Pepe Mujica llama a Colombia ‘una contradicción con patas’

Pepe Mujica llama a Colombia ‘una contradicción con patas’

30 de octubre del 2016

José Alberto Mujica Cordano, Pepe Mujica, un hombre que a sus 81 años aún mueve cientos de personas, su discurso y personalidad lo han convertido en una voz en la que todos creen.

“Los que crean, recen por la paz de Colombia”, aseguró desde México, país al que asistió como invitado de honor a la Asamblea de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), allí habló del proceso que se vive actualmente en este hemisferio.

Lea También: “La guerra debe ser contra la pobreza, la miseria y la falta de enseñanza”: Mujica

‘Pepe’ compartió escenario con el presidente de México, Enrique Peña Nieto, que ha diferencia del exmandatario Uruguayo, entró al auditorio y no fue tan aplaudido. El hombre que duró 14 años en prisión y lideró un país por cinco años llegó en compañía de Gustavo Mohme, director del diario  ‘La República’.

Se presentó frente decenas de personas, entre periodistas, académicos, estudiantes y curiosos. Su intervención duró una hora. Mujica Cordano, el creador de los  Tupamaros recordó a muchos su trayectoria y grandes luchas.

Habló sobre política, narcotráfico, legalidad de la marihuana y cerró con la paz de Colombia. “Yo no soy liberal, voy más allá: soy un libertario”, aseguró el exmandatario, seguido por aplausos de los asistentes del evento.

Además: José Mujica reitera respaldo al proceso de paz

“La política no debería tomarse como una profesión. La política es una pasión creadora de compromiso con la suerte de la sociedad.  ¿La política debe ser puro desinterés? No. En ella hay bruto interés, pero interés de honor, de cariño, de respeto. Cuando te eligen para que los representes, uno tendría que pagar” indicó, reconociendo que “los partidos están enfermos (…) Y creo que hay muchas cosas que reformular en ellos para cuidar la democracia: las exigencias, las comisiones de control, la formación”.

Cuando sus palabras sobre la política iban finalizando, habló de los jóvenes y del mundo. “Los jóvenes no tienen la culpa. La culpa la tiene esta realidad que no enamora. Los jóvenes necesitan enamorarse. Este mundo no convence, no conmueve. Para la muestra, los debates de Trump con la señora Clinton (…) Los políticos no saben que los seres humanos necesitamos creer en algo. Somos animales utópicos”, concluyó.

alt Pepe Mujica

Llegó el momento de hablar de la paz de Colombia: Pepe Mujica

El expresidente uruguayo se ha caracterizado por su preocupación por la situación del país, por el proceso de paz que se ha venido realizando por más de cinco años con las Farc.

Es común escuchar en sus discursos nombrar a Colombia, siempre tiene un adjetivo para el país y una idea de futuro luego de que se pacten los acuerdos. En este caso fue muy enfático e hizo un recorrido por los más de 50 años que lleva Colombia en guerra, recordó momentos de lucha y personajes que marcaron la historia.

“Quisiera que todos tuviéramos una lectura profunda, histórica, de lo que pasa en Colombia. Es un fenómeno tan trágico que merece respeto, para aprender y para transmitir a las nuevas generaciones.

Lea también: Gobierno espera concluir acuerdo con las Farc antes de Navidad

El proceso colombiano es una gigantesca intolerancia en su origen, cuando el líder de un partido liberal, preocupado por la pobreza, se enfrenta a un grupo oligárquico y lo matan. Me estoy refiriendo a Jorge Eliécer Gaitán, año 48, y a todo lo que significó el ‘Bogotazo’.

Aquellos barros trajeron estos lodos, porque se siguió con la política de represión. ‘Marulanda’ no era otra cosa que un muchacho liberal, que disparó con otros por su vida, refugiándose en la geografía. Hicieron una especie de colonia en un lugar que se llamó Marquetalia. Los persiguieron hasta ahí y murieron varios. Ante esa derrota decidieron que no podían ser más un movimiento político y que había que construir un ejército. Ese es el origen de las Farc.

Le Puede Interesar: Mujica: “No somos tan idiotas como para no poder resolver este problema”

Desde luego, después vino la Guerra Fría y todo lo demás, pero aquella intolerancia provocó esto. Ahora bien, en cincuenta y pico de años de guerra ni la guerrilla llegó a la ciudad y al poder, ni las autoridades llegaron al fondo de la selva”. 

Pepe ha intentado buscar soluciones para los conflictos armados, en la intervención aseguró que existen dos caminos para erradicar este problema: un triunfo militar  o una negociación. En este caso, “negociar me pareció lo más racional. La guerra no puede ser un proyecto de país”, aseguró.

Para el líder uruguayo, “Colombia es una contradicción con patas y ninguna de esas contradicciones se puede enfrentar en guerra” agregando que “El hombre no ha salido de la prehistoria. Todavía gastamos dos millones de dólares por minuto en presupuesto militar en el mundo. Nunca se olviden de esta cifra. Si pudiéramos reducirla a la mitad, mire la plata que nos quedaría para enfrentar la pobreza, el problema del agua en África subsahariana, en fin” y finalizó diciendo: “Los que crean, recen por la paz de Colombia”.