Poesía infinita para amores sin tiempo

21 de octubre del 2019

El amor es un misterio, y por eso, quizás nunca podremos entenderlo del todo.

letras, German Tessarolo, vida, amor

Cortesía Maestro German Tessarolo

“Una relación de pareja auténtica comienza desnudando el alma, mostrando la luz y la oscuridad que habitan en cada uno. El peor de los pecados es no ser feliz”.

Viajero Interior: Un Camino Simple hacia la Serenidad Personal.

El amor es un misterio, y por eso, quizás nunca podremos entenderlo del todo. Es una fusión de sentimientos, emociones, experiencias íntimas y subjetivas. El amor representa lo mejor de cada uno en virtudes como la compasión, la bondad y el deseo de bienestar y felicidad para el ser amado. En otros casos, no tan afortunados, al exagerar este sentimiento y convertirlo desde nuestro ego en posesión y control, puede hacer emerger lo más negativo de cada persona.

Asimismo, es una expresión natural del instinto, el deseo sexual y la intimidad que puede escalar y evolucionar hacia el amor romántico, familiar, fraternal y espiritual, en donde su fuerza se manifiesta en la trascendencia del alma para conectarse con la energía creadora que mantiene unida a todas las cosas y al universo mismo.

El amor es algo que sucede, y, por lo tanto, es preferible no analizarlo. De modo que cuando te amas sanamente a ti mismo, el amor fluye y florece de manera auténtica sin tanto esfuerzo ni lucha. Cuando
experimentamos conflictos internos y desarmonías externas, es un indicador de que hemos perdido la sintonía y la sincronía con el amor, por lo cual es aconsejable, hacer un alto en el camino con el fin de valorar la importancia de esta emoción en nuestra vida y recuperar el sentido de vivir en amor.

Los prejuicios sociales y morales en algunos casos se perciben como pesadas cadenas que impiden el conocimiento de nuestra intimidad; la pasión, la sensualidad y el erotismo, son fuerzas regaladas por la naturaleza para el desarrollo pleno de la creatividad, pues todo lo que se haga sin pasión, no se mantiene en el tiempo y pierde su propósito esencial. Algunas personas se avergüenzan de sus deseos y sexualidad, y al reprimir estos impulsos, intentan contagiar a los demás de su frustración.

En el fondo, el sexo es una alquimia del cuerpo hacia el alma que sana y libera. De ahí la importancia de que el amor sea el medio y el fin transformativo para lograr ser feliz en pareja, pues: “sin honestidad el amor es inestable, sin cuidado el amor está perdido, sin respeto el amor es infeliz y sin confianza el amor es asfixiante. Si reprimes tus instintos, no llegarás al amor y tampoco experimentarás a Dios”. (Viajero Interior: Un Camino Simple hacia la Serenidad Personal).

Una historia de amor

Cortesía Maestro German Tessarolo

Desde muy pequeño he estado influenciado por la poesía, pues mi madre, Teresa, ha sido “una enamorada del amor”. Precisamente, viene a mi memoria cuando tenía apenas cinco años y ella me vestía de “hombre grande” con corbatín, saco de paño, zapatos de charol y el pelo “engominado”, para recitar poesías de Rafael Pombo, Antonio Machado, Pablo Neruda y José Asunción Silva, en el famoso Teatro Imperio de Chapinero.

El presentador del evento tenía que arrodillarse para acercarme el micrófono, y ante 600 personas, declamaba a media lengua al poeta español Antonio Machado:

“Señor, ya me arrancaste lo que yo más quería.

Oye, otra vez, Dios mío, mi corazón clamar.

Tu voluntad se hizo, Señor contra la mía.

Señor, ya estamos solos mi corazón y el mar.”

Mi madre se enamoró a los 13 años de Manuel José, un muchacho 3 años mayor que ella. Su noviazgo duró 5 años, y cuando él fue llamado a prestar servicio militar en la ciudad de Cali, para aminorar el dolor de la separación, le escribía dos cartas mensuales durante 18 meses.

Hoy, incluso después de enviudar hace muchos años de mi padre Armando Francisco, estas cartas continúan siendo uno de sus mayores tesoros, al punto de que hace un par de años, me pidió el favor (dentro de la confianza que ella y yo nos tenemos) que el día de su muerte pusiera en su cuerpo dichas cartas de amor para ser enterrada con ellas. (Antes de escribir esta historia, la leí en voz alta en presencia de mi hermana María Cristina, y “Terelinda”, aceptó con plenitud de conciencia su publicación).

Sé que mi padre y mi madre no se casaron enamorados. En ese entonces, esta unión fue consensuada como resultado de las circunstancias de cada uno. Con el tiempo, aprendieron a quererse y acompañarse, cumpliendo fielmente la misión “heroica” de criar a mis dos hermanos y a mí, sacarnos adelante como profesionales y ofrecernos en la medida de lo posible y a pesar de sus defectos humanos, el apoyo y la buena voluntad, al inculcarnos valores y principios que nos han ayudado a sortear con valentía y determinación las pruebas de la vida diaria.

Durante mucho tiempo, he estado enterado que inicialmente mi padre se enamoró de mi bella tía Olga, y al ser rechazado por ella, centró sus energías en conquistar y casarse con mi madre, quien, a su vez, había terminado la relación amorosa con Manuel José. De modo que ambos “necesitaban” un refugio para sobrellevar su frustración llamado: matrimonio.

Estoy seguro de que nada en la vida “ocurre porque sí”, y esta situación no impidió que mis padres, construyeran juntos un proyecto de vida. Ellos fueron superando los problemas y sublimando su amor, a través del fruto de sus tres hijos. Esa fue la realidad que vivieron y que a todos nos hizo madurar y aceptar sin secretos, cualquier antecedente para aprender a ser felices.

Armando Francisco y Manuel José, dos caras de la misma moneda llamada poesía, palabras que fueron y serán el puente entre el amor y el desamor, la esperanza y la desilusión, la luz y la oscuridad, fortificada además por las palabras de los sensibles poetas que siempre hemos leído. Recuerdo en este instante, aquellas palabras del escritor y poeta mexicano Octavio Paz (1914 – 1998), Premio Nobel de Literatura: “El poeta limpia de errores los libros sagrados y escribe inocencia ahí donde se leía pecado, libertad donde estaba escrito autoridad, instante donde se había grabado eternidad”.

Armando Martí junto al Maestro German Tessarolo durante su más reciente
exposición en el Centro Comercial Andino de Bogotá, llamada: “El universo
de lo imaginable”.

Como homenaje a los misteriosos caminos del amor, he querido compartir con ustedes algunas sencillas poesías libres, textos y versos de mi autoría, que después de ser leídos en la inigualable compañía de mi gran amigo y hermano del corazón, el Maestro y pintor italiano German Tessarolo, fui sorprendido por su deseo de proyectar la inspiración poética a través de estas hermosas e inéditas ilustraciones, que hoy acompañan este artículo y demuestran que la poesía es el lenguaje iluminado, para entender todos los matices de las emociones humanas y divinas.

La primavera

Cortesía Maestro German Tessarolo

1. Simplicidad:

El amor en esencia es simple
es sano y liberador.

Quien ama
no envejece, no duda.

Goza de este regalo
del cielo, que le devuelve la paz.

El miedo es lo contrario al amor
apaga el alma,
confunde la mente,
convoca al dolor,
y la ira
todo lo aniquila.

2. Independencia:

El amor libera,
no invita a la tristeza,
ni te hiere
con el miedo y la duda.

El amor sana
no te hace ver disminuido
o suplicante,
ni sentirte adolorido,
colérico y confuso.

El amor te independiza
de la mentira
la perfección …
y de cualquier esclavitud.

3. Sigues aquí:

Con tu sonrisa amplia
natural y perfecta.
Tus ojos grandes
y rasgados.

Sigues aquí
después de muchos años
abriéndome tu cuerpo,
los sueños y el alma.

Sigues aquí
para enseñarme
a descubrir,
que cada fracaso,
vacilación y duda
contigo se superan.

Cortesía Maestro German Tessarolo

4. Confesión:

Hoy necesito …
la luz de tu mirada
amarte
besarte de mil formas
y perderme en los aromas de tu piel.

Sentir que no estoy solo
y por un instante
dejar de estar perdido
en este mundo
insensible y gris.

Hoy necesito …
que lo sepas.

5. Contigo I:

Puedo compartir realidades
como, por ejemplo:
que el amor,
no necesita de ideales.

Que cada entrega es un riesgo
pero también una experiencia sanadora.
Que sé que te amo
cuando no tengo la intención
de lastimarte
y que no te necesito,
pues me tengo a mí mismo.

6. Contigo II:

Entendí a tu lado
que se puede vivir
con el alma descubierta
sin miedo a que me juzguen
por ser tan humano.

Que nadie obliga al amor
el amor llega y el amor se va.

Pues somos amantes
y también amigos.

Con el único fin
de entregarnos desde la libertad.

7. Tiempo:

El tiempo es un invento nuestro.
Nos da miedo su misterio
y lo clasificamos
en presente, pasado y futuro.

Pero eso no es lo importante.

Cuando amas y eres amado,
entiendes que la eternidad
es un pequeño instante juntos
en donde el tiempo
ya no existe.

8. Memorias:

Al caer la noche, algunas veces
me siento solo.

Invadido de emociones
sueltas y difusas
como la tristeza
y el miedo.

Cuando menos lo pienso,
al cerrar mis ojos
tu imagen aparece …

¿Será mi corazón
el que guarda
los recuerdos
que la mente olvida?

El verano

Cortesía Maestro German Tessarolo

1. Hacer el amor:

Nos ilumina.
Nos redime y sana.
Cualquier error o acusación
pasan a un segundo plano.

Abrazados y desnudos
comprendemos
lo que somos
y lo que seremos.

Y sin mentiras
todos los misterios
de nuestro mundo
se revelan.

¡Cuán felices somos
cuando hacemos el amor!

2. Más allá:

De tu piel y de tus besos,
de tu cuerpo
bañado en sudor,
de tus abrazos cálidos

Del fuego y el agua
de tus gemidos nuevos
y los mil aromas inéditos
que me ofreces

Y de tus felices lágrimas
por cada sentimiento
que hoy descubres

¿Qué otro mundo existe, amada mía?

Cortesía Maestro German Tessarolo

3. Fuego:

Se me quema la piel cuando estallas
y te desplomas
desnuda
sobre mi pecho.

Transparente como el agua
que me ofreces.

El amor te delata
cuando puedes volar
por encima de tu dolor
y gritar: ¡Te amo!

Hoy avivaste
tu fuego sagrado
para sanar mis heridas.

4. Nadie es igual:

Después de una
noche de amor
Y amanecer sin el amparo
de la ropa,
ni el inútil refugio del prejuicio.

Convertido
de forma milagrosa,

En un amante:
Que solo siente,
que nada entiende,
que nada espera,
y además (y esa es la clave),
al que nada le importa.

5. Defectos:

Amándonos sin prisa
ni disfraces
dejándote ir
a donde quieras.

Contemplando,
cómo se mueren nuestros egos,
y se unen por instantes
nuestras almas.

En cada beso,
en cada abrazo y en cada entrega
febril y apasionada

Nuestros defectos
no parecen
ser tan graves.

6. Amantes:

El auténtico amante no obliga,
controla o manipula.
Quien hace esto no ama.
Sólo tiene miedo a ser abandonado

El amor es algo que ocurre
y nace de forma natural.

Los verdaderos amantes,
no temen entregarse a su pasión,
ni tampoco necesitan luchar
ni comprometerse para ser felices.

El otoño

Cortesía Maestro German Tessarolo

1. Me merezco tus mentiras:

Cuando intentas
mostrarte tal y como eres, pero mi miedo
prefiere disfrazarte.

Cuando imagino
demonios
en lugar de
unicornios.
Y te juzgo y exagero tus defectos,
para ocultar los míos.
Y desde este dolor
que no resuelvo,

Termino ofreciéndote la guerra
en vez de los abrazos
que me pides.

Por no saber confiar
ni comprenderte
por asfixiarte con mis celos
y ocultar mi resentimiento

Culpándote por todo
Y por nada…

Por eso y más
me merezco
tus mentiras.

2. Es natural:

Mirarte, desearte, acariciarte, olerte,
besarte, abrazarte
y enamorarnos.

Es natural
acostumbrarnos
el uno al otro,
y cansados, despedirnos
para buscar otras opciones.

Es natural,
extrañarnos y perdonarnos.
Pero nunca,
volver a ser
“nosotros”.

3. El pasado:

Su mirada
tenía en esta madrugada,
un brillo diferente.

Cerrando sus ojos,
ella recordaba aquella noche
vivida en otros brazos.

Y a través de su cuerpo
y su corazón todavía agitado,
hoy su alma le confirmaba,
que un nuevo amor,
la devolvía a la vida.

Cortesía Maestro German Tessarolo

4. Parejas solas:

Despertar y darte cuenta
que dormiste con ella
y te sientes más solo.

Con las heridas del alma
más abiertas,
por las tristezas de los abrazos
y los besos que agonizan.

Confundido e iracundo
por decir “Sí”
cuando en realidad querías decir “No”,
sintiendo esta diaria agonía
al comprobar que el “Nosotros”
no existe,
pero el miedo a estar solos
nos convierte en esclavos.

5. Olvidarte:

Para olvidarte
imaginaba que no estabas,
y que mi corazón
te abría la puerta
para liberarte
de todas las promesas
que me hiciste.

Cuando una mañana
cualquiera
desperté y ya no estabas a mi lado.

Imaginaba entonces que algún día
volveríamos a estar juntos como antes.
Hoy tu recuerdo
(paradojas de la vida),
es lo único que me mantiene vivo.

6. Ahora lo comprendo:

Si yo, te pido
que cambies
tu esencia,
es que en realidad
no he encontrado la mía.

Cuando te escucho decir:
“No sé si me amas”,
entonces eres tú
la que “no sabes que me amas”

Y que si hoy
no estás a mi lado

Es porque ya
no queremos estar juntos.

7. Invierno:

La tormenta comienza,
ya no podemos
refugiarnos más.

Algo nos dice
que, con la verdad, o sin ella
el fin está cerca.
Vestidos de viento
nuestros niños interiores se abandonan de nuevo.

Y ahora caeré,
agotado y sin lágrimas,
y dormiré sobre este nuevo hielo.

Renacimiento

Cortesía Maestro German Tessarolo

1. Desapego:

Todo en la vida pasa
nada es permanente.

Todo cambia
los pensamientos
las emociones
la luz y la oscuridad.

Nuestro cuerpo nos avisa
que está envejeciendo.

Nuestro corazón nos dice
cuando el amor se acaba.

Las creencias y las dudas,
también pasan.

2. Compañera:

Yo vivo por mí,
no para ti …

Me interesa este momento
pleno
a tu lado
jugando, riendo, amando. Sin miedo y soltando.
Sin competir ni dominarte
vivir en paz,
sin exagerar ninguna expectativa.

No sería feliz
si dejo de ser yo
para convertirme en ti.

3. No me importa:

De ti
no me importa
ni tu pasado, ni tu futuro.

Tampoco
los errores o los aciertos
que tuviste en la vida,
tus traumas y dolores.

Muchos menos
todos los hombres
que amaste
y todos aquellos que dejaste.

Lo que me importa,
en realidad,
es que hoy,
no dejes de abrazar tu cuerpo
junto al mío.

Cortesía Maestro German Tessarolo

4. Regresa:

No soy responsable
de tu felicidad
ni tú lo eres de la mía.

Puedes dejarme
y vivir las experiencias
que tu corazón quiera.

Juntos vivimos
todas las pasiones
y todos los dolores
que hoy,
llevamos tatuados
en la piel.

Por eso amor,
¡Regresa cuando quieras!

5. A nuestros hijos:

Deja que ellos
se equivoquen y
se responsabilicen
de sus acciones,
y además (esto es lo más importante)
celébrales sus triunfos.

La perfección
es un camino doloroso
y difícil para el ser humano.

Por eso procuremos
respetar su voluntad personal …
para elegir quién ser y qué hacer
desde el mandato
de su libre corazón.

6. Sólo por hoy:

Sólo por hoy,
pasa otra noche
y renace un nuevo día
estoy despierto
y complacido con la vida.

Con la mente tranquila
y el alma en paz
me doy cuenta,

de que así tenga salud, dinero,
talento y fama:
¡Sin Dios no soy nada y con Dios lo puedo todo!

7. Esencial:

Aparentemente frágil,
pero esencialmente
eterno.

Poderoso en su interior
y conectado
al espíritu de Dios.
Así es la grandeza
del ser humano.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO