María Naranjo, beneficiada de Caja de la Vivienda Popular

31 de agosto del 2018

María Jimena Naranjo, residente del barrio Caracolí, en la localidad de Ciudad Bolívar, aún no cree lo que observa cada vez que se levanta en las mañanas. Su casa, que hasta hace algunos meses era un sótano ubicado en este sector, fue renovada y ahora tiene más de 75 metros cuadrados donde pasa gran parte […]

María Naranjo, beneficiada de Caja de la Vivienda Popular

María Jimena Naranjo, residente del barrio Caracolí, en la localidad de Ciudad Bolívar, aún no cree lo que observa cada vez que se levanta en las mañanas. Su casa, que hasta hace algunos meses era un sótano ubicado en este sector, fue renovada y ahora tiene más de 75 metros cuadrados donde pasa gran parte del día con sus tres hijos.

Meses atrás, la Caja de la Vivienda Popular conoció la historia de la señora María Jimena. Después de indagar y constatar el cumplimiento de los requisitos, optó por entregarle un subsidio de mejoramiento de vivienda. Esta noticia la tomó por sorpresa. “La verdad, no lo creía, pensaba que no sería posible”, agrega María Jimena aún con cara de asombro y una gran sonrisa.

Su casa, según relata, no era apta para su pequeña de cuatro años en condición de discapacidad. Los pisos estaban en mal estado, hacía mucho frío y la humedad había agrietado las paredes, “mi nivel de vida era terrible”, afirma la señora Naranjo, quien varias veces tuvo que hospedarse en casa de sus vecinas.

Gracias a las adecuaciones y arreglos realizados por la Caja de la Vivienda Popular a su casa, la historia de María Jimena es otra, “es un avance muy grande. En realidad, no tenía el dinero suficiente para remodelar mi casa y gracias al Distrito lo logré”. Hoy, después de ver este cambio, dice sentirse más feliz y a gusto, no solo porque su pequeña puede caminar tranquilamente sin riesgo a enfermar, sino porque su hogar se convirtió en el lugar de encuentro de las vecinas del sector.

Lino Roberto Pombo, director de la Caja de la Vivienda Popular, expresó que el mejoramiento de la casa de María Naranjo era necesario por la necesidad de la beneficiaria. Y demostró cómo vale la pena soñar y creer en una administración distrital que sí les cumple a los bogotanos.

En los últimos meses, la Caja de la Vivienda Popular mejoró las condiciones de 1.700 viviendas, beneficiando a más de 3.500 bogotanos de los estratos 1 y 2. La inversión superó los 20.000 millones de pesos.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO