Una década encerrados esperando el fin del mundo

16 de octubre del 2019

Un familia holandesa vivió encerrada esperando el fin de los tiempos.

Fin del mundo, familia, holanda, catástrofe, preppers

pixabay

La humanidad a través de la historia ha idealizado tanto su génesis como su consumación como especie. A través de las culturas y la religión existen una obsesión por descubrir cómo llegó la vida a la tierra pero también hay quienes se interesan en cómo terminará.

Una super catástrofe natural, un meteorito, el apocalipsis, una guerra atómica o cualquier circunstancia que nos empuje a la hora 0. Todas son hipótesis que hoy día muchas personas creen que está más cerca a que pase, por eso su afán en buscar superviviencia.

Aquellos que se encuentran en el propósito de prepararse para afrontar al fin de los tiempos les llaman “preppers” o survivalistas, individuos que se preparan activamente para afrontar por su cuenta cualquier emergencia.

Muchas veces son familias, comunidades enteras que se entrenan, compran comida no perecedera, construyen búnkers, cuartos antibombas, aprenden a disparar armas desde muy chicos, a cómo cazar y buscar agua para no morir de inanición, o mejor para sobrevivir.

Una década encerrados

Ese destino era el que esperaba una familia, que según un reporte policial, duró encerrada en su casa sin ningún contacto con el exterior desde el año 2010.

Un padre junto a sus seis hijos fueron hallados en un pequeño cuarto de una residencia en la provincia de Drenthe, al norte de Holanda. Llevaban allí casi una década y si no es porque uno de los jóvenes escapa podían seguir esperando el fin del mundo.

El adulto tiene 58 años y los jóvenes iban entre los 18 y los 25 años. Según la televisora local RTV Drenthe, uno de los hijos de este hombre entró a un bar cercano al pueblo de Ruinerwold pidió unas cervezas y luego les dijo a los empleados del lugar que necesitaba ayuda.

El dueño del bar asistió al misterioso sujeto que según él, “tenía el cabello largo, una barba sucia, vestía ropas viejas y parecía confundido. Dijo que nunca había ido a la escuela y que no había ido a la barbería en nueve años”.

Se trata de un pueblo lejano de apenas 3.000 habitantes. Nadie había escuchado del hombre y mucho menos de los jóvenes, de hecho uno de ellos al ser rescatado por la Policía aseguró nunca saber que el mundo existían más personas.

Según medios locales cuando registraron el lugar, los agentes se encontraron con una escalera oculta detrás de un armario en el salón que conectaba con un sótano bajo la casa donde se encontraban cinco adolescentes y el padre, que habría sufrido un infarto cerebral hace unos años y estaba postrado en la cama.

“Nunca había visto algo así”, dijo el alcalde del pueblo a periodistas locales. La familia está en “un lugar seguro” ahora, aseguró.

Miles de veces se ha dicho que el mundo acabará. Algunos van más allá y ponen fechas, otros aseguran ver visiones del futuro y dan pistas de fuego y muerte, pero siempre que llega la fecha proclamada es un día más; pero nunca es tarde para pensar que el fin está cerca.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO