Nunca se me va a olvidar esa cara:Jesús Alberto

Nunca se me va a olvidar esa cara:Jesús Alberto

2 de octubre del 2012

Jesús Alberto Martínez Durán, un bachiller de 38 de edad, fue llevado al búnker de la Fiscalía el 2 de agosto de 2012 para rendir un amplio testimonio dentro del proceso por la muerte del estudiante Luis Colmenares. Martínez, técnico de celulares y vendedor de licor en el norte de Bogotá, llegó hace diez años a la capital procedente de Barranquilla. En las fichas de la Fiscalía figura con un antecedente judicial por hurto calificado del 30 de octubre de 2002.

Martínez, hoy protegido por la Fiscalía, es uno de los tres testigos que el ente acusador presentará en el juicio contra las estudiantes Laura Moreno y Jessy Quintero, así como el de Carlos Cárdenas. Kien&Ke publica en exclusiva apartes del video donde el hombre le relata a un fiscal su versión de los hechos que podrían haber determinado la muerte de Colmenares la madrugada del 31 de octubre en Bogotá. Martínez involucra a la hermana de Carlos Cárdenas y habla de un atentado que se preparó contra el fiscal del caso.

“(…) El 30 de octubre de 2010, para las fiestas de brujas llegué a las 12:45 acompañado de mi cuñado en el carro que tenía en ese tiempo. Parquee en una bahía que hay allí. Me quedé esperando clientes que le hicieran señas a uno para vender trago. Ese día subía y bajaba la gente en grupitos de a tres o cuatro personas. Era casi la una de la madrugada. Distingo al joven que hoy sé que es Colmenares. Lo distingo porque veo que el baja como dos veces hablando por teléfono y se devolvía. Él hablaba con una muchacha y se devolvía. Era por ahí la 1:30 o 1:45. Él regresó por ahí discutiendo con una muchacha. Comienzan a alegar pero yo no escuchaba. La muchacha lo manoteaba mucho, al parecer como reclamándole algo. Lo halaba de la camisa. Esa discusión duró como de cinco a diez minutos. La muchacha llama por teléfono pero ahí mismo cuelga porque comienza a manotearlo. Al rato se aparece una camioneta que para mí es de color negro porque no estuve al lado de la camioneta. Había un poquito de bruma.

Laura Moreno y Luis Colmenares

 Según Martínez, los hechos que habrían determinado la muerte de Colmenares ocurrieron entre la 1:30 a.m. y la 1:45 a.m.

La camioneta frenó y ellos siguieron discutiendo. Ellos (la camioneta) venían de la 15 hacia arriba, en la vía. Cuando eso, la muchacha le pegó un manotazo al muchacho en medio de la discusión y se acerca el vehículo. Ella habla con una persona del vehículo y se devuelve a hablar con él (Colmenares) y lo hala. Ahí es donde se bajan dos muchachos del vehículo y comienzan a hablar con el joven Colmenares. Se manoteaban. Uno de los muchachos lo golpea a él (Colmenares) en el costado, después le da una patada y un puño. Lo empuja y él no cae del todo y queda como si estuviese arrodillado. Yo dije: ‘ya empezaron las peleas por aquí’.

El otro joven que estaba ahí lo golpea de frente, pero lo golpea con una botella. Le pega dos veces con la botella, una de frente y otra de costado. Levantan al muchacho y lo agitan y lo zarandean. Ahí lo cogen y lo llevan hacia la camioneta y ahí es donde estoy yo, como a 20 metros. Lo que yo más recuerdo es que cuando a él lo montan, el muchacho que se va subir de copiloto me dice “¿qué mira?” Hoy en día yo aseguro, porque lo conocí por los medios, que era Carlos Cárdenas. Nunca se me va a olvidar la cara de él. Y los nombres de los otros muchachos los supe hace poco.

En el carro había cuatro personas, con Cárdenas eran cinco, de los cuales yo reconozco a tres personas, menos al conductor: a Carlos Cárdenas, una mujer de tez clara y cabello mono, sé hoy en día que es la hermana de Carlos Cárdenas porque salió en una entrevista defendiendo al hermano. Ella ayudó a subir al carro a Colmenares. No estaba disfrazada. Y la otra persona se llama Daniel Giraldo, que ese día tenía un disfraz de bebé, con un pañal y una gabardina. No tenía camisa.

Carlos Cárdenas y Laura Moreno

Martínez cuenta que Carlos Cárdenas se volteó y le dijo: “¿qué mira?”.

Por todas las cosas que han pasado y comentarios ese el joven que yo vi ese día. La muchacha que estaba con él (Colmenares) no se subió a la camioneta. Ella corrió hacia los locales de las discotecas. Me refiero a Laura Moreno. Ella tenía una faldita de bolitas rojas con blanco, unos zapatos de plataforma y se veía altica. Carlos Cárdenas tenía un pantalón oscuro y una chaqueta negra. Quienes golpearon al muchacho fueron Carlos Cárdenas y Daniel Giraldo. La muchacha (Laura) antes de que ellos llegaran lo manoteaba para quitarle el celular. El celular que ella tenía se lo metió en el busto y quedó con el celular del muchacho en la mano.

La camioneta era una Ford Explorer de placas BOV 358. Ese día yo tomé una foto, por chismoso. La placa me quedó grabada. (…) Pasó eso y yo me quedé dando vueltas. Y yo después parquee el carro tres cuadras hacia el sur porque por ahí hay discotecas y me quedé caminando. Pasó un buen rato, duré como unas dos horas en ese subir y bajar y a lo último cuando iba a buscar para irme a eso era de 4:00 a 4:30 veo cuando llega un automóvil oscuro de placas BLE 215, la memoricé y anoté, de donde se bajan dos personas de las cuales una era un persona negra de contextura ni muy grueso ni muy delgado, alto que se baja y mira. Otra persona abre la puerta y bajan una persona que dejan recostada al carro. En esos momentos nunca imaginé que esa persona estaba muerta. Veo que bajan al caño con la persona bocabajo, y la persona se les queda en la bajada, como que se les resbala. Lo acomodan y lo bajan a la bocatoma donde arriba está un puentecito.

Yo me quedo quieto y disimulo. Veo que a la persona que está adentro (del caño) le queda difícil salir, y el negro lo sube. Se quedaron de pie mirando para todos lados. Yo cogí por el lado de la 15 y comienzo a hacer recuento de lo que vi antes. No puedo describir a la persona porque estaba oscuro, se le ve una camisa roja. Uno todo eso lo ve normal porque por ahí se ven tantas cosas… Yo recojo mi carro hacia el sur, bajo y cojo hacia la Caracas y me voy”.

Daniel Giraldo Gómez

Martínez asegura que Daniel Giraldo estaba en la camioneta en la que subieron a Colmenares.

En otra declaración que guarda la fiscalía, Martínez aseguró haber tomado una foto con su celular del vehículo donde movilizaron a Colmenares, que almacenó en una memoria digital. Dice que en noviembre de 2011 le contó a un amigo, llamado Arturo, sobre los hechos, y que este hizo contactos con Aidé Acevedo, la abogada de Carlos Cárdenas, para sacar provecho económico por la fotografía. Afirmó haber estado en reuniones (no recuerda fechas) donde su amigo negoció la fotografía por 50 millones de pesos.

Martínez fue más allá. Dijo que a Arturo lo asesinaron en Patio Bonito (Sur de Bogotá), junto a dos personas que lo acompañaban, el día en que fue a cumplir una cita con la abogada Aidé o con un delegado de ella, para la entrega del dinero a cambio de la fotografía. También habló de un atentado que Arturo había organizado antes de su muerte contra el fiscal que lleva el caso Colmenares, fraguado, presuntamente, por Aidé. Concluyó que con la muerte de Arturo se perdió la memoria donde estaba la fotografía de la camioneta de Carlos Cárdenas.

“Después de que mataron a Arturo yo me escondí y me aislé de todo. Por estos días que me sentí más inseguro es que yo me decido a buscar a hablar con las personas que están llevado este caso”, dijo Martínez.

Llama la atención que Martínez asegure que a Colmenares lo golpearon hacia la 1:30 a.m. y 1:45 a.m. de la madrugada de ese 31 de octubre, ya que los demás testimonios conocidos coinciden en que Colmenares abandonó la discoteca hacia las 3:00 a.m. Lo mismo ocurre con el detalle de los zapatos de Laura. El testigo dice que la joven calzaba plataformas, pero ella asegura que llevaba baletas. El juez, que escuchará este testimonio en el juicio de los estudiantes,tiene la palabra.

Vea el video:

[youtube width=”540″ height=”304″]http://youtu.be/0kKNekPIzSs[/youtube]