Las mujeres de acero del Ejército Nacional

Las mujeres de acero del Ejército Nacional

8 de marzo del 2018

A través de los años el Ejercito Nacional de Colombia ha sido una institución representada por hombres. A diario los héroes de la patria resultan heridos en combates y otros entregan hasta su vida por ella. Sin embargo, el papel de la mujer en la institución ha sido silenciosa pero esto llegó a su fin.

Atrás quedó la idea de que una mujer no porte un fusil, pilotee un avión, conviva con municiones, helicópteros artillados, granadas y metralletas. Nunca se imaginó que las damas se internaran en la selva y combatieran a sangre fría.

En el día de la mujer KienyKe.com exalta a las heroínas del Ejército que representan a la institución realizando tareas que siempre se pensó que eran de hombres.

Las héroes de alas doradas

La teniente Diana Agudelo Quintana y tres mujeres más son un ejemplo de esto. Ellas están realizando el curso de paracaidismo militar, cuyo objetivo es que en una operación el uniformado llegue a los lugares más difíciles y recónditos del país desde el aire.

Es un curso que requiere máxima exigencia para vencer miedos. Asumir este reto no es tan sencillo. Sin embargo, Agudelo y sus compañeras están próximas a ser las ‘héroes de alas doradas’ y esperan gritar con orgullo su lema: Desde las nubes ¡victoria!

De pequeña Diana tenía muy claro que quería formar parte de las filas de Ejército porque creció en un ambiente militar. Su papá perteneció a la infantería de marina como sargento mayor y desde ahí nació el deseo.

Aunque sabía que llegar al Ejército no iba a ser fácil, se ha dado cuenta que el papel de la mujer en la institución es fundamental y argumentó que se siente muy orgullosa de formar parte de él: “Creo que hemos cumplido un papel excelente frente a los hombres”, explicó.

La mujer lince del Ejército

La subteniente Gómez Rey Maira es la segunda mujer tiradora de alta precisión en la historia de Ejército, como se dice popularmente, una francotiradora. Este es un papel de alto valor estratégico en la institución. Su misión es esconderse sigilosamente para alcanzar el objetivo. Como su lema lo dice, la disciplina y precisión es lo que más importa ya que un tiro puede ser la gloria o el fracaso en una misión.

Al igual que la teniente Diana, un hombre fue la motivación de Maira para entrar al Ejército. Su tío también portó con orgullo el uniforme y cada misión que cumple se la dedica a él. Desde niña supo que quería servir a su país y aunque estuvo en un colegio religioso entendió que su destino era la vida militar.

Para Rey la mujer siempre se ha destacado por desempeñar roles importantes en el Ejército y estar realizando el curso de alta precisión le permite demostrarse a ella misma que pueden cumplir posiciones relevantes al igual que los hombres.

Tropas de hombres lideradas por mujeres

Desde septiembre de este año, 46 mujeres serán las encargadas de liderar las tropas de hombres del Ejército. De ellas dependerá la vida de los soldados. No solo eso estará en juego: ellas se encargarán de instruirlos para el combate.

Este curso es el primero en la historia de suboficiales mujeres como comando sobre la tropa.

Una de las alumnas de este curso es la llanera Dayanny Cadena Jiménez de 22 años. Su padre también fue militar y trataba con mujeres. De ahí nació el deseo de formar parte de las fuerzas armadas:

“Desde pequeña siempre las admiré. Me parecían las mujeres más fuertes, las veía como superheroínas pero nunca me atreví a hacer el curso. Cuando cumplí 20 años ingresé al Ejército y le dije a mi mamá que sería una oportunidad muy bonita ser parte del primer curso de armas, al igual que lo hacen los hombres”.

Esa oportunidad se dio y en enero de 2017 estaba revisando Facebook y vio que se abrieron las convocatorias para formar parte del curso. Sin dudarlo aplicó.

Cadena asegura que ser una de las primeras mujeres en hacer el curso conlleva una carga muy grande, es un orgullo ser la representación femenina en el Ejército.