“El posconflicto avanza a paso de tortuga”

“El posconflicto avanza a paso de tortuga”

7 de marzo del 2017

Por Edgar Artunduaga

-En su opinión, ¿cómo avanza el posconflicto?

La actual etapa por la que atraviesa el país en términos de paz y todo lo que ella implica esta caracterizada por un periodo de implementación de los acuerdos firmados en La Habana, los cuales son muy complejos y requieren de voluntad institucional que de paso a las reformas y cambios fundamentales.

Sin embargo, todos los colombianos hemos sido testigos del incumplimiento por parte del gobierno en el acondicionamiento y garantías mínimas en la Zonas Veredales de Transición, las cuales son claves para lograr la transición y reincorporación de las Farc, al mismo tiempo hemos visto como en el congreso de la república el “fast track” en lugar de tramitar lo ya acordado,  algunos congresistas se han encargado de poner talanqueras para  desfigurar lo acordado y de esta manera retrasar las medias legislativas que permitirán que se desarrolle la columna vertebral del Acuerdo Final.

“Así las cosas, considero que avanzamos a paso de tortuga, mientras que en los territorios se viene agudizando la desigualdad social, el descontento y la estrategia de terror con el asesinato de líderes sociales y políticos  por parte de grupos paramilitares”

De seguir como vamos, en cuánto tiempo se cierra felizmente todo el proceso con las Farc?

La verdad yo creo que nadie tiene claro cuánto tiempo, ya que el proceso de implementación es uno de los aspectos más complejos de cualquier acuerdo  de paz.

Alt_ Piedad Cordoba

-Aparentemente más sosegados, ¿qué reflexión tiene sobre lo logrado y los años de violencia que quedan atrás?

Considero que con el acuerdo final y lo que actualmente está sucediendo con el proceso de desarme de las Farc,  logramos como país reflexionar sobre las posibilidades de la construcción de la paz, nos pudimos dar cuenta de que era posible y  puede ser una realidad.

Creo que todos estos años de violencia quedan en el pasado como memoria y enseñanza de que las diferencias políticas, ideológicas, religiosas y demás las podemos resolver sin tener que utilizar las armas; respetando y reconociendo a los otros más allá de considerarlos amigos o enemigos

– ¿Qué pasará con los grupos disidentes?

Además de los grupos disidentes también hay que contar con que el fenómeno del paramilitarismo está más fortalecido que nunca y que si el Estado colombiano no toma medidas pacificas de enfrentarlos  será muy difícil construir la paz en nuestro país, ya que esto puede generar confrontaciones armadas en los territorios, lo cual pone en graves riesgos lo alcanzado con el proceso de paz entre el gobierno y la insurgencia de las Farc.

-¿Y qué con los paramilitares y quienes están asesinando lideres sociales?

Lo que está sucediendo con el asesinato de los lideres es muy grave, van más de 20 en lo que va corrido de este año y no es una cifra más, sino que constituye un genocidio que nos trae a la memoria lo que sucedió con la Unión Patriótica y si esto se vuelve a repetir creo que podría desatar una guerra más cruenta y peligrosa; no se puede hablar de implementación de un acuerdo de paz, mientras que estructuras paramilitares asesinan sistemáticamente a líderes campesinos, sociales y políticos.

Un mensaje negativo para el ELN

-Qué expectativas pueden tenerse sobre los acuerdos con el ELN?

Creo que lejos de parecer pesimista las expectativas dependen mucho de lo que actualmente está sucediendo con la implementación del acuerdo final y el incumplimiento del gobierno, lo cual envía un mensaje negativo para generar confianza.

-Qué tan distintos son los procesos y qué recomendaría para agilizar la paz total?

Los procesos son distintos porque el grupo insurgente es diferente. Sin embargo creo que la agenda definida por el ElN y el gobierno es complementaria del proceso con las FARC; por ejemplo la participación de la sociedad y el tema minero energético.

Creo que para que se dé la paz completa se requieren reformas y leyes para que, quienes siempre han sido postergados y excluidos sientan que si es posible la paz, pero esto depende de la voluntad política del Estado, quien es el mayor responsable de cumplir con lo que se pacte.

-¿Qué comparte y qué no de la reforma política que plantea el Ministro del Interior?

Aunque es necesario y urgente  que se de una reforma política, debido al momento actual de nuestro país,  creo que varias  propuestas del Ministerio del Interior no tienen cabida ya que están descontextualizadas. Por ejemplo que se quiera promover la participación de los jóvenes obligándolos a votar a los 16 años, cuando el principal problema de la falta de participación electoral, no solo de los jóvenes sino de mucha población colombiana, es que no creen en los partidos políticos y en la manera en cómo nos han gobernado.

Piedad cordoba

Además porque se está circunscribiendo  la participación política única y exclusivamente al tema electoral, cuando este aspecto abarca una serie de mínimos como la construcción de la ciudadanía que requiere cambios estructurales y que no depende de que los jóvenes a los 16 años acudan a las urnas.

Por otro lado me parece interesante el punto sobre la financiación por parte de Estado de las campañas políticas, ya que esto ayudaría a contrarrestar la corrupción y la malversación de dineros del estado en financiamiento de las mismas.

Listas cerradas o voto preferencial?  Financiación de los partidos….

La reforma de 2003 implantó la lista única como mecanismo para cohesionar a los partidos, eliminar la atomización, el caudillismo y vicios semejantes. Sin embargo, al permitir la opción del voto preferente, se mantuvo un aliciente para todos los males que se quiso sanar con la lista única. Es fundamental corregir ese error en esta ocasión.

Las listas cerradas y bloqueadas fortalecen la democracia, pues incentivan campañas políticas más centradas en las propuestas, en los programas de los particos políticos, que en los personajes.

La democracia colombiana requiere no sólo un incremento, sino una cualificación de la participación ciudadana. Esta medida debe ir a la par de una reglamentación por parte de la Registraduría  de las consultas internas que contemplen la participación paritaria de hombres y mujeres; listas cremalleras (50% mujeres y 50% hombres), que permita a los partidos tomar decisiones democráticas sobre la organización de las listas de candidatos.

Que los venezolanos resuelvan sus diferencias

-Cuál es su análisis sobre la situación en Venezuela?.

Considero que es necesario que los gobiernos latinoamericanos, defensores de derechos humanos y personalidades democráticas instemos al diálogo para que el vecino país pueda resolver sus asuntos internos en lugar de atizar odios que solo generan violencia y agudizan aún más los problemas económicos y políticos de Venezuela. Por este motivo, como colombiana, apuesto porque sean los mismos venezolanos capaces de dar respuestas pacíficas a sus asuntos internos.

El gobierno de Trump

-Cómo será el futuro de Estados Unidos y del mundo con Trump?

Creo que los proyectos políticos y económicos de su administración serán en detrimento de la soberanía de otros países y que continuará con el libreto injerencista en América Latina, so pretexto de la guerra contra las drogas y demás de vieja data.

También ha empezado a negar la entrada de musulmanes y otros migrantes de África, Medio Oriente, así como ha manifestado la intención de declararle la guerra a más de 11 millones de indocumentados.

Creo que con la llegada de Trump asistimos a tiempos donde el poder empresarial va a jugar un rol aún más decisivo, ahora les tocó el turno de gobernar a las corporaciones y prueba de esto es que su gabinete lo conforman personas como el director ejecutivo de Exxon Mobile, actual secretario de estado.

Su candidatura presidencial

¿Cuál su futuro político?

Mi futuro político no es otro que mi presente, continuar luchando por la construcción de un mejor país, en el que quepamos todos a pesar de nuestras diferencias ideológicas, religiosas, culturales y demás,  seguir aposentándole al reverdecer de nuestra diversidad como el mayor potencial de desarrollo para todos.

Mi futuro político será consecuente con lo que he sembrado: el amor por esta patria, la cosecha: será la paz  y la esperanza de que seremos mejores porque tenemos todo para serlo.

“Independientemente de las contiendas electorales venideras continuaré soñando y luchando por una Colombia mejor”. Piedad Córdoba

En consecuencia con esto la decisión de una candidatura presidencial será  una decisión acorde con los planes de unidad de los procesos democráticos y alternativos del país que seguramente tendrán como participantes a los militantes del partido de las Farc, ya que el panorama del 2018 será complejo en la medida en que son muchas las fuerzas de la derecha que quieren reversar lo que se avanzó en el proceso de paz y en esta medida se requiere unidad de todas las fuerzas que hemos luchado y creído en la paz.

La vida personal de Piedad Córdoba

¿Cómo es hoy su entorno familiar?

Mi actual entorno familiar está lleno de esperanza y amor, a diario lo construyo con mis hijos, nietos madre, hermanos y  amigos y en esa medida soy feliz porque estoy rodeada de personas maravillosas que todos los días me enseñan a seguir luchando y amando a este país

Sobre el poder: ¿Cómo lo concibe? ¿Para qué? ¿Qué haría de tener, por ejemplo, la Presidencia de Colombia?

Considero que el poder debe servir para transformar las condiciones de las mayorías de este país, pero también debe ayudar a entablar diálogos con  otras clases sociales porque en las manos de todos está la construcción de un país mejor, así concibo el poder, como nuevas oportunidades para transformarnos como individuos y como país

La muerte: ¿Hay un más allá?

El más allá, creo que es lo que queda de nosotros después de la muerte, es decir que todo lo que fuimos permanecerá  en el universo y en las personas y generaciones que sobrevendrán porque después de muertos lo que queda es nuestro legado e ideas

¿Cuál sería su testamento? El físico y el espiritual.  Recomendaciones a sus hijos.

Mi testamento lo expresaría no solo a mis hijos sino también a mis amigos y las futuras generaciones para que no desfallezcan en los proyectos de amor por este país, los alentaría con mi ejemplo de vida en pro de la defensa de los postergados que habitan la Colombia profunda, aquellos que siempre me han enseñado que no se vale rendirse y que si se vale soñar y pelear.

¿Cuál sería su epitafio?

Aquí yace una mujer valerosa que entrego su vida para que  en su país se pudiera soñar