Notre Drame: la tragedia que enluta a la historia y el arte

Foto: Anadolu

Notre Drame: la tragedia que enluta a la historia y el arte

15 de abril del 2019

Creyentes y no creyentes, entre lágrimas, lamentaron la pérdida de la famosa catedral de Notre Dame, un triste hecho que el presidente de Francia, Emmanuel Macron, tituló como el “sentimiento de toda una Nación”.

Pasadas las cinco de la tarde (hora Francia) la emblemática iglesia, sin aún conocerse el porqué, empezó a arder. Gran parte de la famosa catedral de Notre Dame, uno de los edificios más históricos del mundo, se consumió entre llamas.

El incendio iluminó el cielo parisino por más de cuatro horas. Lo primero en caerse fue la aguja; la parte más alta de la iglesia y, poco a poco, los restos de la atalaya quedaron convertidos en ceniza. A pesar de los esfuerzos de los más de 400 bomberos, las llamas no cesaron y seguían consumiendo la estructura, que se destruía lentamente en medio del humo.

Muchos calificaron la conflagración como “toda una tragedia”. Los presidentes del mundo se pronunciaron y, con desesperación, pidieron a las autoridades pronta reacción para que se pudiera rescatar el histórico estandarte. Pero pasaron las horas y solo quedaron a la vista los andamios que estaban siendo usados para restaurar el voluminoso templo.

Casi mil años siendo testigo de la historia

Notre Dame significa “Nuestra Señora”, la construcción fue dedicada a la Virgen María. Se comenzó a construir en un periodo de prosperidad, entre 1163 y 1345, siendo uno de los primeros íconos de la arquitectura gótica en Europa.

Es considerada así por su característica altura y vitrales de figuras religiosas que ostenta. Cada espacio del templo tiene una singular rigurosidad en detalles. Sus pinturas y esculturas reflejan expresiones realistas y expresivas, casi a la perfección, hechas por las manos de grandes maestros de la arquitectura y el arte.

Ha sido modificada más de un par de veces y ha presenciado grandes momentos de la historia. Fue alterada durante el reinado de Luis XIV: se cambiaron sepulcros y vitrales para instaurar elementos al estilo Barroco. En medio de la Revolución Francesa sufrió varias agresiones, algunos elementos fueron destruidos y otros robados en medio de la revuelta.

“Nuestra Señora” también es conocida por ser un escenario especial y significativo para figuras importantes. Fue allí donde Napoleón Bonaparte se coronó como emperador de Francia en 1804, donde ocurrió la beatificación de Juana de Arco y la coronación de Enrique VI de Inglaterra.

Varios años después se inició una gran restauración del templo y se instalaron elementos importantes que inspiraron a grandes autores de la literatura como el famoso Victor Hugo, quien vio en las gárgolas, ubicadas en la parte superior de la catedral, un motivo para escribir una trágica historia.

Una pérdida incalculable

Aunque solo se quemó una parte de la edificación y se pudo rescatar varias de las obras de arte más preciadas, fue una situación “terrible” que generó consternación y tristeza entre las personas que presenciaron el incendio. Fabián Sanabria, antropólogo y doctor en Sociología de la Universidad de La Sorbona de París, le dijo a KienyKe.com que “este incendio fue toda una tragedia” debido a que Notre Dame es parte fundamental de la identidad de los franceses, “es patrimonio de la comunidad francesa y en ella se refleja toda su historia”.

Para él, los daños causados en la catedral “son una pérdida incalculable” de la historia. Una pérdida de un escenario que representa más allá de la cristiandad y el catolicismo. “Es un emblema para el género humano, es muy doloroso lo que ha ocurrido”, mencionó.

“Realmente es un luto para la humanidad. Es una pérdida arquitectónica increíble”, manifestó.

Pasadas siete horas las llamas fueron sofocadas pero el daño histórico quedó hecho. Ahora las investigaciones determinarán qué fue lo que pasó allí y a cuanto ascienden las pérdidas materiales. Francia y el mundo que ama la historia y el arte están dolidos.