El municipio que tras la guerra busca hacer periodismo

3 de noviembre del 2019

Debido al conflicto armado no hay noticias, ni medios de comunicación.

guerra, municipio, Ríoblanco, Tolima

Natalia Torres - Agencia Anadolu

Los habitantes del municipio de Ríoblanco, al sur del departamento del Tolima, están cansados de que solo se les relacione con la guerra. Saben que el conflicto armado hace parte de su historia, que viven en uno de los lugares de Colombia donde la violencia más se ensañó contra la población y que por esta razón el municipio es identificado como ‘zona roja’.

Debido al conflicto armado y a las condiciones geográficas aisladas del municipio, hace más de dos décadas no hay noticias de Ríoblanco ni medios de comunicación que informen sobre lo que ocurre en este lugar.

Según el informe “Cartografías de la Información”, elaborado por la Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP), el Tolima es uno de los departamentos caracterizados como “en silencio”, porque de los 47 municipios que lo conforman, en 20 no hay medios de comunicación. La mayor cantidad de medios están concentrados en la capital, Ibagué, y el 2,5% de los medios en el departamento pertenecen a la fuerza pública.

Uno de estos municipios “en silencio” es Ríoblanco, la segunda parada del laboratorio de periodismo “Ruedas creando Redes” de la FLIP, para enseñar a sus habitantes, y en especial a los jóvenes, a crear nuevos medios de comunicación y hacer periodismo para su comunidad.

Una zona “silenciada” por el conflicto

A finales de los años noventa e inicios de la década del 2000, Ríoblanco era uno de los municipios más golpeados por el conflicto armado en Colombia. Está incrustado en la región del Cañón de Las Hermosas, área donde transitaban las Farc y se escondían de las operaciones del Ejército.

Seis frentes de las Farc habían atacado en el año 2000 el corregimiento de Puerto Saldaña, dejando 23 personas muertas y todas las viviendas y escuelas destruidas. Hacia el año 2001, cerca de 1.080 familias se habían desplazado de Ríoblanco.

En medio de ese trágico escenario, a Luis Enrique Ospina se le ocurrió montar una emisora comunitaria. “No nació acá en la cabecera municipal, sí en el municipio de Ríoblanco pero en el corregimiento de Herrera. Era el año 1998 aproximadamente, cuando la única ley que teníamos era el Frente 21 de las Farc”, cuenta Ospina.

Esta emisora, Ríoblanco Estéreo, es el único medio con el que cuentan sus 24.139 habitantes y llega al 90% de su cabecera municipal, como indica el estudio de la FLIP. Sin embargo, no tiene alcance en el resto de cerca de 100 veredas y corregimientos.

Pese a haber nacido “en el contexto de las Farc, en este momento tiene 21 años de estar al aire”, señala Ospina, quien ahora está acompañado por un grupo de jóvenes de diferentes instituciones educativas, que le ayudan a organizar la programación de la emisora y a hacer reportajes. Ellos decidieron participar del taller “Ruedas creando Redes” para hacer la información “de una manera más profesional”.

Quien afirma esto es Stefany Andrea Montoya, una de las jóvenes que hacen parte del equipo de la emisora Ríoblanco Estéreo, para quien la imagen del conflicto que pesa sobre su pueblo tiene que cambiar.

“La mayoría que busca ‘Ríoblanco, Tolima’, les aparece guerra, zona roja, entonces a través de estos medios de comunicación podamos mostrar que acá también tenemos mucho, mucho material, muchas cosas hermosas que la mayoría de personas de afuera no saben: hay artes, economía, agricultores, acá muchas personas compran toda la comida, la verdura, y nosotros mismos la podemos cultivar. Hay muchas cosas para informar”, cuenta Montoya.

Las nuevas plataformas y medios ‘híbridos’

Entre los grupos que participaron en el taller “Ruedas creando Redes” en Ríoblanco, se encontraban representantes de la comunidad indígena nasa del resguardo Las Mercedes, ubicado en el Páramo del Meridiano, así como un equipo que venía de Puerto Saldaña, ese corregimiento que quedó medio destruido por una masacre en el año 2000.

