El papa Francisco, mediador y ecologista

El papa Francisco, mediador y ecologista

23 de diciembre del 2015

El papa Francisco se convirtió en un tema habitual y de moda hasta en poblaciones o comunidades que han estado un poco alejadas, por convicción o resentimiento, de la Iglesia Católica.

Francisco, el primer pontífice latinoamericano, el primer jesuita en llegar a la casa de San Pedro, desde que fue elegido Papa se ha mostrado ante sus fieles como un hombre de carne y hueso que muestra evidente preocupación por los pobres, el planeta, los animales y la política mundial.

Lea también: Cuando el Papa declaró ‘guerra santa’ al actual sistema económico.

Su pontificado se ha caracterizado por la austeridad. Ha intentado sanear las arcas del Estado que preside y limpiar la iglesia de religiosos corruptos, tanto así que ha dicho que en su iglesia habrá espacio para los pecadores pero no para los corruptos. Este ha sido uno de los hechos que más problemas le ha traído al interior del Vaticano.

Lea también: Madre Teresa de Calcuta: “cualquier cosa menos santa”.

Kienyke.com, entre varios personajes locales y extranjeros, ha reconocido al Santo padre Jorge Mario Bergoglio, quien se hizo llamar Franciso en honor al santo Francisco de Asís, como el personaje del año 2015.

El Papa, a lo largo de este año que termina, ha sido reconocido como uno de los líderes mundiales que más ha trabajado por la paz mundial, el restablecimiento de las relaciones, el bienestar de los pobres, el respeto por el medio ambiente, entre otros temas de interés y relevancia para los habitantes del planeta.

Lea también: La secta sexual que avergüenza al Vaticano.

La agenda de Francisco estuvo bastante apretada en este 2015: viajó a 11 países de cuatro continentes.

Bergoglio es a la fecha un Papa con un alto perfil político. Su rol de mediador se reiteró con su arduo trabajo en el restablecimiento de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, que se habían fragmentado hacía más de 50 años.

Colombia y el proceso de paz que el Gobierno sostiene con la guerrilla de las FARC también sintieron un espaldarazo político y moral por parte del papa Francisco, quien le ratificó a algunos periodistas que él y la Santa Sede han hecho “todo lo posible” por ayudar al proceso de paz.

Presidente Juan Manuel Santos y El Papa Francisco

El papa desde La Habana dijo refiriéndose a los diálogos FARC-Gobierno: “No tenemos derecho a permitirnos otro fracaso más en este camino de paz”.

El Sumo Pontífice habla con fuerza de las problemáticas socio-políticas de los diferentes países del mundo. Para Francisco la hermandad y la cooperación entre los pueblos es muy importante y por eso su pontificado ha sido reconocido como uno de los más intermediadores, políticamente hablando.

La ONU también fue una plataforma desde donde el Sumo Pontífice, en un discurso históricamente diferente a los que los papas están acostumbrados a enunciar, abordó temas políticamente polémicos como las reglas de los organismos financieros internacionales, el narcotráfico, el cambio climático y las armas nucleares.

Uno de los temas que más preocupa al Santo Padre y en el que puso especial atención, al punto de redactar la encíclica Laudato Si, es el medio ambiente y la forma como el mundo trabaja en él.

Para el papa Francisco es necesaria una revolución ecológica. El Pontífice criticó que estamos viviendo en un sistema mundial carente de ética y que está siendo dominado por “poderes económicos”.

También dice el Papa que la poca importancia que los líderes del mundo le ponen al tema ambiental se ve representada en la poca participación de los países en las cumbres mundiales sobre el tema. Para Francisco, y lo denuncia en su encíclica, la política mundial está sometida a la tecnología y a las finanzas, dejando de lado la problemática ambiental que vive el planeta.

En Laudato Si el Papa invita a una “valiente revolución cultural” por el medio ambiente: un cambio radical en el comportamiento de la humanidad hacia un estilo de vida mucho más sobrio, solidario y menos consumista.

Para el pontífice “la crisis ecológica actual es una manifestación externa de la crisis ética, cultural y espiritual de la modernidad”.