Plaza Sésamo, un ícono de la televisión pública

12 de julio del 2018

Es difícil sacar de la memoria al Monstruo Comegalletas, Elmo, la Rana René o el perico Abelardo. Ellos son algunos de los personajes que han pasado por Plaza Sésamo. Un programa de televisión que marcó la vida de muchos y que hoy en día todavía educa y entretiene a pequeños de toda América Latina. Esta […]

televisión

Es difícil sacar de la memoria al Monstruo Comegalletas, Elmo, la Rana René o el perico Abelardo. Ellos son algunos de los personajes que han pasado por Plaza Sésamo. Un programa de televisión que marcó la vida de muchos y que hoy en día todavía educa y entretiene a pequeños de toda América Latina.

Esta producción es pionera, y reconocida a nivel mundial, en la creación de contenidos educativos. Su primera emisión fue en 1972 y sus líderes han conseguido adaptarla a las nuevas tecnologías.

Cuando nació como una organización sin ánimo de lucro en Estados Unidos, sus creadores no se imaginaban la trascendencia que iba a tener en todo el mundo.

Hoy, 40 años después, es un fenómeno educativo que llega a más de 150 países y tiene un enfoque local. Los personajes del programa abarcan las necesidades de los niños en cada país, su cultura e idioma.

“Para tener éxito nacional e internacional con una producción se deben tratar temas universales y sobre todo humanos”, dijo Lewis Kofsy, vicepresidente de Sésame Worshop Latin America a KienyKe.com en el marco de Bogotá Audiovisual Market.

Foto: Laura Salomón – KienyKe.com. Lewis Kofsy, vicepresidente de Sésame Worshop Latin America

Para Lewis la importancia de la televisión pública en cualquier país es “fundalmental porque todo el mundo no está afianzado con lo digital. Los poblaciones rurales no tienen acceso a Internet y con la transmisiones públicas pueden conocer sobre la cultura y educación de la gente”.

En el BAM, Lewis conoció diferentes producciones colombianas quedó “fascinado” por el talento que hay en el país. Resaltó la serie ‘Un Bosque Encantado’, una creación del Canal Trece que pertenece a la Televisión Pública Recargada.

“Me impresionaron mucho por la calidad, el cariño y el nivel técnico que está bastante alto. Yo creo que es un mercado que va a tomar un éxito mundial”, explicó Lewis.

Como esta, existen diferentes producciones colombianas que han dado excelentes frutos por entretener, educar y fomentar la cultura. Wayne Hooke, productor de sonido de la serie ‘Save my Heritage’, explicó que la Televisión Publica Recargada es una oportunidad “para mantener las raíces y lo fundamental que es nuestra herencia como raizales”.

Foto: Laura Salomón. Bogotá Audiovisual Market.

‘Save my Heritage’ es una producción de Teleislas y resalta la cultura en San Andrés y Providencia. Toda la serie es hablada en criollo sanandresano y a través de cada capítulo se refleja la humildad y alegría de sus habitantes. “La idea es que nosotros, como un perfume, no perdamos la esencia”, explicó Wayne.

La televisión pública para muchos de los asistentes al BAM es una oportunidad para crear contenido de calidad y sobre todo que construya un mejor país. Carolina Montés, productora de las series infantiles ‘León el Camaleón’ y ‘Emoticones’, resaltó que “el enfoque es lo más importante, sino se le da la importancia que requieren los niños, no se verán reflejados en el televisor”.

Las producciones elegidas en la Televisión Pública Recargada “participan en una convocatoria para que puedan hacer contenidos independientes con el apoyo de los canales públicos”, explicó Ángela María Mora Soto, directora de la Autoridad Nacional de Televisión. La inversión para el año 2018 fue de 3.600 millones de pesos.

Los contenidos realizados en el marco de la Televisión Pública han sido galardonados por los India Catalina y los premios TVyNovelas.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO