Un país donde cualquiera puede montar una iglesia

19 de noviembre del 2019

La “monja uribista” es de una Iglesia que no tiene personería jurídica, pero tampoco la necesitan.

Un país donde cualquiera puede montar una iglesia

“¡Qué viva el sagrado Uribe!”, gritaba una y otra vez una monja con megáfono en mano a las afueras de la Corte Suprema de Justicia. Nadie sabía de dónde salió la inusual manifestante, y hasta el día de hoy quedan muchas dudas sobre la iglesia que respalda como monja a Adriana Torres, como más tarde se identificó.

Si bien en el país lo correcto es que las iglesias tengan su personería jurídica, según el Ministerio del Interior no es un requisito para el funcionamiento de una entidad religiosa.

Situación que abre todas las puertas para que se engañe o estafe por medio de la fe. Denuncias han llegado, pero el Ministerio asegura que si bien recibe estas acusaciones a ellos la ley no les faculta el control, inspección y vigilancia de los centros de culto, por lo que la Fiscalía es quien se encarga de esos casos.

¿Fue un engaño lo de la “monja uribista”?

No es común en estos años que miembros de la la Iglesia Católica muestren tan fervorosamente el apoyo a un político como lo hizo la hermana Adriana Torres. Una situación que sorprendió a muchos por lo que la actitud de la monja no cayó muy bien en algunos sectores.

Las arengas que profesaba la religiosa dando su apoyo al expresidente Álvaro Uribe, sacudieron las redes sociales pues el video se viralizó en cuestión de horas y la convirtieron en toda una tendencia nacional.

A los pocos días de darse a conocer, la Conferencia de Religiosos de Colombia negó que Adriana Torres perteneciera a una congregación llamada Carmelitas Misioneras, como ella lo había afirmado ante los medios de comunicación ese 8 de octubre.

La duda quedó sembrada sobre la procedencia de la inusual monja que apoyaba con fervor al líder político. ¿De dónde salió? Se preguntaron muchos.

Con la polémica encendida, el 15 de octubre un empresario de Medellín, que fue el que le pagó el pasaje a Bogotá a Torres, envío a los medios un comunicado en el que comprueba con un carnet que la religiosa pertenece a las “Misioneras Carmelitas de Santa Teresita, en la provincia de Norteamérica“, y dijo que estas están vinculadas a la Iglesia Católica Apostólica Nacional en los Estados Unidos.

Sin embargo algunos medios de comunicación insistían en el teoría de que no era monja. Una periodista de Blu Radio la abordó el 22 de octubre “¿Usted por qué no quiere hablar con nosotros? ¿Cuéntenos por qué tiene escoltas? ¿Por qué se sigue vistiendo como monja si no es monja?”, le preguntó sin recibir respuesta pues la religiosa subió a un carro inmediatamente.

Pasaron los días y el tema fue quedando a un lado. Hasta que en las últimas horas trascendió una carta de acreditación, firmada por el Monseñor Edwin Leonardo Avendaño Guevara, asegurando que tanto Noticias Caracol como Blu Radio debían rectificar la información sobre la monja Adriana Torres, pues ella sí era monja de la Iglesia Católica Apostólica Nacional de Estados Unidos.

Sin embargo, Avendaño que pertenece a la Fraternidad Apostólica de Cristo Sacerdote, y que este medio rectifica que sí cuenta con personería jurídica, avaló en la carta a la misionera que en cambio pertenece a una iglesia que no posee personería en Colombia.

¿Cómo identificar a un líder religioso?

KienyKe.com en conversación con la Conferencia Episcopal de Colombia, pudo conocer que miembros de esa Institución con personería jurídica ante el Ministerio del Interior, identifican a sus miembros por medio de un carnet. Así mismo porque los sacerdotes tienen asignadas sus iglesias para profesar la religión.

Si bien Monseñor Avendaño no aparece adscrito a la Conferencia Episcopal, sí hace parte de una comunidad religiosa en condición de obispo.

Así como la monja Adriana Torres que pertenece a una congregación como expuso el Cabildo Interreligioso de Colombia a través de una investigación.

Cabildo que se describe de iniciativa ciudadana y que está, “constituida como un foro abierto, popular e incluyente, conformado por líderes religiosos y espirituales a nombre propio, delegados y/o representantes de las diversas iglesias, confesiones y espiritualidades ancestrales y emergentes (…) que hagan presencia en la República de Colombia”. Y además aclaran que no buscan ninguna clase de reconocimiento jurídico por parte del Estado colombiano.

De hecho en la página web de ese cabildo hay un comunicado de prensa en el que aseguran que no solo Adriana Torres es monja, sino que reconocen que ella cometió un error. “El padre Juan Carlos Ortiz, superior de la hermana Adriana, manifestó a la Cabildo Interreligioso de Colombia que la hermana cometió un error de gritar en público a favor del senador Álvaro Uribe”, se lee en la misiva.

Es así como Avendaño firmó para acreditar a la monja una carta memebretada por el Cabildo Interreligioso de Colombia y que va en nombre de la Iglesia Católica Apostólica Nacional de Estados Unidos que si bien no cuenta con una personería jurídica tampoco la necesita para funcionar en el país.

Según la Ley 133 de 1994, el Ministerio del Interior “reconoce personería jurídica a las Iglesias, confesiones y denominaciones religiosas, sus federaciones, y, confederaciones y asociaciones de ministros, que lo soliciten“.

Sobre las denuncias contra Monseñor Avendaño

A Monseñor Avendaño lo han asociado como falso sacerdote en México, de hecho la Iglesia Católica de Inglaterra y Gales, en un primer momento afirmó que el religioso había renunciado a esa congregación y que aún así se encontraba ejerciendo bajo el nombre de esa comunidad.

Avendaño “renunció a la iglesia día 03 de enero del 2016 quien había sido consagrado Obispo Auxiliar de Colombia el 15 de septiembre del 2015 por nuestro Superior General”, aseguraron en su momento.

Pero el 21 de noviembre de 2019, esta misma iglesia a través de otro comunicado rectificó que esa primera información fue falsa aún cuando se expuso en su página web oficial.

“Él jamás ha utilizado el nombre de la Iglesia Católica de Inglaterra y Gales en Colombia o se ha presentado en representación de nuestra iglesia, como falsamente se informó o se quiso hacer presumir a los medios de comunicación en su momento a través de un confuso comunicado que se emitió en nombre de nuestra congregación y sin las debidas, rigurosas y justas investigaciones para sustentar dicho señalamiento”, expresaron.

Colombia: entre la libertad de culto y las iglesias de garaje

En el Artículo 19 de la Constitución Política de Colombia se garantiza la libertad de cultos. “Toda persona tiene derecho a profesar libremente su religión y a difundirla en forma individual o colectiva. Todas las confesiones religiosas e iglesias son igualmente libres ante la ley”.

Con esta norma constitucional es que las personas tienen la libertad de abrir sus propias congregaciones. En Colombia las iglesias de garaje existen pues no hay una norma que vigile su actividad, al Gobierno solo le compete el registro, no el control, ni la revisión, ni el seguimiento de estas iglesias, según el Ministerio del Interior.

Si bien Noticias Caracol y Blu Radio tuvieron que rectificar su información sobre la monja Adriana Torres, el director de la emisora Néstor Morales hizo la aclaratoria dejando dudas en el aire.

“Pero eso no le importa a la justicia colombiana porque después de una sentencia de la Corte Constitucional, en Colombia, cualquier persona puede ser religiosa. Se acredita una congregación, cualquiera, de papel, de garaje, y cualquier persona, por cuenta de la libertad de cultos, puede ser monja, puede ser pastor, puede ser sacerdote, puede ser obispo…”, aseguró el periodista.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO