En Toribío, los pobladores no quieren que haya ni ejército ni guerrilla

10 de julio del 2012

El cabildo ordenó desmontar las trincheras para pedirle al presidente Santos la desmilitarización del municipio. No quieren seguir siendo blanco del enfrentamiento entre Farc y ejército.

Trincheras Toribio

El pueblo indígena del municipio de Toribío (Cauca), un municipio que en lo que va del año ha soportado doce ataques de las Farc, seis de ellos solo en el mes de junio, decidió decir ¡basta!

Después de 36 horas de estar entre el fuego cruzado de los hostigamientos y bombardeos por el enfrentamiento entre el Frente VI de las Farc, apoyado por una columna de la Jacobo Arenas y el ejército, en el que fueron heridos 15 indígenas, las autoridades indígenas dieron la orden de desmontar la trinchera que protege el puesto militar en el casco urbano con el fin de buscar desactivar los ataques de la guerrilla contra este blanco militar.

Los comuneros están liderados por Feliciano Valencia, consejero indígena de la Asociación de Cabildos indígenas del Norte del Cauca. Los habitantes de Toribío quieren organizar la resistencia civil a través de la guardia indígena y enfrentarse solos a la guerrilla sin la intervención de los militares. Después de desmontar uno de los frentes de la trinchera, 300 indígenas subieron a las montañas para buscar dialogar con la guerrilla y convenir alguna forma de convivencia y respeto a la vida de los 2.500 habitantes que viven en el municipio. El Gobierno Nacional parece no estar dispuesto a retirar a los uniformados del caso urbano ni de la región ya que considera que sería cederle el territorio a las Farc y su obligación es proteger hasta el último metro de suelo colombiano.

Toribio
Cansados de estar en medio del fuego cruzado, los indígenas de Toribío desmontaron las trincheras de los militares. 

Esta encrucijada le planteó al gobierno nacional la urgencia de hacer presencia en Toribio, al igual que en los municipios de Caloto, Suarez, Jambaló, Buenos Aires y Corinto, razón por la cual el presidente Santos se desplazó hasta allí, el corazón de la cordillera central, para realizar un consejo de ministros.

El vocero de los indígenas, Feliciano Valencia, le solicitará la desmilitarización en nombre de los pobladores de Toribío, acorralados por 100 guerrilleros. Desde 1983, tres generaciones han recibido 600 ataques guerrilleros y soportado 14 tomas. Además de las Farc, el pueblo ha soportado la presión de otros grupos como el M-19, Ricardo Franco, Jaime Bateman, Quintín Lame, Los Jega y el ELN.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO