Misi: la mujer que con arte transformó vidas

Misi: la mujer que con arte transformó vidas

24 de noviembre del 2018

Los musicales resplandecieron en Colombia de la mano de una mujer quien utilizó sus conocimientos para brindar un espectáculo cada año durante más de 30 años de carrera artística. María Isabel Murillo, conocida como Misi, abrió un espacio para los niños que deseaban arte en un país que ella estaba segura, podía gestar grandes obras maestras.

En la noche de este viernes 23 de noviembre, tras finalizar la obra ’30 Años de Navidad’ en el Teatro Colsubsidio, la artista en medio de su agradecimiento al público, se desplomó en la tarima, así no más, como si las luces del gran show que precedía de repente se hubiesen apagado; y la fantasía que minutos antes se tomó el escenario por un momento se esfumó.

María Isabel nació en Bogotá el 5 de febrero de 1957. Desde muy niña se interesó por la música, pues gracias a su abuelo Emilio Murillo, gran compositor colombiano, su casa se convirtió en un epicentro del arte musical por donde pasaban notables personalidades. Sin embargo, para ella todo esto no dejaba de ser unhobbie, pero que con el paso del tiempo pasó hacer el pilar central de su vida.

En 1980 terminó su carrera profesional de licenciatura en pedagogía musical en la Universidad Pedagógica y en 1981 pasaría a componer canciones con ayuda del coro Timpanitos, un grupo de niños que logró ser fuente de inspiración. Sus canciones llenas de gracia, magia y personajes fantásticos, se escucharon con rapidez en miles de hogares colombianos.

Una de las cómplices que tuvo Misi fue su madre,Josefina Samper de Murillo, quien permanente estaba dando sus fuerzas en los sueños artísticos de su familia. Y doña Josefina, terminó siendo miembro clave del equipo de producción desde los primeros años de la futura compañía de teatro musical.

Para el año 1987 esta gran artista emprendió un espectáculo navideño sin precedentes con el acompañamiento de la Orquesta Filarmónica de Bogotá, ‘Un sueño de navidad’ que marcaría la tradición de los capitalinos amantes del teatro infantil, y que a su vez sería la primera puerta para que niños y jóvenes ingresaran a participar en un proceso de formación artística de la mano de María Isabel.

Años de trabajo hicieron tomar fuerza esta iniciativa que una mujer un día soñó y terminó conquistando. Se fundó Misi Escuela de Teatro Musical que después caminó de la mano junto a una compañía profesional colombiana en el género del teatro musical.

Aprendices y amigos de Misi

El equipo de trabajo de Misi en la actualidad, gran parte viene de la formación que inició décadas atrás. Es el caso de Leonardo Palacios, que a sus cuatro años conoció la escuela que conducía la bogotana. Allí estuvo varios años y gracias a esa experiencia tras terminar su colegio ingresó a estudiar música. “Y fue cuando regresé y me convertí en el director Vocal de la compañía de teatro”.

“Fui su mano derecha en estos años y a Misi la describo como una mujer con una generosidad, una misión de servicio, una entrega total por los niños, por el legado, por entregarle al país el nivel que se merece y siento que lo logró”, le contó Palacios a KienyKe.com.

En la noche de su fallecimiento él estaba presente, detrás del telón, mientras con orgullo escuchaba lo que decía Misi. “Ella se paró a dar el agradecimiento. Era una persona maravillada por sus proyecto, sin ninguna complicación de salud, una persona con los hábitos más sanos, y de repente cayó”. Contó este hombre que compartió con ella sus últimos minutos.

Después de hablar con los cercanos a María Isabel, hay una palabra que predomina: soñadora. Para Leonardo, ella tenía una misión de servicio relacionada con las artes, una misión fundamental que cientos de personas más pueden asumir. “Llegar a producir tantas obras, de creer y no desfallecer, de siempre estar ahí para todo, es lo esencial para que todo funcione”, manifestó.

Asimismo, este medio dialogó con Juliana Reyes, quien está al frente de la parte artística y estética que se disfruta en escena. Su relación con Misi también inició cuando era tan solo una niña. “Mi familia hace parte de la tradición navideña de Bogotá, desde que era muy pequeña me llevaban a los shows y me empezó a gustar el teatro musical. Gracias a eso tuve el conocimiento de ella y años después estuve de la mano en temas como el diseño de vestuario”, contó Reyes.

Ella está en la compañía desde hace más de 16 años, y al recordó con cariño lo que aprendió de esta gran maestra: “Su fuerza, su perseverancia, su capacidad para cumplir los sueños, su capacidad de dar tanto amor a todo el mundo”.

“Su gran legado es que el arte puede transformar vidas”, Juliana Reyes

Por ahora la compañía seguirá adelante con los sueños de esta majestuosa mujer, los homenajes no pararán en las obras que continúen. Un equipo maravillosos estará al frente de Misi Producciones y su sobrino, Felipe Salazar, será el encargado de continuar con su legado.

María IsabelMurillo creció rodeada de los tonos musicales que después soñó con agregarle un par de pasos y una escenografía. Los miles de niños que han pasado por su escuela la tendrán en el corazón como la eterna artística que soñó y se lanzó por los aires en busca de una Colombia con entrañas de fantasía que todos merecen disfrutar.