Rafael Pombo no escribió ‘Rinrín Renacuajo’

Rafael Pombo no escribió ‘Rinrín Renacuajo’

4 de noviembre del 2016

“El hijo de rana, Rinrín renacuajo, salió esta mañana muy tieso y muy majo. Con pantalón corto, corbata a la moda, sombrero encintado y chupa de boda”.  Este es el inicio de ‘Rinrín Renacuajo’ o ‘El renacuajo paseador’, uno de las fábulas más recordadas del escritor colombiano Rafael Pombo. Pero hay un pequeño detalle que tal vez muy pocos sepan acerca de este y muchas otras historias del fabulista.

Lea también: Exprocurador Ordóñez y otras celebridades acusadas de plagio

Muchas de las obras que le son atribuidas en realidad son adaptaciones de canciones infantiles en inglés. De dos libros escritos por Pombo en 1867 y 1869, Cuentos Pintados y Cuentos Morales para Niños Formales, se desprenden sus fábulas más famosas, de las cuales gran parte no son de su autoría.

Además: ¿Melania Trump plagió el discurso de Michelle Obama?

Por ejemplo, el mencionado ‘Rinrín Renacuajo’ es una versión traducida y levemente modificada de una ronda infantil, o Nursery Rhymes, como se les llama a estas composiciones en inglés. Se trata de ‘A frog he would a-wooing go’, también conocida como ‘Frog Went A-Courting’, una canción popular inglesa cuyas primeras versiones datan de 1611, mas de 200 años antes de que el colombiano naciera.

Lo mismo sucede con varias fábulas del colombiano, siendo las más conocidas ‘Simon el bobito’ cuya versión inglesa es ‘Simple Simmon’, una canción del folclor británico escrita en 1764, la cual es una de las más conocidas en los países con habla inglesa. El mismo caso se repite con ‘Pastorcita’ y ‘Little Bo Peep’ (1805); y con ‘El Gato Bandido’ y ‘The Rotten Tillen’, de inicios del siglo XIX.

Este es el primer párrafo escrito por Rafael Pombo:

Simón el bobito llamó al pastelero:

¡a ver los pasteles, los quiero probar!

-Sí, repuso el otro, pero antes yo quiero

ver ese cuartillo con que has de pagar.

Buscó en los bolsillos el buen Simoncito

y dijo: ¡de veras! no tengo ni unito.

Aquí la primera estrofa en el original:

Simple Simon met a pie man going to the fair:

Said Simple Simon to the pie man:”let me taste your ware.”

Said the pie-man to Simple Simon: Show me first your penny!”

Said Simple Simon to the pie-man: “Indeed I have not any!”

De principio a fin, las compocisiones cuentan la misma historia, e incluso usan los mismos recursos literarios, como se ve en la última estrofa de ‘El renacuajo paseador’:

Y así concluyeron, uno, dos y tres

Ratón y Ratona, y el Rana después;

Los gatos comieron y el pato cenó,

¡y mamá Ranita solita quedó!

En inglés:

So there was the end of one, two, three,

Heigh ho! says Rowley.

The rat, the mouse, and the little froggy.

With a rowley, powley, gammon, and spinach.

Según algunos expertos esto no es precisamente un plagio, sino una adaptación libre que el autor colombiano realizó, tomando en cuenta que se trata de una persona que antes de componer sus propios escritos se dedicó a la traducción de clásicos en latín e inglés. Pombo tradujo al español textos de Virgilio y Horacio a la perfección. De hecho fue uno de los primeros en traer al castellano el monólogo de Hamlet de William Shakespeare.

Rafael Pombo vivió en Nueva York entre 1855 y 1872, en donde tuvo contacto con los populares Nursery Rhymes, de las que tradujo algunas y adaptó otras. Sin embargo, al llegar esos textos a Colombia escritos por Pombo, por mucho tiempo se creyó que este era el autor de cada uno de ellos.

Esto no le quita su estatus de prolífico fabulista, pues también tiene grandes textos propios como “Mirringa Mirronga” y “La pobre Viejecita”, para la que se cree que se inspiró en un corto verso que aparecen en Tiempos Difíciles de Charles Dickens.