¿Qué fue lo que realmente pasó el 7 de agosto de 1819?

7 de agosto del 2019

La batalla del Puente de Boyacá fue el cierre de la campaña libertadora.

¿Qué fue lo que realmente pasó el 7 de agosto de 1819?

Para Colombia y sus habitantes, el 7 de agosto es una de las fechas más importantes. Se conmemora la emancipación de la corona española; la independencia, que se logra con la victoria de la batalla del Puente de Boyacá, liderada por los generales Simón Bolívar, Francisco de Paula Santander,  José Antonio Anzoátegui y miles de héroes más.

Lea también: Río Pato: un campo de batalla que hoy se navega en paz

Lea aquí: La desmesurada historia de un asesino a sueldo

Le puede interesar: Mi vida en las peleas ilegales

Después del grito de independencia, que se originó el viernes 20 de julio de 1810 con la revuelta frente a la casa del español José González Llorente, se empezó a hacer realidad la idea de una Nueva Granada independiente, aprovechando que España estaba ocupada con la invasión de Napoleón Bonaparte a su territorio.

En la Primera República, nombre que tomó la Nueva Granada en proceso de independencia, hubo tantos desacuerdos políticos que se llegó a una división entre quienes querían una forma de gobierno federalista y los que apoyaban el centralismo. Esa división originó una guerra civil mientras que España planeaba recuperar sus colonias.

Escuche la historia de la Batalla de Boyacá:

En 1815, ante el fracaso de Napoleón, Fernando VII retomó el poder en España y envió un buen número de tropas a América con la idea de recuperar el control y reconquistar el territorio. Esa tarea se la encomendó al capitán Pablo Morillo y al virrey Juan de Sámano quienes navegaron hacia América.

El ejército español, unido con criollos que apoyaban el seguir siendo parte de la corona, venció en varias batallas al los patriotas, que terminaron replegándose en los Llanos Orientales del país, a donde llegó Simón Bolívar, el militar que tenía la idea de libertar a sangre el territorio americano.

Frente a la retoma del control político en algunas provincias de la Nueva Granada, por parte de la corona española, el general Simón Bolívar une fuerzas con el general Santander y planean la campaña libertadora de 1819. La cita entre los dos militares fue el 11 de junio de 1819, en Tame, a orillas de la Cordillera Oriental.

El objetivo de los hoy héroes de la patria era atacar con la suma de sus hombres, unos 2500, al ejercito español que estaba al mando del general José María Barreiro y que tendría para la fecha un número similar de combatientes.

Lo difícil era llegar desde los Llanos hasta el centro del país, donde estaba el fuerte de los Españoles. Tenían en medio la Cordillera Oriental y cruzarla no sería, ni fue, una tarea sencilla. Muchos de los hombres y de las bestias que llevaban murieron en el camino.

Casi un mes después de iniciada la travesía, el 5 de julio, el ejército Patriota llegó a Socha donde fueron bien recibidos por la comunidad. Tomaron fuerzas para seguir adelante e ir en busca de los enemigos para derrotarlos.

La primera batalla de la campaña libertadora se dio seis días después, el 11 de julio, en Gámeza. La fuerza del ejército Patriota logró derrotar en esta ciudad y avanzar ante la retirada de los españoles, mientras que Barreiro se escondió en Paipa, con la intención de Llegar a Santafe y rearmarse allí.

El 25 de julio, por iniciativa de los patriotas, que se sentían con fuerzas y ánimo de lucha, se dio la siguiente batalla. El ejército de Bolívar y Santander avanzó por el río Sogamoso, pero los españoles estaban bien ubicados en las montañas cercanas. Los patriotas, que estaban en desventaja por ubicación, fueron atacados en la quebrada de Varguillas. A esta batalla se le conoció como la del Pantano de Vargas.

La batalla del Pantano de Vargas, según dicen los historiadores, fue la más sangrienta de toda la campaña. Santander, el comandante de la vanguardia, intentó tomarse el cerro pero su posición nunca le ayudó. Los españoles se lanzaron hacia abajo con toda su caballería y Bolívar, que estaba dirigiendo desde atrás, dijo que había que retroceder.

El coronel llanero Juan José Rondón, que tenía catorce jinetes en su escuadra, se le acercó a Bolívar y le dijo “general nosotros no hemos peleado, así que la batalla aún no está perdida” y le solicitó una oportunidad para atacar.

Bolívar le gritó “Coronel Rondón, salve usted la Patria“. Rondón y sus catorce hombres a caballo se lanzaron a muerte contra los españoles y cambiaron el transcurso de la batalla. Los hombres de Santander pudieron avanzar y una batalla más fue ganada por los patriotas.

Barreiro volvió a huir y por Sogamoso quiso llegar a Santafe para unirse con el Virrey Sámano, quien le daría hombres y armas para seguir peleando. Bolívar sabía de este plan y por la noche, sin que su ejército fuera visto por las tropas realistas, emprendió camino hacia Tunja, con la finalidad de ganarles terreno y cortarles el paso.

Amaneció el 7 de agosto de 1819 y desde el alto de San Lázaro, en Tunja, el ejército Patriota observó los movimientos de los realistas y se adelantó hasta el Puente de Boyacá, donde después de un ataque sorpresa, ideado por Santander, pudo dividir en dos la tropa española y atacarlos por separado.

Bolívar observaba la batalla desde la cima de una montaña y desde allí daba órdenes. Por su parte el general Santander y su tropa de vanguardia obligaron a una parte del ejército realista a cruzar el Puente de Boyacá, donde fueron emboscados por un grupo de patriotas bien ubicado del otro lado del puente.

Mientras que Santander vencía en un lado del Puente de Boyaca, del otro, el coronel Rondón y el general Anzoátegui acabaron con el otro grupo de españoles. La victoria patriota fue contundente y los soldados españoles bajaron sus armas.

Barreiro fue arrestado por Pedro Pascasio Martínez, un niño de 11 años, soldado fiel del ejército Patriota, quien en nombre de la patria y de la libertad del pueblo, rechazó un soborno del militar español, quien llevaba consigo una gran suma de dinero y se la ofreció a cambió de dejarlo ir.

La gran batalla del Puente de Boyacá, la que obligó la rendición del ejército español, con la que se originó la emancipación total de la corona española, terminó a las 4 de la tarde de aquel 7 de agosto de 1819.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO