Mario Vargas Llosa y su desencanto de la izquierda

20 de abril del 2018

El escritor se encuentra en Bogotá en el marco de la FilBo.

Mario Vargas Llosa

Mario Vargas Llosa, uno de los más grandes escritores latinoamericanos, premio Nobel de literatura en 2010, está en Colombia presentando su más reciente obra, ‘La llamada de la tribu’, un libro que sin parecerlo es autobiografía. Es un recuento de su pasado y presente intelectual y sobre todo político.

Es bien conocido que Vargas Llosa y, como él mismo lo dice, los intelectuales de su generación comulgaran y apoyaran en público y privado las políticas marxistas y comunistas que en los años 70 estaban generando revoluciones alrededor del mundo, como por ejemplo, la revolución cuba de Fidel, así como las que se estaban gestando en territorio europeo.

Los intelectuales de la época, entre ellos el colombiano Gabriel García Márquez, eran de izquierda y muchos de sus fieles siguieron esta línea. Gabo murió siendo de izquierda y siendo uno de los más grandes amigos de Fidel Castro y su socialismo. Pero el Nobel peruano, al paso de los años cambió de ideales, al punto que se volvió crítico público del socialismo y de la izquierda radical.

“La llamada de la tribu”, publicado bajo el sello Alfaguara, es un ensayo sostenido por siete pensadores liberales donde se muestra cómo y por qué hoy en día el escritor de 81 años pasó de ser un reconocido seguidor de izquierdas revolucionarias a un defensor del liberalismo. Este libro nació, según lo narró el Nobel, leyendo un ensayo del crítico estadounidense Edmun Wilson, titulado ‘To the Finland Station’ (Hacia la estación de Finlandia), un ensayo sobre lo Wilson cree que es la historia del socialismo. “Desde que leí ese libro, que se lee como una novela, se me ocurrió un libro que describa lo que es el liberalismo, así como fue el socialismo para ‘To the Finland Station’.

El libro que Vargas Llosa presenta en esta edición de la Feria del Libro de Bogotá es un ensayo sostenido por siete pensadores liberales, que fueron quienes marcaron y le dieron mayor influencia a su cambió a sus pensamientos políticos: Adam Smith, José Ortega y Gasset, Friedrich August von Hayek, Karl Popper, Raymond Aron, Isaiah Berlin y Jean François Revel. Fueron ellos quienes le ayudaron a salir de la confusión e incertidumbre intelectual y política en la que, según el escritor, militó por años.

“Es un libro que quiere rescatar al liberalismo de todas las mentiras, las tergiversaciones y las caricaturas que se han hecho de él, sobre todo en América Latina”, dijo Vargas Llosa, quien también aseguró que la extrema izquierda ha sentido que el liberalismo es un enemigo radical y lo ha combatido, distorsionándolo y transformándolo en algo distinto de lo que es.

“Mi generación en América Latina nació creyendo que el liberalismo es la máscara de la explotación y que detrás del liberalismo había imperialismo, colonialismo, reacciones egoístas e intolerantes y en realidad eso no es verdad”.

Año tras año el socialismo, el marxismo y la izquierda fueron perdiendo fuerza en el pensamiento del Nobel. Su primer desencanto con esas políticas vino en los años 60 con la creación en Cuba de las Unidades Militares de Movilización, que no eran otra cosa que campos de concentración donde la revolución metió criminales comunes, antirevolucionarios y homosexuales, algo que para él fue un shock.

“Poco a poco fui descubriendo que detrás de todo aquello todo iba muy mal”, explica el Nobel, quien concluyó diciendo que con el ese socialismo radical países como Venezuela, que va para una inflación de casi dos millones porciento, va prácticamente hacia la desintegración.

“Aprendamos de esos errores monstruosos porque los pagamos carísimos”, dice el escritor, quien cierra la presentación dejando un consejo “en nuestros días depende de nosotros que apliquemos las buenas recetas y los problemas se irán resolviendo.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO