Este es ‘Pedro Orejas’, el esmeraldero que metió en líos a periodistas y jueces

Este es ‘Pedro Orejas’, el esmeraldero que metió en líos a periodistas y jueces

14 de abril del 2016

En lo últimos días el alias ‘Pedro Orejas’ ha vuelto a ser noticia. A principios de esta semana el periodista Miller Rubio fue llamado a imputación de cargos por supuestos vínculos con el esmeraldero condenado a 20 años de prisión dentro de un caso de homicidio.

Lea también: Él es el policía que grabó al ex viceministro Carlos Ferro.

Este jueves la Sijin y el CTI capturaron en Boyacá a 10 personas vinculadas con el esmeraldero. Según la investigación, los detenidos, entre los que hay un juez, un fiscal, varios abogados, algunos expolicías y otras personas, habrían ayudado a Pedro Nel Rincón, más conocido como ‘Pedro Orejas’, a encubrir sus actividades ilícitas.

Lea aquí: El ocaso de Víctor Carranza, el rey de las esmeraldas.

Aunque ‘Pedro Orejas’ siempre ha estado vinculado con el negocio de las esmeraldas, ni su nombre ni el de otros esmeralderos había sido tan mediaticamente divulgado. Todos ellos, los que hoy llaman ‘zares de las esmeraldas’, vivían, trabajaban, se hacían inmensamente ricos y hasta delinquían, detrás de la imagen de Víctor Carranza, el hombre que el país conoció como el único ‘zar’ de la piedra verde, que falleció en abril de 2013.

Esto le interesa: Tras los rastros de Gacha.

Tras la muerte de Carranza, Pedro Nel Rincón Castillo, así como otros “empresarios” de la gema, fue llamado el nuevo ‘zar.

‘Pedro Orejas’ nació en Maripí, un pequeño municipio ubicado en el occidente de Boyacá. Maripí es conocido porque en sus tierras hay grandes yacimientos de esmeraldas. Pedro Nel Rincón fue conocido primero como político. Fue concejal del municipio de Pauna (Boyacá) hasta el años 2007, año en que renunció por presuntas presiones de grupos alzados en armas. Desde 2004  ya era uno de los dueños de la mina La Pita, ubicada en Maripí.

La mina de Rincón ha sido una de las más importantes de Colombia. Las piedras que se extraen de allí son de alta calidad, pero ha sido una mina que ha funcionado al lado de historias de narcotráfico y paramilitarismo.

Uno de los socios de esta mina, autorizada por el gobierno, era Yesid Nieto. Este hombre fue asesinado en 2007, en Guatemala, en el tercer atentado que sufrió. En 2005 habían atentado contra su vida en el norte de Bogotá y un año después lo intentaron matar en Panamá.

En 2008 José María Ortiz, alias ‘Chepe’, fue capturado y acusado de narcotráfico y dos años después, también por el mismo delito, fue capturado Gilberto Garavito, alias ‘Ceviche’. Los dos fueron extraditados a Estados Unidos y confesaron su vinculación con el negocio de la cocaína e involucraron otros nombres de sus socios. Ambos eran accionistas de La Pita.

Una declaración de jefe paramilitar ‘Don Mario’, hecha en 2009, vinculó a accionistas de La Pita con la conformación de grupos paramilitares, narcotráfico y lavado de activos que se hacía a través de la comercialización de las piedras preciosas.

‘Pedro Orejas’, tras la muerte de Nieto y las capturas de ‘Chepe’ y ‘Ceviche’, se convirtió en uno de los líderes de la sociedad. En 2009 fue capturado por la policía, que lo relacionaba con el homicidio de Miguel Pinilla, guardaespaldas del esmeraldero Maximiliano Cañon, pero salió en libertad meses después por que el juez decretó vencimientos de términos en este proceso. AL parecer, según algunas grabaciones interceptadas, el esmeraldero había sobornado a funcionarios públicos para lograr su libertad.

En 2011 fue absuelto del crimen tanto por falta de pruebas como porque uno de sus escoltas declaró haber sido el hombre que disparó contra el muerto.

A finales de 2013 Pedro Nel sobrevivió a un atentado en el que murieron cinco personas, entre ellas un bebé. Él quedó y su único hijo, edro Simón Rincón Salazar, de 23 años, quedaron heridos. Pedro Orejas se salvó pero su heredero murió dos meses después.

Pasados 15 días después del atentado contra su vida, mientras se encontraba recuperándose en su finca, la policía lo capturó en el marco de una investigación que se le adelantó en su contra por su presunta relación con grupos paramilitares de Boyacá y los Llanos Orientales.

La fiscalía lo acusó de concierto para delinquir, fabricación, tráfico, porte o tenencia de armas de fuego y fabricación, porte y tráfico de armas de uso restringido. Dentro de las pruebas en su contra está el hallazgo que en 2008 hicieron las autoridades en una finca de su propiedad ubicada en el municipio de Maripí, donde encontraron 10 tulas con armamento y material de intendencia, al parecer de los grupos paramilitares.

En diciembre de 2014 la Sala Penal del Tribunal Superior de Tunja condenó a ‘Pedro Orejas’ a 20 años de cárcel por el crimen de Miguel Pinilla, la decisión se basó en versiones de testigos presenciales del homicidio. Tras la apelación de Nel Rincón, en 2015 la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia ratificó la pena impuesta al esmeraldero, quien actualmente está privado de libertad en la cárcel de Picaleña, en Ibagué.