La novela de Carlos Mattos no para de sorprender

2 de octubre del 2018

Carlos Mattos Barrero pasó de las páginas sociales de los medios de comunicación en Colombia a las de noticias judiciales como un perseguido por la justicia, que hoy lo requiere para que responda por un intento de manipulación de reparto en los juzgados de Bogotá por lograr favorecimiento para su empresa, concesionaria durante 25 años de […]

La novela de Carlos Mattos no para de sorprender

Carlos Mattos Barrero pasó de las páginas sociales de los medios de comunicación en Colombia a las de noticias judiciales como un perseguido por la justicia, que hoy lo requiere para que responda por un intento de manipulación de reparto en los juzgados de Bogotá por lograr favorecimiento para su empresa, concesionaria durante 25 años de la Hyundai Motor Company de Corea, así como haber incurrido en los delitos de cohecho y acceso abusivo al sistema informático, daño informático y utilización ilícita de redes de comunicaciones.

Hoy Mattos Barrero, después de haber sido anfitrión de la realeza y la alta sociedad española, se encuentra recluido en una clínica psiquiátrica en Madrid y sus abogados aducen que por problemas de salud no puede viajar a Bogotá a responder al llamado de los jueces.

Su espléndida riqueza y la vida de opulencia de la que gozaba, fueron dadas a conocer en 2011 a través de un programa de televisión que se emitió en España, pero nunca en Colombia, “21 días de vida de lujo”, en él se daba cuenta de propiedades en la isla de Barú, Cartagena, Barranquilla, Bogotá y aparentemente también en Madrid, España, así como de un jet privado dotado de toda clase de lujos como apliques de oro macizo y sanitarios forrados en cuero, que inspiraron columnas y comentarios en medios de comunicación colombianos y que suscitaron demandas de parte de Mattos, de la misma forma como lo había hecho contra la productora española.

El pleito contra las empresas españolas que realizaron el programa Mediaset y Bocaboca Producciones fue fallado a favor de Mattos por daños y perjuicios e intromisión a la intimidad, a pesar de que inicialmente lo había aprobado e incluso permitido la grabación, para posteriormente solicitar que no saliera al aire. El tribunal Supremo de España, que falló el caso, ordenó también el pago de 60.000 euros como indemnización, a pesar de que él reclamaba 250.000 euros.

El desplome

La Hyundai Motor Company de Corea, en septiembre de 2015, le comunicó a Carlos Mattos que no renovaría su contrato para la venta de carros en Colombia y le otorgó la representación de la marca en el país a Neocorp, del grupo ecuatoriano Eljuri.

La reacción de Mattos fue una demanda en febrero de 2016 por más de 770.000 millones de pesos argumentando competencia desleal, inducción a ruptura del contrato y por el uso indebido de la marca Hyundai en Colombia y solicitó a la justicia colombiana que se pronunciara para que los carros Hyundai solo se comercializaran a través de sus concesionarios.

Para lograr su cometido, según indagaciones del CTI de la Fiscalía, hacia el 29 de febrero de ese mismo año se iniciaron maniobras ilegales para favorecer a Carlos Mattos, a través de funcionarios del área de sistemas de la Rama Judicial en Bogotá. Según dice la Fiscalía, lo hicieron para que manipularan el sistema de reparto para que la demanda que llevaba en sus manos el estudiante de derecho Edwin Fabián Macías, hoy capturado, fuera asignada al Juzgado Sexto Civil de la capital del país.

Las cosas salieron aparentemente bien para Mattos Barrero, ya que Reinaldo Huertas, precisamente el juez sexto civil del circuito, falló a su favor para que hasta tanto no se resolviera la demanda, los carros de marca Hyundai solo pudieran ser vendido a través de su compañía, lo que implicaba que la firma ecuatoriana no podía hacer negocios en tal sentido y los vehículos que permanecían en los 58 concesionarios y 75 vitrinas de Mattos, cerca de 20.000, serían los únicos que podían ser comercializados en Colombia.

Ante esta situación la empresa Coreana negocio una indemnización con su antiguo representante y a finales de 2016 Neocorp pudo entrar al país a vender los carros de la marca Hyundai.

Entretanto la Fiscalía avanzó en la investigación de las extrañas circunstancias que rodearon la decisión del juez Reinaldo Huertas y en enero 2018 anunció la investigación por la presunta manipulación al sistema de reparto de procesos, que se habría realizado para que la demanda presentada por Mattos en el 2016 llegara a un despacho específico y con la posibilidad de que fuera fallada a su favor.

Crecen implicados en caso Hyundai

Hasta ahora once personas, entre funcionarios y particulares han sido vinculadas con el ‘caso Hyundai’ . A la cabeza está Carlos Mattos; sigue el juez 6° civil del circuito, Reinaldo Huertas; Luis David Durán Acuña, abogado de confianza del empresario, quien habría sido el intermediario para lograr el reparto al juzgado mencionado; Dagoberto Rodríguez Niño, oficial mayor del juzgado Sexto Civil del circuito, que habría participado en la manipulación del reparto de la demanda de Mattos; Edwin Enrique Angulo Martínez, ingeniero parte del Grupo de soporte tecnológico de la seccional de administración Judicial, quien habría exigido dinero a cambio de incidir en el reparto de procesos a los diferentes despachos judiciales.

Edwin Fabián Macías Castañeda, exempleado judicial, habría sido el encargado de distribuir el dinero entre los implicados; y otros funcionarios de la rama como Ramón Orlando Ramírez Fuentes, Carlos Arturo Gómez, Wilmer Andrey Patiño Rodríguez y Wilmer Casas Mendoza, a quienes también les imputaron cargos por la manipulación del sistema de reparto.

La cadena de implicados se sigue ampliando con la captura hace pocos días de un reconocido abogado, Alex Vernot, por decisión del Juzgado 49 de Garantías de Bogotá, por su presunta participación en el caso como apoderado de Carlos Mattos, y por supuestamente haber participado en el pago de sobornos en la rama judicial para lograr decisiones favorables para su cliente. y por haberle ofrecido dinero al abogado Luis David Durán, detenido en la cárcel Modelo a fin de que cambiara su versión sobre los sobornos. Se encuentra detenido en la cárcel La Picota.

Mattos no se ha presentado ante la justicia y la jueza 16 de Control de Garantías que puso un ultimátum para que se adelante la audiencia de imputación de cargos, pocos minutos después de que en su despacho se presentara una situación inusual con la presencia de una asistente de la última apoderada de este, quien dijo ser portadora de un video en su celular en el que aparece Carlos Mattos en su cama de hospital. La jueza dijo que con él a través de video, o con su apoderada, este miércoles 3 de octubre, sí o sí, se hará la diligencia.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO