La fuerza de correr, nadar y montar bicicleta en Emily Clavel

Instagram @emily_ironforce

La fuerza de correr, nadar y montar bicicleta en Emily Clavel

30 de noviembre del 2018

La triatlón no solo es un prueba para las personas que entrenan más de seis meses en montar bicicleta, nadar y correr. Decidir participar en una carrera que cada vez toma protagonismo en el mundo, no es fácil pero que sin duda debe ser un sueño.

La carrera Ironamn 70.3 en Cartagena no solo es el reto deportivo, sino también la oportunidad para resurgir y dar un ejemplo, como lo ha hecho Emily Clavel, una mujer venezolana que se identifica a sí misma como diferente al tener amputado su brazo derecho, pero que tiene todo el talento y rendimiento para ser la actual campeona de esta competencia.

De sus 29 años, dos de ellos lo ha dedicado al deporte y su profesión de contadora pública. Sin embargo, es un ejemplo de superación y que la edad o las circunstancias no son impedimento para encontrar y descubrir el sentido y el objetivo en la vida.

Emily llegó a Barranquilla, Colombia, hace dos años y desde su arribo al país comenzó a enfocarse en la natación y desde allí se propuso un reto de participar en la carrera y demostrarle a los demás que los límites no existen.

“En Barranquilla vi personas que no solo nadaban, sino que hacían bicicleta y corrían. Me llamó mucho la atención la carrera y me pregunté qué hacía la gente para llegar a esta competencia en Cartagena. Me hice un reto personal y nada más me tocaba aprender a montar bicicleta y correr, porque desde pequeña aprendí a nadar”, comentó a KienyKe.com la deportista Clavel.

Emily desarrolló un tumor en el dedo pulgar izquierdo que comprometió su codo y desde los dos meses de edad tiene su brazo amputado, La deportista no ve esta situación como si estuviera en desventaja sino una oportunidad para verlo siempre desde otra perspectiva y ser agradecida con cada reto o prueba cumplida.

“Si me voy a probar debe ser en algo importante y en la carrera, ellos tienen un componente especial al incluir a personas como yo que tiene alguna diferencia física o algo que nos pueda poner en desventaja, en Ironman no se hace ninguna distinción especial por que es un desafío físico”, afirmó la atleta. 

El sueño cumplido de Clavel fue haber participado en el Mundial de Ironman 70.3 en Canadá y desde allí se trazó otro propósito para trascender y dejar una huella como ella lo dice, piensa y hace.

“Quiero ir más allá de mi diferencia física y me medí en un evento mundialmente reconocido por la dureza y determinación de las pruebas. Ahora mi objetivo es ir a un Full de esta competencia y pasar la meta”, puntualizó Clavel.

Su entrenamiento es de tres a cuatro horas diarias y con días de descanso que significan una actividad física más suave pero que no la alejan de su principal sueño de llegar en las mejores condiciones de rendimiento y su fortaleza mental para demostrarse de qué es capaz.

El apoyo más importante está en Colombia y sus padres la acompañan en cada una de sus actividades. Ella les agradece con cada meta cruzada, porque son su ’empujón’ para competir. 

Su historia de vida ha demostrado que no tiene límites y aunque es tímida ya no le tiene miedo a correr, montar bicicleta y nadar para salir de su zona de confort y demostrarse que es más grande que su diferencia física y los obstáculos en la vida.