Ana Sofía demuestra que solo hay retos para gigantes

10 de agosto del 2018

Un programa de Comfenalco Antioquia que beneficia a niños con enfermedades graves.

Ana Sofía demuestra que solo hay retos para gigantes

Pensar que ser viejo es lo que determina las agallas necesarias para enfrentar cada reto que trae la vida es, tal vez, un pensamiento insensato, y es que en la mayoría de los casos son los niños mismos lo que se encargan de demostrar la fuerza y el carácter suficiente para seguir creyendo.

Es el caso de Ana Sofía Cortés Giraldo, una niña de 12 años que actualmente cursa sexto grado de secundaria, y a quien le ha tocado asumir, como bien ella lo dice: “el reto de ser gigante”, pues en el 2016 fue diagnosticada con cáncer en el cerebelo.”La enfermedad fue muy difícil. Quedé con malas reseñas del mundo exterior porque yo pensaba que las demás personas me iban a criticar, pero es algo que puede pasarle a cualquiera y lo que importa es la actitud”, contó Sofía.

Francy Giraldo, madre de Sofía, recordó que aunque la niña no presentaba dolor alguno, decidieron llevarla al médico debido a que notaban alteraciones en su equilibrio. A partir del momento en que se dieron cuenta de la situación, la joven inició los procedimientos y tratamientos. “La cirugía la dejaba inflamaba, pero la radioterapia y la quimioterapia también. Todo va dejando secuela, pero estamos en el proceso de ver qué quedó. Aun así, todo es ganancia para nosotros porque está a nuestro lado y tiene una vida normal”, agregó Francy Giraldo.

El gran reto de Sofía

La enfermedad y los largos periodos de hospitalización impedían que la niña asistiera a clase, lo que generó angustia y desmotivación. Sin embargo, el programa Retos para Gigantes de Comfenalco Antioquia, programa dedicado a brindar apoyo académico especial y emocional a personas entre los 5 y 18 años de edad que por condición de enfermedad están por fuera del sistema educativo de manera permanente o transitoria, llegó a la vida de esta joven guerrera.

“La profesora venía con distintos métodos que estimulan la creatividad. Es la oportunidad de ver que todo es posible y que hay que ponerle ganas a todo. Siempre ella viene con la mejor actitud y de eso me contagio, por eso siento que me la mandó Dios. Además, más que profesora, la veo como una compañía”, contó Sofía.

Retos para Gigantes le permitió a Sofía realizar diferentes talleres acordes a su nivel de estudio, por lo que mediante la presencia en casa de una profesora de Comfenalco quien brindaba el acompañamiento dos veces a la semana y durante cuatro horas en cada visita, fue posible mantener activo su cerebro en los casi dos años que permaneció por fuera del Colegio.

“La profesora llegó a mantener también el vinculo con el colegio y dar continuidad al proceso que llevaba. Entonces con Retos para Gigantes se tuvo en cuenta el contacto con el colegio, quienes le mandaban talleres y actividades que además mantenían a Sofi activa”, dijo Francy Giraldo.

Gracias a Retos para Gigantes y luego de ser evaluada, la joven pudo retomar sus clases. Esto hizo posible que Ana Sofía conservara el gusto por crear. Su gran sueño es llegar a estudiar ingeniería. “Me gusta la comida y tal vez podría también ser chef, pero me encanta la ingeniería mecatrónica porque me llama la atención inventar con circuitos o el tema de robótica.

Con orgullo y alegría Ana Sofía expresó que lo importante de salir adelante es tener fe y no dejar de creer, a lo que con satisfacción no duda en aludir a uno de sus lemas: “No hay nada imposible, solo hay retos para gigantes”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO