“¿Por qué supe que a Colmenares lo habían asesinado?”. Habla el forense

7 de marzo del 2012

Por primera vez habla el médico que exhumó el cadáver un año después de haber sido enterrado. Encontró las claves que tienen a Laura Moreno y a Jessy Quintero enredadas.

“¿Por qué supe que a Colmenares lo habían asesinado?”. Habla el forense

El médico forense Máximo Alberto Duque, ex director del Instituto Nacional de Medicina Legal por cuatro años (2004-07), descubrió –contratado por la Fiscalía– que a Luis Andrés Colmenares lo asesinaron. A su cargo estuvo la exhumación del cadáver (un año después de sepultado) ante un supuesto suicidio.

Duque considera que la autopsia realizada inicialmente estableció una serie de lesiones y alteraciones, pero no todas las que presentaba el cuerpo.

“Cuando al año más tarde se vuelve a revisar el cuerpo, obviamente el proceso de descomposición era avanzado y mucha de la información se puede haber perdido. Sin embargo, contábamos con la autopsia inicial y después tratamos de completar el rompecabezas revisando el cadáver dos veces. Primero cuando estaba fresco, luego se encuentran por ejemplo los tejidos óseos que estaban bien preservados, todavía había buena parte de tejido blando, de manera que todavía había información…”.

¿Cuál es la diferencia entre la autopsia inicial y lo que usted encontró un año después?

La información que se obtiene es complementaria. Entre los dos dictámenes hay más información.

¿Qué dice el informe inicial de Medicina Legal y qué descubrió usted en el cadáver?

Inicialmente se vieron unas lesiones, faltaron algunas por observarse, por describirse, que luego fueron detalladas. Ahí ya se completa el análisis mucho más integral de todo el cadáver.

¿Cómo así que faltaron unas pruebas por describir? ¿No se hizo un informe completo en la autopsia inicial?

Faltaron por ser observadas algunas lesiones. En efecto, en la primera autopsia no se vieron algunas fracturas y luego sí se pudieron observar.

¿No se vieron o se ocultaron?

No creo que se hayan ocultado. Simplemente la disección fue limitada, faltó más análisis del cuerpo, no creo que hayan sido ocultadas, pero eso ya será materia de otra investigación.

¿Cuál es la rutina sobre los cadáveres que llegan a Medicina Legal?

Todos los días en el Instituto de Medicina Legal amanece un determinado número de cuerpos para ser autopsiados. Durante el día los médicos van evacuando y durante la noche siguen llegando. Hay servicio de 24 horas para recibirlos y entregarlos. Todas las mañanas el grupo de médicos de patología se reparten los casos y se hace el proceso de autopsia.

Laura Moreno asegura que Luis Colmenares se lanzó al caño del parque El Virrey. 

¿Por qué admitieron en principio que era un suicidio?

El médico que hace la autopsia tiene la responsabilidad de hacer un buen estudio y cuando puede, cuando tiene esa información –y eso normalmente es una excepción– indica la manera de muerte.

En el caso de Colmenares, hecha la autopsia inmediatamente se define que es un suicidio.

No. En ese caso, hasta la información que yo he conocido, la médica fue muy neutral e indicó que la manera de muerte quedaba para ser determinada por parte de la autoridad.

En este caso, la médica que atendió el caso hizo un trabajo rutinario pero no suficiente…

Yo creo que faltaron muchas cosas. Eso es cierto. Creo que omitieron muchos detalles, varias cosas, que fueron importantes más adelante.

¿En qué momento el suicidio se convierte en asesinato?

La familia como víctima estaba detrás del caso, en términos coloquiales. La familia quería saber qué había ocurrido.

¿A usted ya no le cabe duda de que estamos frente a un homicidio?

Creo que no es mi función determinarlo. Yo hice un trabajo muy puntual que hace parte de un rompecabezas. La Fiscalía tiene que desarrollar todo el juicio, presentar las pruebas de una manera coherente. No conozco todo el proceso, hay mucha información que es aún reservada incluso para mí.

Las heridas en el cuerpo de Luis Colmenares revelan que fue golpeado y agredido con violencia.   

¿En qué consistió su trabajo?

El trabajo fue básicamente exhumar el cadáver, volver a analizarlo, revisarlo y estudiar las lesiones que hubieran faltado y hallar más datos importantes para la investigación.

Mi opinión profesional es que el caso no es un suicidio.

¿Usted descarta la muerte accidental?

Lo que yo veo en el cuerpo es que no se puede rotular como suicidio únicamente.

¿Por tantos golpes, tantas heridas, tantas cosas que usted descubrió en el cuerpo?

Exactamente. Es que además el suicidio no es un hecho aislado, sino que tiene unos antecedentes.

¿La autopsia quedó incompleta?

Sin duda faltaron algunos datos, más detalles que eran importantes. En Estados Unidos dicen que el demonio está en pequeños detalles. Ahí es donde faltó más minucia.

Usted encontró las fracturas y las agresiones que no se habían visto inicialmente por parte de Medicina Legal. ¿Digo bien?

Usted tiene más datos que yo.

Exhumó usted al muerto.

Así es.

¿Se hizo menos de la mitad de lo que inicialmente ha debido hacerse en la autopsia?

Soy malo para las matemáticas. No sé cuánto se habrá hecho y cuánto faltó.

Lo que sí sabe es que faltó, que no se hizo completa.

Sí. Faltaron más datos.

¿Se trató el cadáver muy rápidamente?

No tengo la idea de cuánto tiempo estuvo bajo la custodia de Medicina Legal. Probablemente pudo haber estado unas horas, no sé cuánto tiempo.

¿Usted cree que a Luis Andrés Colmenares lo mataron a botellazos, que a los agresores se les fue la mano, como dice el doctor Lombana?

No lo sé. Yo creo que hay muchas piezas que vamos a ver ensambladas en el juicio y ahí es cuando podrá toda la comunidad conocer más datos sobre cómo ocurrieron las cosas.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO