Mocoa sobrevive a un año de la tragedia

Mocoa sobrevive a un año de la tragedia

31 de marzo del 2018

Miryam del Socorro Rosales vivía en el barrio Nuevo Horizonte de Mocoa. Se encontraba en medio de lo profundo del sueño junto a su esposo cuando escuchó el estruendo de una piedra lanzada contra su portón, se levantó sobresaltada y pensó que sería algún vecino el culpable, pero cuando abrió la puerta vio el barro, las piedras y los árboles agolpados contra su casa.

Al ver que no podían salir, se quedaron contra la pared del primer piso de la casa, el agua había tumbado una pared y había arrastrado con todas las cosas. Su esposo le agarró la mano y ella le dijo que salieran porque se iban a ahogar, “si nos ahogamos, nos ahogamos juntos”, le dijo su esposo y se quedaron esperando el final. Así estuvieron hasta las 5:00 a.m., con el agua al cuello, hasta que llegó el Ejército y la Cruz Roja para rescatarlos, relató la mujer a la Sexta División del Ejército.

Hace exactamente un año, el 31 de marzo de 2017, los habitantes de Mocoa, Putumayo, vivían un viernes común a cualquier otro, pero en la noche su vida cambió radicalmente. Entre la noche de ese día y la madrugada del 1 de abril, una avalancha provocada por las fuertes lluvias del mes arrasó con 17 barrios de la zona oriental del municipio.

Una tragedia sin anuncio avanzó y sorprendió a miles de personas que despertaron con el ruido apocalíptico de las piedras, los árboles y los 130 milímetros de lluvia que recorrían las calles tumbando cuanta construcción se encontraban a su paso. “Le solicitamos a la Policía y al Ejército un helicóptero, aquí en Los Pinos estamos en peligro de muerte, el agua ya llega a la mitad de la casa”, relató una mujer desesperada en un audio enviado a través de redes sociales.

“A mí no me daba miedo, me daba era sentimiento de ver la gente que uno no podía ayudar”, relató una mujer sobreviviente entre las lágrimas que le produce el recuerdo. Ella, con todo el deseo de socorrer a los afectados, abrió la puerta de su casa para que se resguardaran unas personas en la terraza, una vecina le dijo si no le daba miedo que la robaran, a lo que ella contestó, “que roben, pero yo no voy a dejar que se ahoguen”.

Luego, cuando vio a lo lejos a los organismos de rescate, decidió salir de su casa sin percatarse que el piso estaba cubierto por metros de lodo, pisó y empezó a hundirse y aunque sus hijas trataban de rescatarla el barro la absorbía. En ese momento llegaron los soldados de la Sexta División del Ejército y ‘bregaron’ con palos y lazos, para rescatarla, a ellos agradece continuar con vida.

Pero la tragedia tiene consecuencias a futuro para los sobrevivientes. “Hacía una semana habíamos vendido una casa que habíamos construido en el barrio San Miguel, la vendimos para pagar unas deudas y compramos al lado del Taruca una casa, firmamos escrituras el viernes a la 1:00 pm. A las 12:00 a.m. quedamos sin nada”, relató Miryam, “afortunadamente no perdimos ninguna vida humana, solo se fue el esfuerzo de toda una vida”.

El país se despertó al día siguiente con la noticia, cerca de 200 personas habían sido reportadas como muertas y las cifras de desaparecidos superaban los 200. Pero la tragedia se incrementó conforme avanzó el tiempo, los resultados finales fueron 344 fallecidos, 398 heridos, 76 desaparecidos que a la fecha no han sido encontrados y más de 2.200 damnificados.

La reconstrucción de Mocoa

A un año de la tragedia, los mocoanos han logrado resarcir el daño personal y reconstruido parte de su vida en el municipio. La ayuda del Gobierno para la superación de la tragedia se ha visto tambaleando entre la negligencia y la burocracia, aunque está planeada para ser completada en tres años.

De las 300 casas que el Gobierno proyectó entregar este año, solo han sido construidas 100 que serán dadas a los beneficiados en las próximas semanas y se espera que las otras 200 sean entregadas en mayo del presente año, según afirmó el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, asimismo afirmó que luego de entregarse las primeras 300 se iniciará la construcción de 909 casas más, que serán entregadas antes del septiembre de 2019.

Pero la reticencia de algunos habitantes y el desespero por la falta de respuesta efectiva por parte del Gobierno, ha obligado a que algunas víctimas retornen a las viviendas que se encuentran en la zona de riesgo.

Algunos, incluso, han reconstruido sus casas a la orilla del río Sangocayo, uno de los afluentes desbordados el día de la avalancha. Los otros ríos fueron el Mocoa y Mulatos, que se rebosaron al recibir en sus causes el 30% del agua que normalmente llovía en un mes de tormentas en el municipio.

En términos de educación se han destinado cerca de 28.000 millones de pesos para la construcción de nuevos colegios y la entrega de recursos y aulas para la educación de los mocoanos. De estos planes, la adecucación del colegio Ciudad Mocoa se encuentra en un 85% de avance y el Centro Educativo Kamentsa en un 59%.

El Ejército también ha ayudado con la reconstrucción y actualmente la División de Putumayo ha colaborado con las construcción de carreteras, viviendas y la instalación de puentes provisionales para el paso de las personas sobre ríos y quebradas que tras la avalancha destrozaron los pasos peatonales.

El ministro del Interior, Guillermo Rivera, aseguró que los recursos están asegurados para la ejecución de las obras. “Los recursos para la reconstrucción de Mocoa 1.2 billones de pesos, están asegurados en un documento Conpes. El hecho de que este Gobierno termine en agosto no significa que las obras vayan a quedar a mitad de camino, ahí están los recursos, el próximo Gobierno, cualquiera que sea, tendrá que continuar con estas obras que están proyectadas y financiadas”, afirmó el jefe de la cartera política.

Sin embargo, según cifras de la Presidencia de la República, los planes de mitigación y las obras para control de riesgo aún se encuentran en estudios y sin avances físicos. Esa también ha sido la demanda de los habitantes de la zona, que claman por una respuesta efectiva contra futuras avalanchas en el municipio. Para este proyecto se han destinado más de 134.000 millones de pesos.

Asimismo se construirá un acueducto por las afectaciones producidas tras la avalancha, pero aún no se cuenta con un plan definido para su construcción, según el portal La Silla Vacía, esta construcción se ha demorado porque el lugar propuesto para la planta de tratamiento de agua y el tanque de abastecimiento, se encuentra en un resguardo indígena que implica la consulta y concertación con la comunidad.