El “club de la pelea” de las cárceles de San Francisco

El “club de la pelea” de las cárceles de San Francisco

4 de marzo del 2016

Al no tener otra opción que pelear a puño limpio, los presos de las cárceles de San Francisco protagonizan violentos espectáculos para el entretenimiento de los guardias.

Si bien los reclusos tienen derecho a comida, ropa limpia y un tiempo de esparcimiento dentro de la prisión, los internos vivían bajo amenazas de tortura o cortes en su ración de comida si no peleaban entre ellos. Algunos guardias del reclusorio enfrentan hoy cargos de delitos graves por la organización y promoción de este club.

Lea también: Más de cien asesinatos y desaparecidos en cárcel Modelo de Bogotá

El FBI adelantó capturas y órdenes de arresto contra los funcionarios que organizaban estas peleas. Eugene A. Jones y Clifford T. Chiba, además del exfuncionario Scott R. Neu fueron arrestados. Las sentencias contra ellos pueden ser entre los 18 meses hasta los 10 años tras las rejas por dañar la reputación y la moral de la aplicación de la ley.

Jones aceptó cargos con el fin de que se le diera una reducción en su pena. Por otro lado, Neu afronta 10 años por hacer uso indebido de su poder, amenazas criminales y cargos menores de crueldad con los prisioneros, informó el LA Times.

Los cargos se basaron en una investigación realizada por el Grupo de Trabajo de la Corrupción Pública de San Francisco.

Las peleas se llevaban a cabo en el séptimo piso del palacio de justicia, pero poco después el problema salió a la luz pública luego de que los internos se unieran para hacer un alto a esta burla a la justicia, denunciando a las respectivas autoridades.

Por otro lado las autoridades planean revisar todas las cámaras de seguridad para dar con más responsables. Se investiga a algunos políticos y jueces externos a las cárceles que estarían invirtiendo grandes sumas de dinero para llamar la atención de otros políticos y funcionarios para participar en apuestas ligadas a estas peleas.

Según la denuncia del LA Times esta práctica era común en varias cárceles de la ciudad.