Milagro en medio del lodo

Foto: Red de Comunicadores Populares del Sur.

Milagro en medio del lodo

3 de abril del 2017

La avalancha de lodo y piedras que se llevó todo lo que más pudo llevarse en Mocoa, el pasado viernes en la noche, mientras la mayoría de sus habitantes dormían, ha dejado hasta el último reporte oficial, un saldo trágico de 254 muertos, un número similar de desaparecidos y de heridos, así como cientos de afectados.

Los cadáveres, según lo reportan los organismos de socorro, están hasta en los árboles, el panorama es desolador y aún, 60 horas después de lo ocurrido, se siguen encontrando muertos debajo de las rocas, palos, barro y de los escombros de los barrios que hace hace tres días existían.

En medio de la melancolía, la desesperanza y la tristeza el cuerpo de un bebé, de un niño de pocos meses de haber nacido, fue encontrado con vida por los organismos de socorro. El milagro ocurrió en la mañana de este domingo.

La diputada Yuri Quintero, le confirmó la noticia a periodistas que cubren el lamentable suceso. El bebé, que estaba completamente solo, fue hallado en medio de los escombros, cerca a la galería. De los padres o familiares del pequeño aún no se sabe nada. Según lo contaron las personas de la Defensa Civil, que lograron el rescate, el pequeño estaba solo y desprotegido en aquel lugar.

El bebé fue trasladado a un centro médico, donde aún permanece en observación. Al parecer es un niño fuerte. Está estable, aunque padece los estragos del clima y del estado en el que fue hallado. Según la Red de Comunicadores Populares del Sur, el niño quedó bajo el amparo del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, ICBF de Mocoa.

También se conoció que el reporte de niños fallecidos en la avalancha es de al menos 50. Los organismos de rescate y socorro, siguen trabajando con perros guías y maquinaria especializada para encontrar sobrevivientes. Porque aún creen que bajo el lodo y bajo los escombros pueden haber más milagros.