La muestra de cine que trajo a Colombia un poco de África

Foto MUICA/Otro Sur

La muestra de cine que trajo a Colombia un poco de África

3 de junio del 2019

La tercera Muestra Itinerante de Cine Africano en Colombia MUICA 2019 terminó con gran éxito. Con 21 películas sobre África y su diáspora en el mundo, el evento es una ventana desde el séptimo arte para entender la compleja realidad el enorme continente.

La muestra se realizó en mayo, el mes de la afrocolombianidad en Cartagena, Cali, Buenaventura y Bogotá. La muestra, además, presentó una exposición fotográfica ‘Angola’s Cinemas’ y una selección de cortos africanos en realidad virtual llamada ‘New Dimensions’.

La MUICA la organiza OtroSur, una organización conformada por un pequeño grupo de colombianos que están radicados tanto en Colombia como en Sudáfrica, encargada desde el 2014 de promover el intercambio cultural entre Latinoamérica y África.

Salym Fayad, coordinador de la MUICA y miembro de OtroSur habló el último día de la muestra con la Agencia Anadolu.

¿Cuál es el balance de esta tercera edición de la MUICA?

Esta tercera edición consolidó la MUICA como una plataforma que suscita el interés de la audiencia colombiana por el cine africano. Tuvimos salas llenas en casi todas las aperturas en las diferentes ciudades donde estuvimos.

Eso es un indicador muy positivo, pues se conoce muy poco de la historia africana, a través de la MUICA queremos ponerlos en contexto y abrir una ventana a la diversidad que hay en el continente, tanto en su realidad como en su creatividad.

¿Cómo fue la reacción de la gente que vio los cortometrajes en realidad virtual?

Fue una reacción de sorpresa. Cuando hablamos de realidad virtual africana, la gente pensó en conflicto, en animales, en documental social; pero los cortos que proyectamos tienen que ver con ciencia ficción, cine experimental, fantasía. Los realizadores reimaginaron las ciudad africanas a través de una nueva tecnología y de una mirada por fuera de las convenciones.

¿Cómo inició el proyecto de la MUICA?

El proyecto comenzó en 2014 cuando hicimos la primera muestra de cine colombiano en Sudáfrica. Durante esa muestra vimos que la recepción del público fue muy positiva, pues encontraban que las películas tocaban temas que se relacionaban directamente con las realidades locales del país africano. Eso fue lo que nos motivó a hacer la muestra acá en Colombia.

La hicimos por primera vez en 2015, dos años más tarde invitamos a un director camerunés, Jean Pierre Bekolo. Este año trajimos a Cartagena a Sunny Dolat, miembro fundador de The Nest Collective un equipo multidisciplinario de Kenia que trabaja en cine, moda, artes visuales y música.

Es muy importante tener invitados internacionales porque nos permite generar un diálogo real que deriva en proyectos nuevos. Por ejemplo Bekolo ha vuelto a Colombia tres o cuatro veces para grabar en Buenaventura, Providencia o San Basilio de Palenque. También hemos hecho proyecciones en Providencia y este año incluimos a Buenaventura. Entre Cali y Buenaventura más de 1.000 personas asistieron. Esto genera una relación de identidad muy fuerte con lo que están viendo y tiene un impacto social muy importante.

¿Es el cine la mejor herramienta para lograr estos intercambios culturales?

Sí, estos espacios permiten un intercambio cultural que también estamos fomentando con la música. OtroSur gestionó la gira de Sidestepper, La 33 y Bomba Estéreo en Sudáfrica. Este proyecto buscaba que las bandas colombianas se vinculen y tengan una interacción directa con artistas locales. Para nosotros esta conexión es muy importante.

El cine, por su parte tiene muchas características narrativas que nos permite tener una ventana, no solo a la realidad de un sitio, sino a la manera en que se cuenta esa realidad. Da un poco más de dimensión y otra de sus ventajas es que es un instrumento de fácil acceso, tiene un alcance más masivo al público, más que la literatura.

HBO acaba de comprar la película colombiana ‘El piedra’, Netflix también está presentando cine africano ¿Qué riesgo puede presentar estas plataformas para el intercambio cultural que se da en espacios como la MUICA?

Eso es una espada de doble filo. Por ejemplo, en el festival de Cannes de este año, el Gran Premio del Jurado, el segundo más prestigioso, se lo llevó ‘Atlantique’, la película de Mati Diop, la primera mujer africana en llevarse este premio. Al otro día, Netflix compró la película.

Sin duda, es una gran ventaja para que el cine africano tenga mucha difusión en todo el mundo y para democratizar la industria, porque puedes tener ‘Atlantique’ al lado de las películas de Scorsese, de Tarantino, de Gaspar Noe. Sin embargo, esto puede afectar a las muestras y festivales donde ya no va a tener mucho sentido proyectar una película que todo el mundo puede ver desde su celular.

¿Que temas que tratan las películas africanas están relacionados con el contexto colombiano?

La lucha por los derechos humanos, la lucha por la dignidad y la autodeterminación. Hay un documental que se llama ‘Silas’ sobre un activista ambiental de Liberia, y aunque ese país está muy lejos y la mayoría de nuestra audiencia no sabe dónde queda, lo que se muestra en la pantalla es muy cercano a la realidad colombiana, por ejemplo, a Buenaventura.

La película ‘El entierro de Koyo’ tiene muchos elementos de realismo mágico en su narración, algo que está en nuestro ADN colombiano. Entonces, es muy fácil absorber estas formas narrativas aunque no sepamos donde están los personajes.

¿Cómo logran trazar una línea que evite generalizar la inmensidad de África?

Lo tratamos de hacer a través de la diversidad. Desde luego, nuestro énfasis es entender África no como un lugar, sino como un continente con 54 países, en que cada país se hablan cientos de lenguas, hay mil grupo étnicos. ¿Cómo abordar esto en una muestra de cine? Solo una nación es inabarcable en diez películas, ¿cómo hacer esto con un continente? No pretendemos hacerlo.

¿La curaduría de las películas se define por el tema racial?

No necesariamente. De hecho, dos de las películas que estamos presentando son dirigidas por sudafricanos blancos, como por ejemplo el western ‘Five finger for marseilles’. Desde luego tiene un papel importante, pero de lo que se trata es de proyectar muy buen cine, de alta calidad, y con un contenido que sea relevante para nosotros.

Priorizamos a los realizadores africanos de raza negra, pero también tenemos no africanos que tratan temas de la africanidad. No trazamos esa línea, no lo vemos necesario. La muestra se divide en tres secciones, una Hecho en África, Diáspora y Otras Miradas. Diáspora, precisamente, se trata de películas que aborden la afrodescendencia alrededor del mundo.

¿Qué resultados han visto con la MUICA?

Por ejemplo, Tele Pacífico está proyectando películas africanas programadas por la MUICA en su programación. Nosotros también empezamos a subtitular las películas, pues hay películas que jamás habían sido subtituladas al español y que nosotros mismos lo hicimos para poderlas proyectar acá en Colombia por primera vez.

También, de alguna manera, queremos ser como un altavoz de causas justas en defensa de los derechos humanos. Un ejemplo ‘Historia de Nuestras Vidas, una de las películas que presentamos en esta muestra. Cuando se realizó esta película algunos de sus miembros fueron encarcelados, a otros les imputaron cargos y el gobierno de Kenia les levantó cargos bajo la condición de nunca mostrar jamás esta película en el país. Cinco años después sigue prohibida en el país africano.

También está el caso del documental ‘Silas’ sobre un activista ambiental. Al presentarlo somos una caja de resonancia para su campaña en contra de las multinacionales y la minería extractiva, la corrupción y las fuerzas internacionales que están saqueando los recursos en África, y eso son elementos que también aplican al contexto colombiano.

¿Qué viene para la próxima muestra?

Nosotros hacemos eventos a lo largo del año, por lo que no hay que esperar dos años para ver otra muestra de cine africano. La exposición fotográfica de cinemas de Angola va a viajar a diferentes partes del país, y esto hace parte del carácter itinerante de la muestra. Estamos trabajando en realizar un taller de realidad virtual con realizadores africanos y colombianos.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO