A un año de la ruptura de James y Daniela Ospina

27 de julio del 2018

El 27 de febrero anotó un gol desde fuera del área que le dio la victoria a Banfield contra Rosario Central. El tanto lo convirtió en el extranjero más joven en anotar un gol en Argentina.  Durante esa dura época de entrenamientos, victorias y derrotas, James Rodríguez llegó a casa. Por su cabeza pasaba el […]

separación james daniela salome 1 año

El 27 de febrero anotó un gol desde fuera del área que le dio la victoria a Banfield contra Rosario Central. El tanto lo convirtió en el extranjero más joven en anotar un gol en Argentina.

Durante esa dura época de entrenamientos, victorias y derrotas, James Rodríguez llegó a casa. Por su cabeza pasaba el nombre de una chica a la que nunca había visto en su vida: Daniela Ospina.

A pesar de hablar horas y horas por Messenger, gracias a que los presentó un amiga de él, sentía algo en su cuerpo. No eran mariposas en el estómago. Era amor. Su primer amor.

Día y noche imaginaba su rostro, sus ojos, su cabello y pasó horas pensando en cómo sería el primer acercamiento en persona. Hasta que el momento llegó. Y ese mismo día, una sonrisa se dibujó en su rostro. Iba de extremo a extremo.

Daniela, que en ese entonces tenía tan solo 16 años y hacía parte de la Selección Nacional de Voleibol de Colombia, viajó hasta Argentina para un partido y representar al país. Era la oportunidad perfecta para conocer al chico que la hacía sonrojar a través de una pantalla. ¿Cómo serían sus manos? ¿Cuál sería el olor que impregnaba su cuerpo? Pronto lo descubriría.

Luego de hablar casi todos los días por chat, por fin se conocieron y a primera vista James supo que la extraña sensación que lo inundaba era bien correspondida. Una vez uno en frente del otro, una mirada sellaría un amor de ocho años que dio luz a una pequeña de rostro angelical: Salomé Rodríguez Ospina.

Pasaron los días y el amor seguía intacto como la primera vez. Dos años después el Porto anunció al cucuteño dentro de la nómina oficial del equipo. Fue justo en ese momento cuando le dijo a Daniela que subieran juntos al avión. Ella accedió y siguió lo que su corazón le dictó. Sin saber lo que venía por delante.

Cuando Daniela cumplió 18 años, y James con un año más de vida que ella, el 24 de diciembre de 2010 un bello anillo adornó el dedo anular de la mano derecha de la mujer a la que en ese entonces llamó, con orgullo, su esposa.

Tres años después, el 29 de mayo de 2013, llegó Salomé, a quien James la describe como “una bendición de Dios”.

Donde esta Dios , siempre hay esperanza . ????????????❤️ #saloesmundial

A post shared by Dani ????Salomé (@daniela_ospina5) on

La felicidad de ser fichado por el Mónaco de Francia y el Real Madrid de España se vio opacada años después por una sensación que lo hizo sentir vacío. Se dio cuenta que el bienaventurado romance tenía fecha de caducidad.

El 27 de julio a las 6:30 a.m. se conoció que luego de seis años y medio de matrimonio las cosas ya no eran como antes. El amor persistía pero la visión profesional y de vida fueron diferentes. Ya no eran compatibles. Sus sueños no tenían el mismo rumbo y los más 8.000 kilómetros que separan a Medellín de Madrid pesaban cada vez más.

Hoy se cumplen 365 días de una ruptura unida por una fantasía de rumores que suspiran verlos una vez más como una familia y los infundios de quienes los ven con desagrado.

Contigo ❤️ @jamesrodriguez10

A post shared by Dani ????Salomé (@daniela_ospina5) on

El golpe fue duro, pero con la noticia vino el anuncio de la llegada de James Rodríguez al Bayern Múnich. En la ciudad de los bávaros James tuvo que buscar un apartamento de soltero. Ya no se veía en la necesidad de tener un espacio amplio para Daniela y Salomé. El idioma fue otra de sus numerosas dificultades a pesar de la buena relación que tiene con sus compañeros de equipo. Tenia que cambiar de vida.

Daniela también se enfrentó a varios golpes. El 8 de febrero de 2018 la emprendedora se vio involucrada en un escándalo judicial que apuntó a que su empresa de ropa deportiva estaba manchada con dinero de la mafia y señalaban a ‘La Oficina’ de Medellín como principal proveedor de ingresos.

En ese entonces, Abelardo de la Espriella tenía el poder de limpiar el buen nombre de la madre de Salomé.

Ambos fueron tildados de tener un nuevo amor. A James lo involucraron en un romance con la modelo rusa Helga Lovekaty debido a los comentarios que hacía en las publicaciones del futbolista.

Un reconocido odontólogo, cercano a Daniela, fue visto por varios paparazzi muy cerca de la empresaria antioqueña. Hasta el punto de calificarlo como el nuevo novio oficial.

La madre de James habló en octubre de 2017 para diferentes medios en los que destacó que no había ninguna otra mujer que se haya interpuesto entre la relación de su hijo y Daniela. Los rumores con la modelo rusa eran falsos. Pero la realidad del fin de la relación seguía afectando a sus seguidores.

Pasaban los meses y el desempeño del futbolista era cada vez mejor, los frescos y nuevos aires alemanes parecían haberle cambiado la mentalidad a James. Daniela iba mejor que nunca con su empresa y asistía a varios encuentros internacionales de moda e incluso viajaba a Londres para ver a su hermano, David Ospina, jugar con el Arsenal.

Para finales de 2017 James llegó a Santa Marta para pasar las festividades con sus más allegados. Allí, en esa residencia samaria en la que se hospedó estaba su madre, su hermana y, por supuesto, Salomé.

Se cree que ambos pasaron las fiestas de fin de año juntos, a pesar de la similitud en sus publicaciones en Instagram, no se pudo comprobar nada.

Los rumores de una reconciliación sonaron con fuerza y más cuando se vio que en el marco de la Copa Mundial de la Fifa, James besó a Daniela en la boca. O eso parecía según el video que se difundió por redes sociales.

En este punto de la historia se dice que nunca terminaron, que todo parece haber sido una estrategia de mercadeo para promover la empresa de Daniela. Otras personas dicen que el tiempo separados funcionó para que el amor renaciera. Sin embargo, solo resta que el tiempo dé razón si los protagonistas de esta historia estarán destinados a despertar juntos bajo el mismo techo una vez más… y para siempre.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO