Obsesionado con un asesino

7 de noviembre del 2012

El sicólogo forense santandereano Juan José Cañas Serrano se sumergió en la intrincada mente de Luis Alfredo Garavito, el mayor asesino en serie de Colombia. Esto concluyó.

Luis Alfredo Garavito

Tomado de Vanguardia Liberal

Los estudiantes de derecho y sicología lo esperaban con cientos de interrogantes sobre ‘La Bestia’. Uno que otro curioso se sentó en primera fila para escucharlo y así esclarecer situaciones en las que, supuestamente, Luis Alfredo Garavito Cubillos se ha visto involucrado dentro de la cárcel y que lo señalan como un psicótico apartado de la realidad. Por ejemplo, que se baña en sus heces en medio de las depresiones que sufre y que en repetidas oportunidades ha querido suicidarse.

Algunos recordaron el momento en el que Guillermo Prieto, más conocido como ‘Pirry’, lo mostró al mundo en su documental ‘En las manos de Dios’. En la entrevista, Garavito aprovechó para decir que, como Borges, era un hombre torpe para enamorar a las mujeres; que a los 13 años fue abusado sexualmente por un amigo de su familia y que esto lo llevó a cometer cientos de asesinatos. Además, que si la justicia lo dejara en libertad, colaboraría con las familias que esperan a que a este sicópata se le conmueva el corazón y les diga dónde dejó los cuerpos de sus niños.

Juan José Cañas Serrano abrió la presentación de su libro, ‘En los laberintos mentales de Garavito’, en la Feria del Libro de la Unab, con un discurso en el que afirmó que en esta u otra ciudad del país podría existir en este momento un asesino en serie, incluso, sentado en el auditorio escuchando su conferencia. Muchos de los violadores denunciados o llevados a diario al Instituto de Medicina Legal han superado escalas de violencia, como lo hizo este asesino en serie, y los enigmas que alberga el entramado de sus mentes perversas pueden convertirlos, en menos de 15 años, en las nuevas ‘bestias’.

Lea: El colombiano que ha estado 72 veces preso

Este sicólogo forense, que acredita 28 años de experiencia, reconocido por estudiar a otros asesinos en serie de Colombia como Pedro Alonso López, ‘el estrangulador o monstruo de Los Andes’, y Daniel Camargo Barbosa, ‘el sádico del charquito’, afirmó que la justicia y los investigadores aún tambalean al afirmar que Garavito sólo dejó 192 víctimas, pues, según sus indagaciones, al menos 300 menores fueron violentados sexualmente y otros 200, además de ser abusados y torturados, fueron asesinados.

Durante su intervención, Juan José Cañas Serrano dejó en claro que Colombia no cuenta con programas eficaces para la resocialización o rehabilitación de los delincuentes sexuales sicopáticos como Luis Alfredo Garavito Cubillos. Es más, no existe evidencia científica en el mundo de que personas como él puedan llegar a recuperarse.

“Si queda libre, volverá a delinquir… Es hora de prestarle atención al fenómeno de la violencia sexual en nuestro país, especialmente, porque esta se da en su mayoría dentro del hogar”, asegura este sicólogo forense.

Frente al asesino

Juan José Cañas Serrano
Juan José Cañas afirma que en Colombia no hay programas eficaces para resocializar y rehabilitar delicuentes sociales

Juan José Cañas Serrano define a Garavito como un asesino serial, un sicópata, un pedófilo y sádico sexual. En el dictamen psiquiátrico que se hizo de este asesino en serie, no se hace referencia a los dos últimos. Sin embargo, la coincidencia de estos trastornos en una persona constituye un “auténtico coctel molotov”. “En mi opinión, esto lo llevó a ser uno de los más peligrosos homicidas sexuales seriales de la historia de la humanidad”, afirma Cañas Serrano.

Tener frente a frente a Garavito se ha convertido en toda una obsesión para este especialista. Desde que se conoció el caso y el asesino cayó tras las rejas, Cañas Serrano ha intentado en varias oportunidades conseguir una entrevista por medio de la Fiscalía y el Inpec, pero sus intentos han sido fallidos.

Pero esto no lo ha detenido. Para establecer el perfil sicológico de este asesino en serie, echó mano de toda clase de recursos y expertos. A sus manos llegaron fragmentos valiosos del expediente de este caso que nunca han sido revelados, el video sin editar del documental de Pirry, informes periodísticos, el trabajo de varios sicólogos y siquiatras que atendieron a este victimario en Cali y, especialmente, el testimonio de algunas de las víctimas que sobrevivieron al ataque de este hombre.

“Tengo sentimientos encontrados frente a Garavito. No lo puedo negar, es mi fantasía. Tengo más de 200 preguntas por hacerle y quiero entregarle mi libro. Si se pudiera dar la entrevista, mínimo serían 50 horas de grabación”, asegura.

Juan José Cañas afirma que no es fácil encontrarse con Garavito, pues permanece aislado del resto de internos de la Cárcel de Máxima Seguridad de Valledupar. “Si lo llegan a pasar a un patio común y corriente, lo vuelven trizas. Existe el antecedente en otras cárceles, ya que cinco personas que fueron señaladas y sindicadas de cometer crímenes que ejecutó Garavito fueron linchadas dentro y fuera de las cárceles”, comenta este experto.

Las fantasías

Campo Elías Delgado-pizzería-Pozzeto
En 1986 Campo Elías Delgado asesinó a 32 personas en el restaurante Pozzeto en Bogotá

La masacre cometida por Campo Elías Delgado en la pizzería Pozzeto en Bogotá, en diciembre de 1986, según confesó Luis Alfredo Garavito, despertó en él su deseo de matar.

Juan José Cañas explica que es entonces cuando las fantasías de este asesino en serie salen a la luz y muestra que juegan un papel importante en el momento de establecer su perfil sicológico. Para este experto, “existe una alta correlación entre sus fantasías y sus acciones criminales”.

Cañas reconoce que falta mucho más por conocer en este aspecto, porque quienes lo han entrevistado nunca han abordado el campo de sus fantasías en profundidad. “Este fue un buen punto de partida para mí”, añade.

Al estudiar los crímenes cometidos por ‘La Bestia’,  se revela que analizaba a sus víctimas antes de abordarlas, que seleccionaba cuidadosamente el lugar donde las iba a asesinar y que vivía en función de darles salida a sus impulsos sexuales  y violentos.

Según este especialista, Garavito antes de cometer sus crímenes ya se había deleitado con la muerte de estos niños. “Esta es la esencia de las fantasías”, añade Cañas.

Asesinos seriales, ¿nacen o se hacen?

Juan José Cañas expresa al público que lo escucha durante su charla en la Unab que esta respuesta no se ha podido dar y nunca se podrá dar.

Se han definido algunos hechos y acontecimientos que podrían asociar las acciones de este asesino en serie con el maltrato infantil, la falta de afecto de los padres, la indiferencia y el abuso sexual al que fue sometido, así como sus conflictos sexuales, especialmente, su primera experiencia sexual que fue traumática.

¿Cuál de todos estos factores fue determinante para que se convirtiera en un asesino serial? “Todos y ninguno”, dice Cañas Serrano. “El no haber encontrado una persona que le hubiera tendido la mano, que le hubiera hecho claridad de que las demás personas no son cosas, que uno no puede hacer con el otro lo que quiera sexualmente”, afirma este sicólogo forense.

Para Cañas, si el Estado es responsable frente a una persona como Garavito, debe proteger a la población objeto de sus ataques, es decir, a los menores. En caso de que cumpliera la pena y este saliera en libertad, el Gobierno tendría que echar mano de algunos recursos, para conseguir la reinserción o rehabilitación social de este criminal. “Si el Estado concluye que es un peligro para la sociedad, entonces, debe permanecer aislado, no sé si encarcelado”, añade el experto.

Ante el cuestionamiento de si durante todos estos años este asesino serial ha tenido la atención terapéutica necesaria para salir adelante, el sicólogo Cañas asegura: “Dudo que la haya recibido. No es fácil darle un giro a la vida de este hombre. Garavito está impregnado de la situación de matar”, concluye.

“Así haya algún instrumento para enfrentar a los asesinos seriales, no es fácil hacerlo. Lo ideal sería que ante la primera víctima se tuviera información suficiente para capturarlo”.

“Que Garavito se bañe en sus excrementos significaría que es un sicótico, pero no es así. No está loco, no ha perdido el contacto con la realidad. Es una persona brillante, viva y astuta. Dentro de sus características está la pulcritud y la limpieza”.

Otros datos

* Ángela Cristina Tapias Saldañas fue otra de las sicólogas que trabajó con Juan José Cañas en la publicación del libro ‘En los laberintos mentales de Garavito’. Es la fundadora de psicologiajuridica.com, sitio web especializado en estos temas, de la Asociación Latinoamericana de Psicología Jurídica y Forense.

* En una nueva publicación, Cañas Serrano espera comparar a Luis Alfredo Garavito con Andrei Romanovich Chikatilo, asesino serial ruso conocido como el ‘Depredador rojo’, y Ted Bundy, el ‘sicópata americano’. La idea es analizarlos desde 60 puntos de vista.

* 192 Niños asesinó Luis Alfredo Garavito según la Justicia. El 22 de abril de 1999 fue capturado por el CTI en Villavicencio. Está condenado a 52 años de cárcel.

Publicada por XIOMARA MONTAÑEZ MONSALVE

Vea también

La ultima cena de los condenados a muerte

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO