Nora Sanín: “Importa la calidad, no las plataformas”

Foto: SIP

Nora Sanín: “Importa la calidad, no las plataformas”

23 de marzo del 2017

Nora Sanín se retira de Andiarios no por el momento difícil y crucial que están viviendo los medios.

-Ni más faltaba, nada me arredra, dice. Si algo he aprendido es a enfrentar momentos complicados en una vida llena de retos.

Y entonces nos recuerda que no son pocos los desafíos en una familia de 15 hermanos (Noemí, la candidata presidencial, entre otros). Todos unidos, todos profesionales exitosos, con la tristeza de la muerte prematura de Jaime a sus 20 años en un accidente de tránsito.

Nora Sanín acaba de formalizar su retiro de la dirección ejecutiva de la Asociación colombiana de editores de diarios y medios informativos, tras 18 años y tres meses en el cargo. Antes estuvo tres años frente a la entidad.

Así es, consagrada, profunda, amorosamente entregada a lo que ama. A su esposo, Jorge Saffón. (se casaron hace 38 años y ella dice que hoy volvería a hacerlo). A sus tres hijos –María Paula, Juan Miguel  y “la bebé”, Isabel, ya de 27 años. A sus tres nietos (una niña).

El momento de los medios

Nora Sanín considera que los apuros que vivieron los medios de comunicación al filo del año 2000 fueron más dramáticos: la publicidad se bajó al cuarenta por ciento y varias empresas debieron someterse a la ley de quiebras.

-“Es el momento de los retos, no por decirlo como un lugar común. Hay que buscar las oportunidades. Esto de la posverdad, como dice Jorge Valdano, es un eufemismo para esconder las mentiras.

Y lo que debe imperar en este tiempo es el periodismo serio.

En su opinión y respecto de los problemas económicos que afrontan los medios, es el momento de generar la cultura de que el contenido de calidad tiene que ser remunerado. “Hemos cometido el error de creer que todo es gratuito. Los productos periodísticos bien hechos cuestan dinero. La sociedad debe entenderlo y remunerarlos”.

Ojo: remunerar los contenidos, no los periodistas, porque el tema de la mermelada es otro asunto.

Nora Sanín es enfática: Yo no hablo de medios enmermelados ni hablo de casos particulares.  Ruego,  insisto, para que  todos los medios conserven la máxima independencia posible. También para que el gobierno –este y todos- eviten prácticas que afecten la independencia de los periodistas y los medios.

“El modelo basado exclusivamente en la publicidad ha hecho crisis y no se podía mantener por siempre. En adelante, cada cual irá encontrando sus fortalezas y sus ingresos, en la medida en que aporten valores propios a su audiencia. Y ya se comienzan a ver casos exitosos”.

Las diversas plataformas

La saliente presidenta de Andiarios ha escuchado por medio siglo que los periódicos se van a acabar, cuando se hizo fuerte la radio, cuando apareció la televisión, cuando surgieron los medios digitales.

Sin embargo –dice- hoy todos los medios están viviendo cambios dramáticos… en su conformación, en el modelo de negocio y su sostenibilidad. El comportamiento de las audiencias es bien diferente. También piensan distinto los anunciantes.

Con la profundidad cultivada en tantos años de estudiar los medios –situación privilegiada que ha sabido manejar con humildad-  plantea un diagnóstico realista:

-En el mundo digital la publicidad es barata, pero hay jugadores inmensamente poderosos, empezando por google y Facebook. Los anunciantes quieren un mayor valor y los medios deben imponerse con credibilidad y confianza. Todo al tiempo no se consigue en un solo día, o de un día para otro.

Hoy por hoy no importan las plataformas. Todos pueden usar y en efecto emplean con destreza el video, el audio, el material escrito. Las barreras y las exclusividades desaparecieron, se han ido borrando.

Lo importante es hacer contenidos de calidad, serios, trascendentes. Y esos productos son costosos, lo cual nos obliga a volver a la necesidad de que se valoren y se paguen esos esfuerzos.

El tiempo de retirarse

La señora Sanín, con una sonrisa permanente, que mantiene cuando hace los más crudos juicios o valoraciones, razona sobre su retiro: -En todos los sitios, cuando usted entra…sale algún día. Llevo muchos años y creo que es el tiempo de retirarme. No sano eternizarse.

¿Y qué se propone hacer?

–¡No hacer nada¡ Y se ríe plácidamente.

Son más de cuarenta años trabajando. Por lo menos en lo que resta del año, son sus intenciones, no quiere levantarse temprano, no ir a reuniones formales, no atender el teléfono, dejar en algún sitio las agendas.

Ya no tendrá que memorizar tantos rostros y hojas de vida. Podrá confundirse con algunos nombres, sin cometer con ello “un error imperdonable”. Seguirá siendo amable, porque le es connatural, pero podrá quedarse en casa el día que se declare indispuesta.

¿Y la posibilidad de la política?

¡Nunca¡ Y lo dice como quien responde a una ofensa. –“Me causa enorme sufrimiento. Me tensiona mucho”.

Nora Sanín recuerda la primera campaña de su hermana, Noemí, como “muy bonita”, aquella vez que estuvo tan cerca de lograr la Presidencia de la República. Por ese entonces pudo acompañarla, no tenía un compromiso laboral.

“Pero en las siguientes dos campañas sufrí mucho y supe de todas las cosas que se hacen o te hacen en política, lo cual entendí con inmensa tristeza. Se sufre mucho, sobre todo viendo la forma como malinterpretan, juzgan y atacan a personas que uno ama, admira y conoce”.

En eso estamos de acuerdo, con Nora Sanín. Discrepo radicalmente en su complemento. Dice ella que carece de talento y cualidades, que hay personas que de entrada iluminan un escenario, que no es su caso.

¡Error!, le digo, y no por sacarle ganas en política. Si de iluminar se trata, ella irradia alegría, contagia entusiasmo y durante dos décadas ha brillado, guiado y defendido el encuentro de los más importantes medios de comunicación en Colombia.

¡Buen viento y buena mar¡