El día en que la ONU dividió a Palestina

29 de noviembre del 2019

Un día como hoy hace 72 años Israel se volvió Estado y Palestina perdió el suyo.

Palestina, Israel, guerra, partición

A mediados del siglo pasado una disputa entre los judíos y árabes de Palestina se intensificó tras una decisión de las Naciones Unidas que siguen teniendo efecto en la actualidad.

La tragedia de los campos de concentración y del holocausto nazi que cobró la vida de millones de judíos, es uno de los cuadros más dolorosos de la humanidad. Precisamente cuando acabó la II Guerra Mundial, varios estados del mundo decidieron crear una organización que mantuviera la paz y la seguridad de sus miembros.

Con eso escrito la Organización de Naciones Unidas se creó el 24 de octubre de 1945. Dos años después se estrenaría con una decisión que le daba un “hogar” a los judíos en un territorio que históricamente ha sido disputado por dos líneas religiosas, el islam de los árabes y el judaísmo.

En la entonces tierra de palestina estaba la cuna de esas religiones más el cristianismo, exactamente en Jerusalen. Los judíos que siempre han estado presentes en esa ciudad decidieron llegar allí masivamente huyendo de los nazis.

Cuando el exterminio se detuvo, miembros de la ONU decidieron ayudar a la población judía entregándole una parte del territorio que reclamaban en Palestina.

La partición de Palestina

El 29 de noviembre de 1947 miembros de la ONU votaron el “plan de partición” y adoptó la Resolución 181 con 33 votos a favor y 13 en contra (con 10 abstenciones) y dividió el territorio en dos Estados, uno árabe y otro judío, divididos en tres respectivas porciones apenas unidas.

El proyecto atribuyó a los árabes el 46% del territorio (11.500 km²) y a los judíos el 54% (14.100 km², de los cuales 11.750 km² correspondían al desierto del Néguev).

Por supuesto la decisión no fue bien recibida por el pueblo palestino que perdió gran parte de su nación en una decisión sin acuerdos, y la guerra por el control del territorio entre judíos y árabes estalló.

Jerusalén como corpus separatum lo que significa que está bajo un régimen internacional debido a su importancia religiosa.

El 15 de mayo de 1948 los ejércitos de Egipto, Transjordania, Siria, Líbano e Irak cruzaron las fronteras y comenzaron la invasión del recién Estado de Israel. La primera guerra árabe-israelí había comenzado.

Una guerra que terminó ganando Israel y que a través de los años ha ocupado más territorio. Hoy tiene el control territorial del 85 % de esa región.

La ONU en 1975 se estableció el Comité para el Ejercicio de los Derechos Inalienables del Pueblo Palestino, con el mandato de asesorar a la Asamblea sobre los programas destinados al ejercicio de los derechos inalienables del pueblo palestino, incluidos el de la libre determinación sin injerencia externa, el de la independencia y la soberanía nacionales, y el de regresar a sus hogares y propiedades, de los cuales fueron desalojados.

El mandato del Comité es también “ofrecer su cooperación y apoyo a las organizaciones palestinas y otras organizaciones de la sociedad civil”. En consonancia con este mandato, a lo largo de los años se ha creado una red de más de 1000 organizaciones de la sociedad civil de todas las regiones del mundo que desarrollan actividades sobre la cuestión de Palestina.

Pero como la historia tiene sus dos versiones, los judíos resaltan la resolución de la ONU para que fueran un Estado.

La relevancia de la Resolución 181

  • La Resolución 181 fue un reconocimiento por parte de la comunidad internacional, de que el pueblo judío merece su propio Estado, un Estado judio, en su hogar histórico.
  • La resolución decidió el establecimiento de dos Estados para dos pueblos – uno judío y otro árabe – entre el mar Mediterráneo y el río Jordán, cada uno respondiendo a las aspiraciones nacionales de sus respectivas poblaciones. Este concepto se mantiene vigente como la posición de Israel con respecto a las negociaciones de paz.
  • Los árabes del territorio del Mandato Británico se negaron a aceptar un Estado y esa negativa demostró que no estaban interesados en establecer su propio Estado si eso significaba admitir la existencia de un Estado judío al lado. La oposición a reconocer el derecho a la existencia de un Estado judío en el Medio Oriente está en el corazón del conflicto.
Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO