El Caracazo, la masacre que empujó la revolución chavista

27 de febrero del 2019

La revolución ciudadana que inició el 27 de febrero de 1989 y que duró 10 días, dejó un número incierto de muertos.

El Caracazo, la masacre que empujó la revolución chavista

foto: wikimedia commons

Hace 30 años, en 1989, Caracas  y otras ciudades venezolanas protagonizaron la primera gran insurrección popular contra el Gobierno, presidido en ese momento por Carlos Andrés Pérez, que culminó en un gran baño de sangre.

En un país petrolero, con las riquezas naturales de Venezuela, la pobreza alcanzaba a un 80% de la población. El neoliberalismo había hecho mella.

Para los años 60 y 70 en Venezuela había dinero. Gracias al petróleo, en aquella época era uno de los países más ricos de Latinoamérica, tanto así que miles de latinos migraron hacia allá.

Para la siguiente década, debido al mal manejo político y administrativo de los gobiernos de derecha que tuvieron el control del país y a la alta cifra de corrupción y a la caída del precio de crudo, Venezuela empezó a sumirse en una crisis económica, que llevaron al gobierno de Carlos Andrés Pérez, posesionado en 1989, a tomar medidas tributarias, que afectaron en gran medida a los ciudadanos, como el aumento de impuestos y de servicios públicos.

El 27 de febrero de 1989, en ciudades cercanas a la capital, el pueblo estalló. El pueblo venezolano se rebeló contra el neoliberalismo y los centros financieros que habían sumido a Venezuela en una profunda deuda.

La protesta inició en Guarenas, a 25 kilómetros de la capital. Estudiantes y trabajadores rechazaron el alza de los precios en el transporte público y el alza de la gasolina. La sublevación no demoró en llegar a Caracas.

Pocas horas después de haberse iniciado las protestas, estas se convirtieron en desmanes vandálicos y violentos. Los manifestantes asaltaron los almacenes y mercados donde los venezolanos tomaban lo que no podían adquirir con su trabajo y esfuerzo.

Las manifestaciones se trasladaron  La Guaira, Mérida, San Cristóbal, Maracay, Valencia, Barquisimeto y otras. El gobierno tomó la medida de decretar toque de queda y militarizó las ciudades más importantes del país, pero el pueblo desatendió las órdenes presidenciales y dicen que Pérez dio la orden de abrir fuego contra la ciudadanía.

Fueron 10 días de motín, que dejaron, según cifras oficiales, casi 300 muertos; pero las cifras extraoficiales hablan de más de 3.500 víctimas mortales.

Analistas e historiadores dicen que el caracazo le dio origen al chavismo y a otros movimientos revolucionarios en America Latina, que se levantaron contra sus Gobiernos.

Tres años después, el 4 de febrero de 1992,  el teniente coronel Hugo Chávez encabezó una rebelión cívico-militar junto a un grupo de jóvenes militares provenientes en su mayoría de los cuarteles de Maracay, estado de Aragua, e intentó tumbar del poder al presidente Pérez, Pero no logró derrocarlo.

Chávez decidió rendirse y pidió hacerlo por televisión. Lanzó un mensaje de esperanza al pueblo venezolano: “El país tiene que enrumbarse hacia un destino mejor”.

Desde la cárcel, Chávez fue ganando popularidad hasta que en 1994 fue indultado por el nuevo presidente Rafael Caldera.

La ironía es que Caldera fue derrotado el 6 de diciembre de 1998 por Hugo Chávez, que fue electo presidente de Venezuela con el 56,5% de los votos, cargo que ocupó hasta su muerte en 2013.

Kienyke/Sputnik

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO