La despedida del Papa de Bogotá

Foto @jhendez

La despedida del Papa de Bogotá

10 de Septiembre del 2017

En la agenda estaba contemplado que el último desplazamiento del Papa Francisco en Bogotá, de la Nunciatura apostólica a Catam, se haría en carro cerrado. Sin embargo hubo un cambio de planes, seguramente sugirió por el mismo Papa, y para despedirse de los bogotanos, se trasladó, por la 26 en el Papamóvil.

Miles personas salieron a darle el adiós a Su Santidad. Desde antes de las 4 de la madrugada, los fieles ya se reunían en los alrededores de la calle 26. De acuerdo con la Secretaría de movilidad, serían más de 600 mil.

Desde la Nunciatura, en Teusaquilllo, la romería era incalculable. Durante todo el camino, el gesto de Su Santidad fue el mismo que tuvo durante cada uno de los recorridos y apariciones en público que hizo en la capital y en los otros lugares en los que estuvo: una sonrisa; su mano levantada, repartiendo bendiciones.

La visita de Francisco ha desbordado lo imaginable. De acuerdo a las autoridades, que dan un balance positivo, a todos los eventos llevados a cabo en Colombia asistieron algo más de 4 millones de personas. Fue la misa campal en el parque Simón Bolívar, el evento al que más gente asistió: 1,3 millones. Le siguió la Eucaristía en  Medellín, con casi un millón de asistentes.

La visita de Francisco marcó un hito en la historia moderna de Colombia. No sólo los católicos, sino seguidores de otras religiones, y ateos, quienes, ya sea por fe o curiosidad, llenaron las calles para ver y saludar al Papa.

Sin duda, la respuesta multitudinaria y fervorosa que Francisco encontró en las calles es una prueba del interés que los colombianos tenían por oír el mensaje que el Sumo Pontífice tenía para dar. La esperanza, la paz, el perdón, la alegría y perder el miedo fueron sólo algunos de los principales elementos que pudieron verse en los discursos de Francisco.