Cuento Colectivo: un relato a varias manos

Cuento Colectivo: un relato a varias manos

10 de julio del 2018

Este cuento no es de una sola persona, es de varias. Empieza narrando una historia y los que quieran participar lo terminen. Otras veces el juego consiste en que los escritores propone comienzos y entre todos construyen el final y en otras ocasiones más la alternativa es proponer títulos a cuentos ya terminados. Las posibilidades son infinitas, algunos incluso pueden participar directamente en la zona de comentarios de cada entrada sin necesidad de registrarse.

Así se escribió ‘La transformación de Pelusa’: “Andrea se durmió, como todas las noches, con su amada Pelusa a su lado, ronroneando. Cuando despertó, enseguida saltó del susto porque Pelusa estaba gigante, tan gigante, que había destruido gran parte de su hogar. Aunque se trataba de su amada mascota, Andrea llegó a la conclusión de que la mejor opción que tenía era la de correr, sobre todo teniendo en cuenta el mal humor con que solía despertar Pelusa, debido al hambre…”.

En esta historia participaron Zarai Cantillo, Dilia Peluffo, Wendi Herrera, Julisa Barraza, Jomaira Alvarado, Deinis Larios, Marta Durán, María Angélica González, quienes desde distintas partes del mundo construyeron el relato a varias manos. En esto consiste Cuento Colectivo.

¿Cómo surge este proyecto de creación literaria?

La iniciativa parte del movimiento cadáver exquisito, el cual consiste inicialmente en un juego de palabras por medio del cual se crean maneras de sacar de una imagen muchas más. Es una técnica usada por los surrealistas en 1925, y se basa en un viejo juego de mesa llamado consecuencias, en el cual los jugadores escribían por turno en una hoja de papel, la doblaban para cubrir parte de la escritura, y después la pasaban al siguiente jugador para otra colaboración.

También se basa en un método de búsqueda de nuevas estructuras formales que continúa la senda que recorrió el surrealismo y el dadaísmo llamado oulipo, lo que en español significa “Taller de literatura potencial”, sustraído del acrónimo en francés de Ouvroir de littérature potentielle. 

Jairo Echeverri García es la persona que está detrás de este proyecto. Además de ser comunicador social – periodista y gestor cultural de la Universidad de Barcelona, es un apasionado por las letras y los movimientos literarios. Seguidor de las historias del Premio Nobel de Literatura colombiano Gabriel García Márquez, Echeverri se desempeñó por un tiempo de su vida como editor en la Fundación de Gabriel García Márquez para un Nuevo Periodismo Iberoamericano. 

Finalizado su recorrido por esta organización, Echeverri emprendió un proyecto basándose en tres elementos indispensables: dos movimientos literarios (los mencionados anteriormente) y el internet, la herramienta digital en auge del siglo 21.

Es así que con el propósito de  incentivar el uso de la imaginación para construir entre todos literatura, nace en 2011 Cuento Colectivo. 

¿Quién puede participar en el proyecto?

Cualquier usuario que tenga acceso a internet y pasión por la literatura puede participar, pero se deben respetar reglas básicas: todos los fragmentos cargados deben ser originales, tener en cuenta que los aportes entregados pueden ser editados por el comité editorial de cuento colectivo con el fin de lograr unidad en el estilo y proporcionar datos reales para la entrega de créditos al publicar el aporte.

Todas las propuestas son bien recibidas. La colaboración también abarca el envío de ilustraciones apropiadas para los cuentos o ilustraciones solas de las cuales se pueda inventar narraciones. 

Hasta la fecha, han sido publicados más de 250 cuentos escritos con varias manos.

Cuento Colectivo como proyecto ha trabajado de la mano del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar y la Fundación Círculo Abierto, llevando literatura a madres cabeza de familia en distintas regiones del país: Atlántico, Huila, Boyacá y Santander fueron algunas de las regiones beneficiadas.

Otro propósito de esta iniciativa, según Echeverri, es incentivar la lectura. Hay cifras que indican que los niveles de lectura en los países de habla hispana son muy bajos, en comparación con países europeos y Estados Unidos. “Lo importante es el fondo de las historias que nos envían, no importa que tenga errores de ortografía u otro tipo, para eso tenemos un comité editorial, para darle valor a las buenas historias y corregir los errores existentes”, explicó su fundador. 

Los relatos tratan diversos temas, basados en la imaginación, experiencia, sueños, ideales y emociones de los escritores que dejan sus aportes en el proyecto. Además, en ellos convergen diferentes culturas, lo cual enriquece el contenido de los escritos.

Desde Argentina, el sabor del tango se mezcla en estas historias con el calor de la cultura brasilera, la gastronomía peruana y la música mexicana. Los aportes realistas y surrealista en Cuento Colectivo tienen un lugar especial para converger y en ocasiones incluso llegar a ser, entre todos, uno solo.

En cinco años, la meta es lanzar material físico basado en las más de 250 historias recolectadas en en su página web www.cuentocolectivo.com y de esta manera ampliar su cobertura para dar a conocer esta iniciativa, los movimientos literarios que la inspiran y motivar la participación de cada vez más escritores en el mundo.