El renacer de Natalia Ponce fue el perdón

El renacer de Natalia Ponce fue el perdón

17 de Marzo del 2017

“Perdonar es como volver a sacar alas, volver a volar, a ser libre”, dice mientras se arregla el cabello. 

Natalia Ponce habla con voz tranquila. Titubea un poco tratando de encontrar la mejor manera de expresarse, pero no se detiene. Hay seguridad en su voz. Su tono y la expresión de su rostro dan a entender que cree firmemente en lo que dice. Este 27 de marzo se cumplen tres años desde que la vida le dio un giro de 180 grados. En diálogo con Kienyke.com, Natalia Ponce afirmó que todo lo que ocurrió le ayudó a encontrar la verdadera felicidad.

Tiene puesto labial rojo y los ojos bien delineados. Su cabello castaño le llega al hombro y cae en suaves ondas. Lo lleva un poco desordenado y se lo acomoda con frecuencia. Está sentada en una silla blanca. Se le ve tranquila. Habla con desenvoltura, con confianza. Mueve un poco sus manos cuando se expresa y mira fijamente sin ningún atisbo de inseguridad.

Han pasado tres años desde aquel ataque del que fue víctima, pero ella se siente más viva que nunca, afortunada, amada y feliz. Su vida no se ha detenido a pesar de que admite que no fue fácil.

Fue una montaña rusa: “Sé que pasé por una cruda, pero no tengo recuerdos de ello, como “este día tuve este dolor de aquí”, no. Lo que sí sé es que pisé muy profundo, llegué a lo más oscuro que pueda llegar un humano, pero no tengo recuerdos. Sólo le doy gracias a la vida de estar viva y vivir el ahora”.

Sin embargo, todo esto está en el pasado. Natalia afirma que ha crecido y aprendido; en medio de todo lo que ocurrió, siente que ha sido una experiencia muy linda, porque la ayudó a encontrarse consigo misma, conocerse y amarse de verdad. Ha encontrado la felicidad.

“Logré encontrar mi camino. No quedarme como una simple víctima, acostada y maldiciendo el resto de mi vida, sino que logré perdonar y sanar mi alma y mi corazón”

Perdonar es la clave. Este es uno de los dos consejos que le daría a las personas que han pasado por lo mismo que ella: perdonar y hablar. Decirle no al silencio. No reprimir el dolor, sino gritarlo al aire, hablar así tengan miedo porque “cuando uno habla le da vueltas la vida”.

Natalia Ponce

Foto: Jorge Oviedo/ oviedojorge.com

Pero, otro punto igual de difícil y esencial es dejar ir toda la rabia y remordimientos, “tanto oscurantismo que carga el ser humano”. Dejar el pasado atrás, pero perdonar de corazón, de verdad.

“En vez de llenarse de odio y sentimientos de venganza, en vez de cargar con ese peso, con una tumba encima, con una cruz, que es lo que hace tanto daño, se debe dar una revolución. Perdonar es como volver a sacar alas, volver a volar, a ser libre”.

“Ahora me siento más viva que nunca, hermosa y empoderada”.

Ella sonríe y se le ilumina aún más el rostro. Con el sol del medio día, el dolor parece algo lejano. La experiencia le obligó a perder y volver a encontrar su identidad, encontrar a Natalia, pero bajo otro rostro.

Durante todo este proceso se dio cuenta de que sobrevivió por algo, de que las cosas pasan para algo. Afirma que descubrió para qué: darle un mensaje al mundo de valentía, amor propio y perdón.

Ahora trabaja en su proyecto personal, la Fundación Natalia Ponce de León, que creó para ayudar a otros sobrevivientes de ataques con químicos en Colombia, el país con más ataques con químicos per capita. La fundación le brinda todo el apoyo a personas que han sufrido ataques con químicos, en la asesoría legal, acabar con la impunidad y que la salud y la justicia respondan. Cuenta con el apoyo legal de la Universidad del Rosario y ProBono; además el apoyo de la Secretaría de la Mujer.

“Es un tema que hemos venido estudiando y hay mucho silencio por parte de las mujeres no piden ayuda a las entidades del Estado. El tema es empoderarlas para que conozcan sus derechos y los hagan respetar y luego todo el tema de la asesoría de principio a fin, cómo poner una tutela a dónde tienen que ir, que la salud le responda porque tienen que seguirse haciendo sus cirugías así hayan pasado 20 años del ataque. La salud tiene que responderles completamente gratis, ininterrumpido e inmediato”.

Foto: Instagram

Además, continúan creciendo y buscan firmar convenios con el Ministerio de Justicia, la Fiscalía, Medicina Legal y tratar de que haya comunicación directa entre las entidades, “porque el problema está ahí, en que no hay comunicación, por eso no se solucionan los problemas tan rápido, por eso la impunidad es tan alta, por eso yo pienso que es un trabajo en conjunto”.

De igual forma están trabajando el enfoque de la vinculación laboral. Natalia cuenta que está trabajando con Pepsico y Cemex para hablar del tema de discapacidad de las mujeres y hombres quemados.

Afirma que no hay una empresa en el país que contrate a una mujer quemada, por miedo a aceptarlas y reincorporarlas a la sociedad, y por eso están trabajando arduamente para realizar convenios que conviertan este miedo en una realidad.

El próximo gran proyecto es crear una unidad de quemados, ya que en Colombia sólo hay unidades especializadas, que se encuentran colapsadas. Para esto se ha contactado con universidades, víctimas, especialistas e inversionistas; y los miembros de la fundación han realizados estudios durante el último año y medio y están trayendo diferentes ideas para poder construir, no sólo una unidad, sino un modelo que se pueda replicar en toda Colombia.

Sin embargo, para esto, necesitan fondos, por lo que está buscando ayudas desde diferentes fuentes. Una de aquellas que le brindará apoyo es Eva Boulebard, la primera feria en Colombia que se realizará completamente enfocada en las mujeres y que se llevará a cabo del 4 al 7 de mayo en el Parque de la 93.

Esta feria contactó a Natalia para realizar una alianza. Natalia y la fundación participarán en el evento mientras que la feria, que contará con espacios de belleza, salud, moda y arte y la participación de panelistas que hablarán de temas de empoderamiento la mujer y amor propio, donará parte de sus ganancias a la fundación que estarán destinadas a la creación de la unidad de quemados.

Natalia Ponce, como colaboradora, también realizó una invitación al evento: “Es completamente gratis. Está para todo el público que quiera venir; además el tema de las panelistas es importante, va a haber música en vivo, y se responderán muchas dudas que tenemos, es una guía para aprender de uno. Un espacio abierto para que participen las que quieran participar con sus familias”.

Foto: Instagram

Además de esto, como mujer, Natalia también sigue adelante, creciendo. Ha descubierto lo mucho que le gusta ser conferencista. Desde hace un año ha comenzado a dar conferencias sobre el coraje, el amor propio y la valentía.

Quiere seguir aprendiendo a contar su historia y dar a conocer su mensaje en el mundo.

Natalia sonríe al pensar en todo lo que quiere viajar. Recuerda lo mucho que le pidió a la vida no quedarse ciega y lo afortunada que se siente de estar viva y sana para poder viajar y conocer.

Y está sana, completa y feliz. Sonríe y ríe con tranquilidad. Todavía quedan algunas secuelas de los daños en su mente, pero cada día son menos. Y en su cuerpo… es hermosa, se siente hermosa y no se preocupa por nada más. Ha descubierto otro significado de belleza, el verdadero significado.

Dentro de sus planes se encuentra viajar a Medio Oriente y conocer a mujeres que hayan sobrevivido a ataques con ácido o a todas las formas de violencia a las que se enfrentan. Quiere ayudarlas a encontrar soluciones. Quiere poner su grano de arena para que las mujeres se unan en todo el mundo.