El lado romántico que se ha ignorado de las Farc

El lado romántico que se ha ignorado de las Farc

24 de Agosto del 2016

Por primera vez en más de 60 años de conflicto armado, los colombianos pueden soñar con una idea de paz. Por supuesto, aún falta mucho camino por recorrer y muchas batallas por afrontar, pero al menos se ha encendido una luz hacia la paz. Hoy 24 de agosto de 2016 Farc y Gobierno firman el acuerdo final luego de que ambas partes coincidieran en la totalidad de los puntos del texto.

Posteriormente al cierre de los acuerdos en La Habana, el presidente Juan Manuel Santos entregará al Congreso de la República el acuerdo final para que sea convocado a plebiscito. Dicho procedimiento podría llevarse a cabo a principios de octubre para luego dar paso a la paz definitiva y tan anhelada por los colombianos.

Lea también: Timochenko, un nerd. Santos, un militar de corazón

Por otro lado, desde que empezaron los acuerdos, las Farc han estado más abiertas para que se les conozca, no solo en su discurso político, eso ya no lo sabe todo el mundo, sino en su parte más romántica, la literaria, la solitaria, la musical… En fin.

Vaya uno a saber lo que se puede extrañar, imaginar, anhelar, mientras se está interno en la selva en medio de una lucha armada. Sin embargo, guerrilleros como Seusis Pausivas Hernández, alias Jesús Santrich sacaron un poco de tiempo para escribirle al amor. Un texto titulado ‘Una prosa de amor para ella’ dice así:

Te encontré al sur del día
como saliendo de la angustia
de los huracanes;
estabas entre palmeras y
Gaviotas taínas
en las coordenadas de un sol con arreboles;
en aquel momento
el ocaso se desnudó frente a mis ojos
y el mar me dio la bienvenida
con el abrazo abismal
de su azul profundo salitroso
en el que la luna sumerge
su lumbre argentada
y la brisa susurra
entre náufragos sortilegios.

(…)

Con un jirón de tu crepúsculo siboney
envolviste mis más profundos secretos de amor,
y mi última visión del Morro y la Giraldilla;
luego pusiste la fuerza de sus cemíes
en mi alma
y el iridiscente guanín de Hatuey
colgaste sobre mi pecho…;
me diste el amuleto de Mayvona,
la paciencia de Anayana,
la Cruz de Calatrava,
el murmullo de tus olas
y un canto de Juan Formell
para llenar las alforjas
de mis esperanzas.

Lea el poema completo aquí. 

Así mismo, Victoria Sandino Palmera en su artículo ‘Amores guerrilleros’ relata la pasión y la desolación que se vive cuando se es un enamorado dentro de la revolución. Como ella dice; “En la guerrilla una promesa de esas es casi una utopía. No por falta de afectos, de amor, o de voluntad, es por la lucha misma”.

Cuenta la historia de Juana y Esteban. Ella le había entregado un papelito desgastado con un mensaje que decía “(…) si tú lo conservas nos volveremos a ver”, se lo entregó en 1993; ” 22 años después de su separación, ahí estaban de frente. Luego de saludos emocionados aunque formales, él sacó de entre su billetera el mencionado papel con su contenido; ella atónita, con los ojos desorbitados ¡no lo podía creer! Lo reconocía, se estaba cumpliendo, aunque tarde, se estaban volviendo a ver”, relata Victoria. (Leer el texto completo aquí)

Además: La historia jamás contada de Rigo, el hijo enano de ‘Tirofijo’

Por una Colombia sin discriminación de género

“Ser mujer ya es una desventaja en esta sociedad siempre machista. Imaginen ser mujer y ser negra. Ahora hagan un esfuerzo mayor, cierren los ojos y piensen: ser mujer, ser negra y ser comunista ¡vaya aberración!”. Esta frase de la luchadora comunista Ángela Davis encabeza uno de los muchos artículos feministas escritos y citados por las guerrilleras de las Farc.

Se hacen llamar ‘Farianas’ y quieren luchar por una Colombia sin discriminación de género, igualdad de derechos y condiciones tanto para hombres como para mujeres. Ellas no hablan por hablar, están cobijadas bajo el pensamiento de grandes autores y teóricos como Eduardo Galeano, Simone de Beauvoir, entre otros. Y aunque tienen como base el feminismo, no es lo único de lo que hablan.

También apoyan abiertamente la comunidad LGBTI. “Solamente una persona intransigente y con poco aprecio a las opiniones y divergencias, puede pensar que sus propias sentencias son las que deben regir el comportamiento de las demás”, dice Sarah Luna Nariño, integrante de las Farc. Para ellas la comunidad “en su trayectoria de lucha reivindicativa, asumida con carácter y decisión, ha logrado avances importantísimos en todo lo relacionado con el tema de género”,  aunque aún queden muchos obstáculos por superar.

Sarah Luna Nariño sentencia su posición diciendo: “Necesitamos una Colombia para todos y todas, lo importante para la paz es generar nuevas condiciones donde nadie sea perseguido por su ideología política, su origen étnico, su trabajo, su orientación sexual o identidad de género”.

Lo que escucha las Farc

El grupo guerrillero gusta de escuchar tangos, merengues y vallenatos, su lista de reproducción está encabezada en su mayoría por ritmos tropicales. Sin embargo, hay un tango dedicado a Manuel Marulanda Vélez titulado ‘el tango de Manuel’. Según la página de las Farc, esta composición contó con “la colaboración especial de los comandantes Iván Márquez y Jesús Santrich”.

También le puede interesar: La discografía inédita con la que las Farc entonaban su guerra

Los cabecillas guerrilleros como el ‘Mono Jojoy’ promovieron la creación de varios grupos musicales integrados por guerrilleros que tocaban y cantaban todo tipo de música tropical. Algunos de estos grupos son: ‘La Voz de la Resistencia’, grupo musical fundado durante la zona de distensión en El Caguán; Los Rebeldes del Sur era otro grupo.

La página oficial del grupo revolucionario agrega que  “la música es otra forma de expresar nuestra rebeldía frente al enemigo de clase”.