El detrás de cámaras del Premio Nobel

El detrás de cámaras del Premio Nobel

11 de octubre del 2013

La primera semana de octubre los ojos del mundo se dirigen a Estocolmo, pues desde allí la Academia Sueca informa los ganadores de las diferentes categorías del galardón. Ayer se anunció que la canadiense Alice Munro fue seleccionada como Nobel de Literatura, el veredicto de la academia sueca la calificó como “la maestra del relato corto contemporáneo”. En tanto, el Nobel de Física estaba más que cantado: el británico Peter Higgs y el belga François Englert, los padres del “Bosón de Higgs”, mientras que los de Medicina y Química fueron para científicos radicados en Estados Unidos.

¿Qué historias hay detrás el Galardón? ¿Por qué ha sido polémico? ¿Quiénes lo han rechazado o qué colombianos han estado nominados? Estas son algunas curiosidades del Premio Nobel.

Nobel, “el mercader de la muerte”

La leyenda cuenta que un diario parisino recibió la noticia de de la muerte de  Robert Nobel en 1888, hermano de Alfred, creyendo que el muerto era éste, anunció la noticia con el titular “El mercader de la muerte ha muerto”, agregando que el millonario “se había hecho rico encontrando formas de matar más rápido que nadie en la historia”.

Esta visión de su vida y el legado de su familia le afectó profundamente, por ello decidió en su testamento dejar la mayor parte de su fortuna (cuatro millones de dólares para la época) en un fideicomiso para reconocer trabajos en cinco áreas de la actividad humana: física, química, medicina, literatura y paz.

El premio comenzó a concederse desde 1901 y desde ese año estuvo sujeto a debates, uno de ellos, que el testamento tan sólo tenía una página, y dejaba algunos temas en el limbo, por ejemplo, si los premios de ciencia debían otorgarse a la investigación pura o si se debía incluir la tecnología. Estos galardones han reconocido a descubrimientos con alguna aplicación práctica. Justamente por eso, Albert Einstein no recibió el premio Nobel de Física en 1921 por la teoría de la relatividad que revolucionó la forma de entender el universo, sino por su descubrimiento del efecto fotoeléctrico que se aplican a cosas cotidianas como los ascensores.

Nobel, Kienyke

Los premios Nobel se entregan siempre el 10 de diciembre, el día en que murió Alfred Nobel. La ceremonia se celebra en el Palacio de Conciertos de Estocolmo (Suecia). 

A las cinco categorías iniciales, se sumó el galardón de Economía en 1969, que ha sido obtenido, en la mayoría de los años por investigadores y profesores de Estados Unidos, es más, el único galardonado con el Nobel de Economía del tercer mundo ha sido el indio Amartya Sen, quien lo recibió en 1998.

En este sentido, es significativo que América Latina cuente con premios Nobel en tres áreas: literatura, Fisiología y paz. De resto, física o ciencias puras se ha logrado la medalla grabada con el perfil izquierdo de Alfred Nobel. Aunque también es cierto que Literatura y Paz son los galardones más populares, y los que tienen más cosas por contar. Los argentinos Bernardo Alberto Houssay, en 1947, y César Milstein, en 1984, han hecho parte de equipos de investigación galardonados.

Jorge Luis Borges fue el aspirante eterno (la frase acuñada de que Borges no se murió sin el Nobel, sino que el Nobel se fue muriendo sin Borges, se hizo famosa), o la del patriarca ruso, León Tolstoi, quien se sentía aliviado a medida que no le concedían el galardón con el argumento que “el dinero no puede producir sino mal”.

Una postura similar aunque de signo contrario fue asumida por el filósofo y escritor francés Jean Paul Sartre, quien en 1964 rechazó el galardón de literatura dos semanas antes de entregarse el premio, con la explicación que aceptarlo implicaría que su identidad como filósofo se desdibujaría. Al escritor ruso Boris Pasternak le sucedió lo contrario que a Sartre: rechazó el premio en 1958 por presión del gobierno soviético.

La llamada mágica de la poesía

Los premiados saben que han sido elegidos minutos antes del anuncio oficial a la prensa. Según The Huffintonpost.es, la llamada de la Fundación Nobel ha encontrado a los laureados en situaciones dispares: el escritor alemán Günter Grass estaba en el dentista, Reinhard Selten estaba de compras con su esposa y Barry Marshall estaba tomándose una cerveza con un amigo. En tanto, William F. Sharpe pensó que era una broma cuando llegó la llamada telefónica del anuncio.

Tal como la “llamada Mágica”, algunos discursos han quedado en la memoria de los asistentes y del mundo. El lituano Milozs (1980) fue enfático en señalar que la esencia de la poesía es ver y describir. Al igual que Elytis (1979), quien dijo que en un mundo donde la economía ha extraviado su rumbo “la poesía es el único lugar donde el poder de los números no significa nada”.

Alice Munro, Nobel, Kienyke

Con Alice Munro como Nobel literatura 2013, 46 mujeres han ganado el Premio Nobel, Marie Curie ha sido la única recibirlo en dos ocasiones. 

El texto de Tony Morrison (1993) habló de la doble marginalidad de ser negro y descendiente de inmigrantes en los Estados Unidos, mientras que el británico Naipaul contó que todo él está en sus libros y las investigaciones que hizo para conocer sus orígenes. En la mayoría de los discursos de los escritores se ha defendido el lenguaje y su más elevada misión que es la poesía.

Como la evocación de José Saramago de su niñez, en especial de sus abuelos Jerónimo y Josefa, “tuve conciencia de que estaba transformando las personas comunes que habían sido en personajes literarios y que ésa era, probablemente, la manera de no olvidarlos”, en tanto el de Vargas Llosa se recuerda por el llanto que no pudo contener cuando se refería a su esposa Patricia Llosa: “Ella lo hace todo bien […] Administra la economía, pone orden en el caos, mantiene a raya a los periodistas y a los intrusos”.

De Colombia  a Estocolmo

En cuanto a Colombia el único Nobel es el de García Márquez en 1982, aunque está la nominación del escritor paisa Fernando González en 1955. Cuando se desempeñaba como cónsul en Bilbao, según Ernesto Ochoa Moreno, “fue nominado para el Premio Nobel de Literatura por dos reconocidos escritores, el francés Jean Paul Sartre y el estadounidense Thornton Wilder”.

Ese año, la  Academia Sueca pidió la opinión de la Academia Colombiana de la Lengua, presidida entonces por el conocido filólogo jesuita Félix Restrepo, que descalificó a González y sugirió el nombre del filólogo español, Ramón Menéndez Pidal, ya octogenario, quien tampoco fue escogido. Ese año el galardonado el poeta Juan Ramón Jiménez.

Mario Vargas Llosa, Gabriel García Márquez, Nobel, Kienyke

Mario Vargas Llosa en el 2010 y García Márquez en 1982, hacen parte de los seis escritores latinoamericanos en ser galardonados con el Nobel de Literatura. 

Carlos Fonseca, director de Colciencias, declaró en una entrevista que los aportes científicos de Rodolfo Llinás o de Manuel Elkin Patarroyo, “hacían a Colombia merecedor del premio Nobel de Medicina”. En tanto, en el 2008, Nubia Muñoz, médica patóloga de la Universidad del Valle, fue promovida al Nobel de Medicina por sus investigaciones de cuello uterino y el virus del papiloma humano.

Sobre el Nobel de García Márquez, Juan Gossaín contó en una crónica que aquel recibió una llamada de larga distancia en su casa de Ciudad de México dándole la noticia de su designación como Nobel de literatura. Como Mercedes Barcha no había regresado aún de una visita y él necesitaba compartir la noticia con alguien, corrió a la casa de su gran amigo Álvaro Mutis.

– ¿Qué te pasa, hermano? –preguntó Mutis al ver que Gabo temblaba de pies a cabeza.

– Necesito que me escondas en tu casa –murmuró el novelista.

– ¿Y esa vaina? – se extrañó Mutis–. Ya sé: peleaste con Mercedes.

– Peor, hermano –dijo García Márquez, con un gran desconsuelo–. Me acaban de dar el Premio Nobel.

Lea también

La entrevista de Gabo a Álvaro Mutis