La razón por la que los chimpancés aman las cosquillas

La razón por la que los chimpancés aman las cosquillas

29 de mayo del 2017

Uno de los temas más profundos y amplios de la ciencia es el de estudiar por qué los chimpancés disfrutan de las cosquillas. En una investigación publicada en ‘ BBC mundo ‘, se hace mención a lo que dice Robert Provine, neurólogo investigador de la Universidad de Maryland, en Estados Unidos, quien manifiesta que tener a las cosquillas como principal foco de análisis es importante, ya que estas “implican todo, desde las defensas del organismo y el programa neuronal para el juego, hasta la generación del sentido de uno mismo y los otros”.

Los humanos se separaron de los grandes simios apróximadamente entre los 10 o 16 millones de años. Y si bien las personas son una especie que disfruta y ríe cuando alguien les pasa una pluma por las plantas de los pies o en las axilas, no son los únicos que sueltan carcajadas con las cosquillas. Los simios, los elefantes, e incluso las ratas también ríen con el hormigueo que sienten en sus cuerpos. Por lo tanto, si las cosquillas, y la risa, estuvieron presentes en los ancestros comunes de los humanos y los roedores, esto situaría sus orígenes en unos 80 millones de años.

“Los elefantes parecen hacerse cosquillas entre ellos”, afirma Provine, citando el testimonio del experto keniano en elefantes Joyce Poole.

pero … ¿Por qué los chimpancés disfrutan de las cosquillas?

¿Por qué los chimpancés disfrutan de las cosquillas?

Para empezar, es necesario aclarar si esta especie de primates tiene la facultad de reír, y según diversas investigaciones, y en concordancia a como sucede con los perros, la risa en los chimpancés está relacionada al juego y al jadeo que produce el cansancio del mismo. “Diría que, igual que los chimpancés, la risa en los humanos es la respiración trabajosa durante un juego”, añadió Provine. “El ‘jaja’ de la risa es lo que yo llamo la ritualización del sonido de una respiración trabajada derivada del juego. Si haces cosquillas a un chimpancé, la risa es un sonido de jadeo”, continuó el investigador.

Por otra parte, para que un simio encuentre que algo es divertido, tiene que estar jugando activamente con sus semejantes.”Un simio no vería a otros simios jugando o haciendo algo divertido y se reiría”, dice Davila-Ross, psicóloga de la Universidad de Portsmouth, en Reino Unido, experta en Vocalizaciones ancestrales y que ya ha trabajado con chimpancés. “Ellos no producen vocalizaciones sin un contexto conductual (…) Es una forma que tiene el chimpancé para indicar ‘esto es juego, no te estoy atacando'”,concluyó.

Sin embargo, al tener en cuenta que son animales sociales, “las cosquillas asociadas con la risa pueden ser consideradas como un comportamiento social, más que como un reflejo”, escribió el dermatólogo Samuel T. Selden en una publicación en 2004. Para los animales sociales, como los primates, las cosquillas son una forma fantástica de reforzar las amistades de forma controlada.