Mejor dediquémonos al turismo, recomienda gerente del Banco de la República

Mejor dediquémonos al turismo, recomienda gerente del Banco de la República

14 de octubre del 2016

La sugerencia del saliente gerente del Banco de la República, José Darío Uribe, no tiene que ver con que nos vayamos todos de paseo, sino que frente al derrumbe del los precios del petróleo –sobre los cuales se recostaba la economía nacional- el país consolide su industria turística.

Y explica: -Con el periodo que tuvimos antes del 2014 con precios altos del petróleo se facilitaron muchas cosas, pero ahora no tenemos esos ingresos. Ahora nos toca vivir con menores niveles de ingresos y buscar nuevas fuentes para no depender del petróleo, porque el precio está muy bajo y tampoco estamos produciendo mucho.

-Antes fue el café y después el petróleo. ¿Qué alternativas tenemos hoy?

Hay una que está tomando mucha fuerza especialmente por la devaluación del peso y es el sector del turismo. Está en una curva dinámica, muy importante y si ustedes viajan a las zonas más turísticas de la costa (Cartagena, Barranquilla, Santa Marta, San Andrés) ven que hay un enorme dinamismo del turismo, tanto que los colombianos que antes viajaban al exterior ahora lo están haciendo en Colombia. Resulta más barato.

Entonces hay un dinamismo importante en el turismo y es de esperar que eso crezca más en la medida que tengamos un dólar más caro y en la medida que vayamos avanzando en carreteras y en temas de la paz.

Yo esperaría que el sector turismo colombiano vaya teniendo una dimensión importante en términos macroeconomicos como en otros países que viven en parte importante del turismo

¿A falta de petróleo, echemos mano del turismo?

Estamos viendo que con la caída del petróleo se devalúa el peso, encareció los dólares y la gente está turistiando más en el país, tanto los Colombianos como los extranjeros. Y eso tiene un enorme potencial.

Se retira este año

Doctor Uribe: ¿es obligatorio irse del Banco?

Es obligatorio que me vaya pero estaré hasta el 3 de enero. Asisto a las juntas programadas durante este año, la próxima junta es el el último día de octubre y estaré en las de noviembre y diciembre. La ley establece que el Gerente General del Banco de la República debe ser reelegido hasta dos periodos y cada periodo es de cuatro años. Eso significa que puede estar como máximo doce años y yo el tres de enero cumplo los 12 años.

¿Se va contento?

Me voy feliz, me voy muy contento; por supuesto me genera nostalgia, creo que eso es natural, pero me voy contento con la experiencia, con lo que se hizo durante todos estos años desde que inicié como subgerente de Estudios Económicos, después como Gerente Técnico y luego como Gerente General. El equipo técnico es excepcional tanto profesional como personalmente.

El dificil momento económico

¿Y se va Doctor Uribe cuando comienza a caerse la estantería?

Colombia ha recibido unos choques que son muy grandes, enormes históricamente.  Si los comparamos regionalmente con unos choques mas o menos el doble de lo que recibieron países como Chile y Perú… lo que se ha mostrado es una capacidad de adaptación, de resistencia, que es valorada, tanto nacional como internacionalmente.

Por lo tanto yo no diría que se está cayendo la estantería sino que se está ajustando a ese nuevo mundo, a un mundo en el que el precio del petróleo ya no está por encima de 100 dolares el barril, sino en niveles muchísimo más bajos; en un mundo en el que la cantidad de plata que estaba inyectando la Reserva Federal en el pasado ya se inyecta a un menor ritmo y actualmente suben las tasas de interés.

La dependencia del petróleo

¿El petroleo es el gran dolor de cabeza, sus precios?

Si. Colombia llegó a estar demasiado dependiente del petroleo sin ser un país rico en petroleo. Más de la mitad de las exportaciones del año 2013 antes de que comenzara a caer el precio del petróleo, más de la mitad eran exportaciones de petróleo.

Cerca del 40% de la inversión extranjera era directa y casi el 20% de los ingresos del gobierno provenían de los dividendos  de Ecopetrol y de los impuestos a las empresas petroleras. Colombia tenía una enorme dependencia del petróleo y se vino abajo el precio y al mismo tiempo también hemos visto unas grandes reducciones en las cantidades producidas.

No ahorramos lo suficiente

Fuimos dependientes del café y los precios se bajaron, otro día somos dependientes del petróleo y los precios se fueron al suelo. ¿No previeron los gobiernos otras posibilidades distintas a las minas que estábamos explotando?

Diversificar economías que tienen algún tipo de riqueza de recursos naturales es difícil. No son muchos los casos de economías que muestran diversificación y tienden a estar concentrados en esos productos básicos, asociados a los recursos naturales.

Pero relacionado con su comentario debo reconocer y fue algo que durante mis 12 años en la gerencia del banco lo dije y lo dije permanentemente, que teníamos que ahorrar más, esos ingresos que estaban viniendo del petróleo, del carbón y del níquel, porque no solo subió el precio del petroleo sino también de otros productos nuestros de exportación.  Teníamos que ahorrar más, porque esos incrementos de precios siempre son transitorios, este fue  excepcionalmente largo, pero de todas formas transitorio, y por lo tanto debieron ser considerados de esa manera y haber ahorrado una mayor cantidad.

¿Despilfarramos la bonanza minera, Doctor Uribe?

Yo no me atrevería a decir que despilfarramos pero que debimos haber ahorrado más es posible. Se gastaron muchos recursos, pero de todas formas desde el punto de vista macroeconomico sí debimos haber ahorrado más.

Estábamos teniendo unos aumentos permanentes en los precios y unos aumentos grandes también en las las cantidades exportadas. No solamente estábamos recibiendo plata porque vendíamos a un precio más alto sino que estábamos vendiendo más cantidades.

La platica de Isagén

¿Utilizamos bien el dinero recibido por la venta de ISAGEN?

Esa plata está destinada, tengo entendido, para enfrentar el mayor cuello de botella que tiene Colombia en su desarrollo, las carreteras y la infraestructura. Es un enorme reto para países que tienen niveles de desarrollo como Colombia, que se ha empeñado en un programa muy ambicioso de inversión en carreteras y esos recursos van a servir para que avancemos.

Las cifras principales

-Cómo se encuentra “el paciente” y cómo será su salud al finalizar el año?

Este paciente ha recibido unos golpes fuertes de los que tiene que reponerse y ha mostrado capacidad de hacerlo.

Al finalizar el año vamos a tener una inflación muy cercana al  6 % , creo que no sería incluso descartable que fuera un número un poco inferior, En términos de crecimiento el equipo técnico del banco desde hace unos meses proyecta un crecimiento económico de 2.3 con un sesgo a la baja, con el riesgo de que fuera un número inferior.

Yo creo que la información que va saliendo va en la dirección de que vamos a crecer por debajo de ese 2.3 y el equipo técnico anda en la revisión de sus proyecciones, pero digamos entonces para ponerle una cifra que tendremos un crecimiento cercano a un 2%.

La tasa de cambio no se sabe porque se mueve por mil cosas. En diciembre por ejemplo es posible que la Reserva Federal suba la tasa de interés; entonces hablar de tasa de cambio en un día especifico a final de año no es apropiado y realmente no es posible.

La esperada y temida reforma tributaria

¿Reforma tributaria o derrumbe económico?

La reforma tributaria es fundamental porque cuando cae el precio internacional del petróleo fueron duramente golpeados los ingresos del gobierno nacional.

Hay una caída monumental en los ingresos y esa caída tiene un componente que es permanente, que es duradero porque muy difícilmente vamos a volver a ver precios del petróleo por encima de 100 dólares el barril. Agréguele a eso que la producción de petróleo ha caído, ha venido cayendo. Entonces el gobierno tiene una pérdida permanente de ingresos que tiene que reponer y la forma de reponer esos ingresos es por medio de una reforma tributaria.

¿Y de qué tamaño debe ser el dolor?

La reforma tributaria va a dar tranquilidad sobre la solvencia del sector público y eso da tranquilidad a los mercados nacionales como internacionales y contribuye a que la economía funcione mejor; por supuesto los impuestos le tallarán más a unos que a otros y en Colombia tenemos un sistema impositivo muy complejo, muy enredado, que requiere de cambios y esta es la oportunidad de hacer al menos una parte de esos cambios.

¿El gobierno suele consultar sobre reformas tributarias al Banco Emisor?

No hemos hablado nada, yo no conozco absolutamente nada de la reforma tributaria; en el pasado el Banco participó e incluso financió misiones académicas para analizar el sistema tributario Colombiano; pero en esta oportunidad nosotros no hemos sido informados y hay que tener en cuenta que los impuestos específicos son una decisión del gobierno con el Congreso, en el que no deben participar los bancos centrales. Esa es una decisión política que le corresponde a esas dos ramas del poder, el ejecutivo y el legislativo.

Efectos del proceso de paz

¿Los ires y venires del proceso de paz han afectado la economía nacional?

No, hasta el momento no. El primer día después del plebiscito se devaluó el peso 2% pero a los cuatro días ya estaba en niveles similares. Es importante tener en cuenta que especialmente en el exterior están muy pendientes de lo que vaya a pasar con la reforma tributaria y todo este tema con el proceso de paz ha puesto aún más los ojos en el país.

El pago a la guerrilla de las FARC

¿El Banco de la República tiene cálculos sobre lo que significa para la economía lo prometido por el presidente Santos a la guerrilla de las FARC?

No tenemos ese calculo.

Entonces, ¿el gobierno gasta y ustedes hacen de contadores?

Vemos los datos que suministra el mismo gobierno, nuestra base para el análisis macroeconómico de las acciones relacionadas con las finanzas públicas; la base de la información es del gobierno nacional.

La burocracia oficial

¿Se exceden los gobiernos en burocracia y gastos administrativos?

Colombia es un país emergente, con grandes necesidades, con enormes demandas  de gastos por parte del sector público. Por supuesto el gran reto que tienen los países es el de hacer el gasto de la forma más eficiente posible y no solo hacerlo de manera eficiente sino que venga acompañado de incentivos a favor del trabajo, a que la gente aumente su productividad. Y eso es lo que siempre esperamos que ocurra.