El ejercicio de los indígenas nasa se llama “Vientos Ancestrales”, una serie de videos en su lengua nativa, que pronto estarán disponibles en un canal de Youtube. “Es la primera vez que nosotros, los nasas del sur del Tolima, ubicados en el territorio We’pe Wala, tenemos ese espacio para expresarnos en nuestro idioma y las herramientas como las plataformas van a ser muy importantes en la difusión de nuestra lengua y no solamente para nosotros sino para todas las personas”, afirma William Hernán Tumbo, uno de los participantes del resguardo indígena Las Mercedes.

El medio ambiente, la protección de los páramos, los conflictos con los colonos que quieren extender las fronteras protegidas para llevar ganado y la limpieza de material bélico remanente de los años de conflicto, son algunos de los temas que los indígenas quieren abordar a través de su canal, explica Tumbo.

“Creo que la comunidad en su momento está muy aislada y vimos la necesidad y la pertinencia de trabajar, vincularnos a este hermoso proyecto, ya que nos abre muchas puertas para mostrar realmente lo que estamos haciendo frente al cuidado del medio ambiente”, cuenta el líder indígena.

En Puerto Saldaña, corregimiento a más de una hora de la cabecera municipal de Ríoblanco, lo único que conocían como ‘medio de comunicación’ era un señor con megáfono que hacía anuncios en los días de mercado.

“Puerto Saldaña es un corregimiento grande y allá llegan muchas veredas. Estábamos haciendo la cuenta y eran más de 14 veredas. Si se habla solamente por el megáfono, lo escuchan quienes están a una, dos cuadras. ¿Y el resto de las personas qué?”, cuenta Adriana Londoño Prieto, una de las jóvenes que participaron en la creación de “Contacto Informativo Puerto Saldaña”.

“Contacto” es un medio híbrido que se compone de una página de Facebook y un tablero de corcho ubicado en la plaza del pueblo, donde los periodistas van a publicar las noticias que obtengan en su reportería. Ese mural físico, dice Londoño, lo podrán consultar los domingos las personas de todas las veredas cuando bajan al pueblo en el día de mercado.

“Esa era la idea: llegarles por Facebook, que es lo que más utiliza la gente, y pues la cartelera. Porque vimos que los domingos es cuando bajan las personas de las fincas, a vender su café, a comprar lo de plaza, el arroz… entonces pues ahí aprovechan, ven las noticias”, dice la joven periodista.

Sobre los contenidos de “Contacto Informativo Puerto Saldaña”, Londoño dice que era necesario tener un espacio para colocar los anuncios de la administración municipal, así como las noticias que los periodistas obtengan en su reportería, además de perfiles de personas que hacen labores destacadas.

Las ‘clases’ de periodismo

El laboratorio “Ruedas creando Redes” es un aula móvil que se traslada a los municipios a partir de un contenedor donde se transportan equipos de producción, computadores, cámaras de video, pupitres, sillas, mapas y tableros, que se despliega como una pequeña sala de redacción, esta vez ubicada al lado de un coliseo deportivo.

A cargo de la coordinación del taller “Ruedas creando Redes” en Ríoblanco, estuvo la periodista Carolina Arteta. Durante un proceso de dos meses, “hablamos de qué es una noticia, identificamos los temas más relevantes acá en Ríoblanco, identificamos también por ejemplo de qué temas no se habla, cuáles son los temas silenciados y a partir de ahí fuimos viendo distintos temas y herramientas para producir información noticiosa, información con valor local, a través de distintos ejercicios”, dice la periodista.

“Yo creo que las historias se ven reflejadas en estos proyectos y responden un poco a los intereses de cada uno, como empezar a producir noticias de Ríoblanco de temas que no estén relacionados con el conflicto, que vayan más allá de la memoria histórica de este municipio y tengan que ver más con la actualidad y ojalá con la intención de crear un diálogo constructivo”, afirma Arteta.

Según el coordinador del Centro de Estudios de la FLIP, Jonathan Bock, los objetivos del laboratorio son lograr que “esos proyectos terminen siendo más sólidos y no solamente sean un proyecto especial sino que pueda terminar convirtiéndose en un medio de comunicación que conecte a una determinada comunidad; y el otro propósito fundamental es precisamente crear las redes, que no solamente sean un grupo de Ríoblanco, sino que entre ellos se conecten y a su vez ellos se puedan conectar con otras personas de ciudades”.

El siguiente destino del laboratorio “Ruedas creando Redes” es en Cajamarca, Tolima, y de ahí seguirá para cinco municipios en el departamento del Cesar.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO