No creo, hay unos feos legendarios en la televisión, claro que ayuda, como decía Pambelé: es mejor ser rico que pobre, pero yo creo que aquí hay que trabajar y no es sólo un tema de los medios de comunicación. La belleza claro que abre puertas, pero yo diría que sólo una vez, al inicio.

¿Por qué nos gustan tanto las entrevistas?

A mí me parece un género maravilloso, creo que la entrevista es quizá lo más difícil de hacer. Tuvimos un taller con Stephen Shepard uno de los productores de 60 minutos, y nos dice: un periodista no puede llegar a una entrevista sin conocer las respuestas y yo levanté la mano y le digo: No, como así, para eso hace uno las preguntas para que te digan las respuestas y él me dijo: No señora, precisamente para que una entrevista sea buena tienes que saber todas las posibilidades de respuesta que te va a dar esa persona.

Uno tiene que ir con las preguntas y con las respuestas y qué lección, y para lograr hacer una buena entrevista hay que hablar con enemigos, amigos, no tan amigos, amigos del colegio, y cuando uno ha hecho ese trabajo que es muchísimo, uno siquiera puede sentarse a hacer una entrevista y sacarle el alma o el diablo a ese personaje.

 @MariaeArango

 @InformantesTV

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO