Ellos son los sacerdotes beatificados por el Papa

Foto: Montaje

Ellos son los sacerdotes beatificados por el Papa

8 de septiembre del 2017

En su visita a Colombia, el Papa Francisco beatificó este viernes al sacerdote Pedro María Ramírez Ramos y el obispo Jesús Emilio Jaramillo Monsalve. Los dos fueron asesinados en medio de la violencia política y guerrillera que se vivió en el país.

Jaramillo, obispo de Arauca, fue asesinado por el Ejército de Liberación Nacional (ELN) el 2 de octubre de 1989 en una zona rural de Arauquita. Ramírez, “mártir de Armero”, falleció el 10 de abril de 1948 durante los disturbios que sucedieron al asesinato de Jorge Eliecer Gaitán.

Este viernes el Vicario de Cristo aprobó el decreto que reconoce el “martirio” de los sacerdotes que beatificó. Para esto, se reunió con el prefecto de la Congregación para la Causa de los Santos, el cardenal Angelo Amato.

Para la Iglesia Católica, es importante la declaración de “martirio” para la beatificación ya que no es necesario demostrar que intercedieron en algún milagro. El nombramiento se llevó a cabo durante la misa campal celebrada en la ciudad de Villavicencio.

Pedro María Ramírez Ramos

El 9 de abril de 1948, el sacerdote Ramírez visitaba a unos enfermos en Armero cuando estalló la revolución por el asesinato del líder político Gaitán. Cuando el padre regresaba a su casa escuchó los gritos de una turba y se refugió en la Iglesia.

En el lugar, las monjas lo animaron para que huyera con algunas familias. Él se negó alegando que el pueblo necesitaba de él. Al día siguiente, hacia las cinco de la tarde una multitud entró a la iglesia pidiéndole a las monjas y el cura que entregaran las armas que tenían escondidas.

El grupo no encontró nada. Sacaron al padre de la Iglesia y lo empezaron a agredir con palos y machetes hasta su muerte.

Jesús Emilio Jaramillo Monsalve

El día que asesinaron a monseñor Jesús Emilio Jaramillo había celebrado la eucaristía en Puerto Nidia, un caserío de Fortul. Tres hombres armados que se identificaron como miembros del ELN detuvieron el vehículo en el que se transportaban.

El obispo fue secuestrado, torturado y asesinado. Encontraron su cuerpo con siete heridas de proyectil de fusil. Además, había sido despojado de su anillo y de su cadena.