Gracias a YouTube Daniel Samper ahora sí es famoso

14 de septiembre del 2016

Como está excomulgado tuvo que crear dos santos a quienes venera: Ómar Pérez y Sabina.

Gracias a YouTube Daniel Samper ahora sí es famoso

Por: MauricioCP88

Algunos críticos, que no son pocos, pero tampoco tantos, dicen que el periodista Daniel Samper Ospina, desde que inició su faceta de youtuber, hace un par de meses, solo sabe hacer el ridículo. No se equivocan. Pero para desgracia de dichos críticos, su sensata ridiculez le ha traído frutos que esperaba. Lo único que al parecer no logrará, por las nuevas políticas de monetización de YouTube, va a ser convertirse en millonario a costillas de la plataforma digital. Eso le tiene sin cuidado.

Lea aquí: Mandíbula, el feo más querido de la televisión colombiana, y su penosa enfermedad.

Daniel, el youtuber de 40 años (de 42), dice en sus videos que con ellos busca ser famoso, millonario y vender su “puto libro”, ‘El As bajo la manga’, una recopilación de columnas escritas en la revista Semana.

Hoy es más famoso que hace un par de meses, cuando a los ojos de muchos era solo un columnista sin un trabajo diario desde que renunció a la dirección de la revista SoHo.

Lea también: Youtubers, el espejo de una sociedad estúpida.

Ahora, desde que es Danny el youtuber, personas que no sabían quién es, que no se imaginan que escribe una exitosa columna de opinión semanal y que no sabrán que fue el director de la revista donde se empelotan mujeres, y a veces hombres, se le acercan para pedirle una selfie o un autógrafo. Con sus videos está logrando la fama que ni SoHo ni la columna le dieron. Y también su “puto libro”, que vio la luz hace más de un año, está volviendo a venderse.

Le puede interesar:La pataleta de un youtuber contra Daniel Samper.

Alt Periodista Daniel Samper Ospina

Fue precisamente la intención de vender más libros el punto de partida en su nueva faceta de youtuber. Todo comenzó el día en que Germán Garmendia, hoy colega suyo, colapsó con su presencia la Feria del Libro del Bogotá.

Garmendia, que llegó a la ciudad para promocionar su libro, creo caos en Corferias. Cientos de niñas, niños y otros géneros indeterminados de una misma generación, esperaron por horas para que el youtuber chileno les firmara el ejemplar que en ventas fue un éxito.

Los “intelectuales” se halaron las vestiduras y de diferentes formas criticaron a Garmendia, a sus seguidores, y todo lo que rodea la nueva forma de expresión que desde YouTube se está logrando. Ese es el formato que en la actualidad se está consumiendo y eso Samper Ospina ya lo sabía.

También: De prostituta y ‘youtuber’ a pastora cristiana.

El periodista Daniel Samper Ospina sí tiene un trabajo serio

Desde que dejó de ser la cabeza de SoHo pasó a ser el director de un proyecto de creación de contenidos digitales periodísticos y publicitarios que en sus inicios, y hasta hace poco, se llamó Productora Catapulta, hoy se llama Productora Semana. Su lista de clientes es amplia y las campañas que realiza son exitosas.

Daniel, desde la comodidad y sencillez de su oficina, que carece de escritorio y computador, le contó a KienyKe.com que al ver que Garmendia vendió más libros que él y que otros autores tradicionales, solo por el hecho de hacer estupideces en YouTube, en vez de hacer pucheros como los “intelectuales” ofendidos, tomó la burlesca decisión de parodiar a los youtubers para vender más libros. Lo logró. Mensualmente está vendiendo unos 300 ejemplares. Y cada vez que sale un nuevo video las cifras se mueven en su favor.

Alt Periodista Daniel Samper Ospina

Aunque fue fácil ser reconocido como periodista y conseguir trabajo a sus 18 años en El Tiempo, junto Alejandro Santos, como asistente (el que mandaban a la tienda por la merienda) de la unidad investigativa, por el hecho de ser un delfín*, como se autodenomina, crear un sello personal y ser respetado por ser él y no por el apellido que le cayó encima, fue una tarea de años.

*Delfín: Hijo del buen periodista Daniel Samper Pizano y sobrino del mal presidente Ernesto Samper.

“Las ediciones de SoHo no se agotaban porque su director era yo sino porque eran buenas”, dice Daniel cuando habla de cómo su condición de delfín le abrió las puertas y le otorgó un poco de reconocimiento, pero no lo llevaron a ser el Daniel Samper Ospina que hoy es.

Eso es verdad. Le dio una vuelta de 180 grados a la revista SoHo, llevándola a ser una de las publicaciones más vendidas del país. Sus columnas de sátira política, en la que le da duro a quien se le pega la gana, a todos, son de las más leídas y comentadas. Su productora tiene como clientes a grandes firmas y con su canal de YouTube, donde dice y hace estupideces, está logrando un éxito mediático que ni él mismo se esperaba y que lo ha llevado a pensar en más contenido.

Con sus columnas de opinión y ahora con su plataforma de YouTube levanta ampolla, hiere susceptibilidades, ofende a dirigentes y a la clase política (a la poca que entiende el mensaje o a la poquísima que sabe leer) pero esos enemigos que ha cosechado a lo largo de su carrera, aunque la mayoría son de extrema derecha, le tienen sin cuidado y no han generado temor en él.

“Escribo la columna con la única consciencia que me tiene que quedar muy bien, muy profesional. La escribo, la reescribo, la corrijo, la sopeso con responsabilidad. Ya después de publicada no soy consciente de lo que genere. En este trabajo uno tiene que escribir la columna y seguir derecho sin importar a quién se eche encima en cada una. Nunca las escribo midiendo las consecuencias, sino sería imposible.

“Nunca me han importado las reacciones que produzca mi trabajo. No me importa que me odien o que me quieran, que me abucheen o me aplaudan”, a Daniel solo le importa que el producto final lo deje satisfecho como autor, esto lo afirma, aclarando que aunque parece, no lo dice con modestia.

Alt Periodista Daniel Samper Ospina

De Daniel hay poco que decir, que ya no haya contado en otras entrevistas. Acaba de cumplir 42 años. Estudió literatura en la Javeriana y fue bachiller del Gimnasio Moderno, cuna académica de presidentes, periodistas, políticos, pero también de allí ha salido gente de bien, diría él. Fue buen estudiante hasta que álgebra se atravesó en su vida. Las matemáticas nunca le entraron y los boletines de notas lo evidenciaban. Las otras materias, las relacionadas con las ciencias sociales, entre las que estaban español, literatura e historia, fueron las que le rescataron el diploma.

Hincha furibundo del Independiente Santa Fe, un equipo de pocas estrellas que ha logrado para su orgullo personal un título en la Copa Sudamericana (2015) y que también para su orgullo, estos partidos fueron transmitidos por el canal internacional Fox Sport. Al parecer ver un partido de Santa Fe narrado por argentinos fue un sueño cumplido.

De su amor santafereño nació uno de los dos santos que en materia espiritual lo acompañan día y noche: el futbolista argentino Ómar Pérez. El otro sí es bueno: el cantautor, poeta y pintor español Joaquín Sabina, de quien Daniel también es fan número uno.

Daniel se encomienda a estos ídolos, que santificó por pasión y tal vez con algo de necesidad, ya que es excomulgado de la iglesia católica desde 2006 cuando apoyó como periodista la lucha que ganó en favor del aborto la abogada Mónica Roa, que fue excomulgada por liderar la despenalización de la práctica. Monseñor Pedro Rubiano amenazó con excomulgar a todo aquel que apoyara la legalidad del aborto y Samper fue uno de los que declaró estar en favor del tema y ser uno de los pocos excolmulgados oficiales del catolicismo. “Voy muy poco a misa y ya no comulgo por evitar las harinas”, dice antes de soltar una de sus tímidas carcajadas.

Otro de los gustos de Daniel son los clásicos tenis de tela Converse. No usa otro tipo de calzado; excepto cuando le toca, por extrema obligación, ponerse una corbata. Tiene tantos Converse que no sabe el número exacto, pero aduciendo a su mala memoria, herencia de su abuela que ha pasado de generación en degeneración, dice que son como unos 20 pares y que tiene algunos de colores tan exóticos que no usa pero que pronto servirán de vestuario en sus satíricos videos.

Alt Periodista Daniel Samper Ospina

Es padre de dos niñas: Guadalupe y Paloma. Su esposa se llama Claudia y a regañadientes las tres mujeres de la casa, sus verdaderos amores, han aparecido en algunos de sus videos de YouTube. Aunque al principio creyeron que su papá y esposo estaba loco por meterse de youtuber a su avanzada edad, tras confirmarlo, poco a poco, tal vez después de horas de explicaciones y perdones por las penas ajenas causadas, lo han apoyado al ver que ahora sí el hombre de la casa es famoso y al menos está vendiendo los putos libros que reposaban en atiborradas cajas de cartón.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO