China celebra la llegada del año del perro

China celebra la llegada del año del perro

16 de febrero del 2018

Este año triunfará el amor y la fidelidad. Este año, según lo chinos y su calendario, dichos conceptos  dominarán la fase lunar de su cultura. 2017 estuvo regido por el inteligente, el héroe, el excéntrico; fue el año del gallo que hoy le da paso al fiel perro.

En medio de su cultura milenaria empieza el año 4216 para el país asiático. Este calendario se rige por las fases lunares, a diferencia del occidental, que es solar. Por eso el nuevo año es celebrado durante la primera luna nueva después de doce meses o 365 días, que es lo que dura el planeta en dar una vuelta alrededor del sol.

Los perros son los nacidos en los años 1910, 1922, 1934, 1946, 1958, 1970, 1982, 1994, 2006.

Hoy se terminan los siete días de festividad y descanso que los ciudadanos chinos tienen para celebrar, terminan cuando el país se viste de luz, color y baile acompañado de fuegos artificiales. Sin embargo, es posible que este año lo celebren sin luces en el cielo ya que en 444 ciudades los han prohibido por accidentes y contaminación.

Este jueves, como si fuera una represalia del gallo de fuego, en su último día, sucedió un accidente con pirotecnia. Mientras preparaban los artefactos, en la comunidad de Yunam, los fuegos estallaron. En total cuatro personas resultaron muertas y tres más heridas. 

Cómo funciona el calendario chino

El emperador Huang Di, a mediados del siglo XIV antes de la era común, estableció, acorde a la mitología china, un calendario de cinco ciclos de doce años de duración. Cada uno sería regido por los animales característicos de su cultura: rata, toro, tigre, liebre, dragón, serpiente, caballo, oveja, mono, gallo, perro y cerdo. Además de cinco elementos: agua, fuego, madera, tierra y metal

La cultura china era profundamente agrícola. Por eso, antes de establecerse el calendario, la festividad de año nuevo se daba para celebrar el fin del invierno y la llegada de la primavera. El inicio de una nueva temporada de cosechas y abundancia.

Entre las fases lunares se determina cuál será la conjugación entre el animal y el elemento, en este sentido, el nuevo año será el Perro de Tierra. Ese animal que ha sido llamado el “mejor amigo del hombre”, se caracteriza por el amor, la humildad, la entrega desmedida por su amo y la fidelidad incondicional con su amigo.

El perro es un enemigo natural del dragón en la cultura china. Por eso los astrólogos aconsejan que las personas de este animal deben bajar su ego para tener mejores relaciones con el dominante este año, el perro. Los dragones son personas nacidas en los años 1928, 1940, 1952, 1964, 1976, 1988, 2000, 2012.

Aunque la preponderancia occidental del mercado y la economía la mantiene Occidente, China ha conservado sus dos calendarios, el tradicional que se renueva hoy y el gregoriano que rige su bolsa. Pero los chinos se detienen para retornar a sus pueblos natales, reunirse en familia, realizar los festivales y bailes, y renovar la energía de su cuerpo con el nuevo ciclo lunar.

La celebración del nuevo año

 

#china #chinatown #newyearchinese #dogyear #happynewyear

Una publicación compartida de Alessio (@alessio.life) el


Hay que tener cuidado con las reminiscencias, porque hablar del pasado durante la llegada del nuevo ciclo, le traerá mala suerte. También, si durante la celebración hace llorar a un niño, podría condenarlo a tener un año lleno de tristeza. Por eso, los pequeños aprovechan para hacer cualquier travesura con el permiso de quien no quiere un mal futuro.

El color que domina estas festividades es el rojo, el mismo color de matrimonio en la tradición China. A diferencia del mundo occidental, donde el blanco simboliza el nacimiento y la renovación, en la cultura de este país asiático, ese color es usado para el luto.

La energía astronómica que produce el ciclo lunar dentro de la tradición china es característica de esta festividad. A las cero horas, la mayoría de los hogares abren sus puertas y ventanas con el fin de que la energía pueda entrar y también expulsar lo malo.

Pero ese combate que se libra al inicio del nuevo año contra las malas energías, determina otras actividades de la celebración. Los fuegos artificiales que cautivan al mundo tienen el fin de asustar con su coloridas explosiones a los malos espíritus.

Para el fin de los siete días de fiesta, cada familia ha preparado unos faroles de figuras, hechos en papel, que serán prendidos en las calles, tradición se hacía primero con ramas de bambú. Todas estas actividades reúnen las expresiones más intimas de la tradición china, por eso es uno de los días más importantes celebrado en el país.