La latinoamericana que se coló en la monarquía europea

La latinoamericana que se coló en la monarquía europea

1 de Mayo del 2013

Argentina está de moda en Europa. Hace unas semanas el obispo de Buenos Aires, Jorge Mario Bergoglio fue designado como Sumo Pontífice de la Iglesia de Roma. Hoy, otra bonaerense está en boca de todos los medios y la comidilla social europea: se trata de Máxima Zorreguieta, quien a partir de este 30 de abril se convertirá en Reina Consorte de los Países Bajos. La historia de esta plebeya, cuyas aspiraciones sociales han sido alagadas por unos y criticadas por otros, parece sacada de un cuento de hadas simulado y calcado de las demás princesas del Viejo Continente.

Una chica cuya familia pertenece a la clase media y tiene amigos en los más altos círculos de poder, estudió en Inglaterra y se especializó como profesional en Nueva York, y que, por arte de la dinámica advenediza de las monarquías europeas, terminó convertida en un exótico objeto de moda.

Una buena familia, comienza con un buen ejemplo de los padres

En dos semanas cumplirá 42 años. Creció en la calle Uriburu, en el Barrio Norte de la capital argentina. Estudió en el Northlands y se graduó de Economía en la Universidad Católica Argentina, en 1995. Es hija de Jorge Zorreguieta, exministro de agricultura de la dictadura militar de Jorge Rafael Videla, situación que le ha granjeado reproches y reclamos de varios sectores de la prensa y la opinión pública. Esta es la razón por la que su padre no asistió a su boda ni a las fiestas que se han hecho en su honor en Holanda.

Máxima de Holanda, Kienyke

La importancia de ser un Orange

Conoció a Guillermo Alejandro Nicolás Jorge Fernando, o príncipe de Orange, en una fiesta en Sevilla. Él, un hábil piloto y deportista, trabajó como voluntario en el África a inicios de los años noventa y ha participado en la maratón de Nueva York con los apellidos menos comunes de la Casa de Orange-Nassau: Willem van Buren. Según su biógrafo Gonzalo Álvarez Guerrero, “Máxima es muy popular, mérito no menor en una época en la que el rol de las monarquías es fuertemente cuestionado por la crisis económica”. Se casaron el 2 de febrero de 2002, fruto de la unión han nacido tres hijas: Catalina Amalia (2003), Alexia (2005) y Ariane (2007).

Máxima de Holanda, Kienyke

Ya no es argentina

Para acceder al trono tuvo que renunciar a la nacionalidad argentina, imposición que no impidió que los medios gauchos perdieran detalle del relevo de la reina Beatriz y el Acta de Abdicación que pone fin a sus 33 años de reinado. Clarín, en su portada, tituló “Guillermo y Máxima son reyes de Holanda y saludaron emocionados a la multitud”, agregó que “el primer encuentro de los nuevos reyes de Holanda con sus súbditos es un momento único, con lágrimas, diferente y profundamente constitucional”.

Máxima de Holanda, Kienyke

Cenicientas de carne y hueso

Máxima Zorreguieta entra al club de las plebeyas que forman parte de la monarquía, y que de algún modo son la supervivencia de éstas. La explicación está en su carisma, la fijación (y en algunos casos, persecución) de los medios y su magnetismo con las personas. Lo que las hace embajadoras, la cara amable que remplazó a los reyes rancios y soporíferos. Kate Middleton en el 2011 en Inglaterra, Letizia Ortiz en el 2004 y la princesa Ángela en la Casa Real de Liechtenstein son el rostro bello y amable de la nueva sangre azul europea.

Kienyke kate-middleton