Refugiado dedica su vida para dar clases en campamento

14 de octubre del 2019

Un dedicado maestro refugiado que hará cualquier cosa para mejorar la vida de sus alumnos.

Refugiado dedica su vida para dar clases en campamento

ACNUR/Eduardo Soteras Jalil

El hombre de 41 años tiene a sus alumnos de pie, aplaudiendo y recitando el alfabeto en nuer, su lengua materna, seguido de algunas frases que se cantan con gusto en inglés. Él cree que los niños aprenden mejor cuando sus lecciones son animadas y divertidas.

Con casi una década de enseñanza en su haber, Koat Reath sabe una o dos cosas sobre atraer la atención de los estudiantes jóvenes, aunque esto puede ser difícil en Jewi, donde más de 100 niños se apiñan en un aula. Afortunadamente, sus niveles de energía coinciden fácilmente con los de los niños de cinco a 15 años en su clase.

“Uso la canción para que se diviertan y no se aburran”.

“Como puedes ver, estos son niños. Enseñar a los niños no es fácil. Uso la canción para que se diviertan y no se aburran … Esa es la forma en que transmito mi mensaje”, dijo Koat, cuya cara a veces severa desmiente su calidez y entusiasmo por la educación.

Koat ha pasado las vacaciones de verano brindando clases adicionales a sus estudiantes bajo una iniciativa de Plan International y otros socios del ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, que busca ayudar a los niños a ponerse al día con la educación que perdieron debido a los enfrentamientos en Sudán del Sur.

El padre de cinco hijos comparte mucho más que un amor por aprender con sus jóvenes alumnos. Al igual que ellos, Koat también es víctima de una guerra que ha convertido a refugiados en más de dos millones de sursudaneses. Él y su familia huyeron a Etiopía en 2015 después de que su hogar en el estado de Jonglei fuera incendiado.

El conflicto de Sudán del Sur ha tenido un impacto particularmente devastador en los niños. En el campamento Jewi, que alberga a 54.000 refugiados sursudaneses, hasta dos tercios son niños. No solo perdieron sus hogares y vieron a sus familiares asesinados, sino que años de violencia también les impidieron tener educación. Algunos nunca tuvieron la oportunidad de ir a la escuela y muchos de los que sí lo hicieron abandonaron por completo.

Dolorosamente conscientes de la desventaja que enfrentan los niños, Koat y sus colegas están decididos a hacer lo que puedan para ayudar a cerrar una brecha educativa, lo que significa que solo dos tercios de los niños de Sudán del Sur en Etiopía tienen acceso a la escuela primaria. Además, la gran mayoría, el 86%, no continúa y no puede continuar a la escuela secundaria.

“Estamos aquí hoy porque queremos enseñarles a nuestros hijos cómo ser los campeones del mañana. Si no se les enseña bien, no tendrán éxito. Si se les enseña bien, serán los futuros presidentes, los futuros médicos, los futuros pilotos de Sudán del Sur”, dijo Koat.

Lea también: México se rinde en un sentido homenaje a José José

Le puede interesar: ¿Quién es quién en el discurso de Álvaro Uribe?

Sin embargo, la escasez de aulas escolares, maestros calificados y material didáctico presentan grandes obstáculos para acceder a una educación para los niños refugiados de Sudán del Sur. Los estudiantes aprenden en su lengua materna, el nuer y también aprenden inglés, mientras que los maestros sursudaneses trabajan para adaptarse al plan de estudios etíope.

A diferencia de Koat, muchos maestros dejaron de enseñar, diciendo que los 805 birr (27 dólares) que reciben mensualmente como incentivo no es suficiente. A pesar de estas dificultades, Koat sigue sin desanimarse.

Por las tardes, deja el clamor de sus alumnos de primaria y se dirige a una escuela improvisada donde ofrece clases particulares a estudiantes adultos por 10 birr cada uno (0,34 dólares) al mes. Los estudiantes se unieron para construir la escuela, que tiene paredes de paja y un techo de lona, ​​y gotea mucho durante las lluvias.

Dentro de su fresco interior, hay un aire tranquilo de concentración cuando unos 20 adultos, incluido un abuelo de 64 años y una joven madre con su bebé en una canasta de Moisés a sus pies, toman notas desde la pizarra.

“Si te comprometes con tu gente, no es ningún problema”.

“Estoy cansado”, dijo Koat sobre su doble turno. “Pero si te comprometes con tu gente, no es ningún problema. Estoy enseñando a estos niños a ser el futuro de Sudán del Sur. Cambiarán las cosas malas en Sudán del Sur y harán mucho bien”.

Patrick Kawuma, jefe de la suboficina Gambella del ACNUR, está preocupado por las perspectivas de los jóvenes sursudaneses que están creciendo sin educación.

“Terminas con tantos jóvenes que están inactivos y no tienen nada que hacer en los campamentos y estos pueden ser explotados fácilmente por cualquier grupo interesado”, dijo, y agregó, “la mayor necesidad de estos niños es la educación, hay no hay duda de eso”.

Con información de la ACNUR.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO