El robo del siglo se ejecutó en seis meses

28 de julio del 2019

Por un tunel de 30 metros se llevaron cinco obras de arte avaluadas en más de $3.000 millones

El robo del siglo se ejecutó en seis meses

Los ladrones tenían muy claro lo que se iban a llevar. De las cientos de piezas que había en el Museo de Bellas Artes de Asunción, solo se robaron cinco. Las obras más importantes. Las más costosas.

El hecho, considerado como el ‘robo del siglo’, se produjo a finales del mes de julio de 2002. Hace 17 años. Y fue llamado así no solo por el costo del botín sino por la forma en que llegaron a él, a través de un tunel de 30 metros que hicieon bajo la calle, hasta llegar al museo.

Según los expertos en artes, datos confirmados por la entonces directora de Patrimonio Histórico del Ministerio de Educación y Cultura de Paraguay, Gloria Muñoz Yegros, cada una de las piezas que fueron sustraídas tiene un costo aproximado de 200 mil dólares.

El monto total del robo, en su momento, ascendía a un millón de dólares. (Mas de tres mil millones de pesos colombianos). Hoy en día el costo de estas obras ha incrementado sustancialmente. Este es catalogado como el robo de arte mas cuantioso del mundo.

Las obras que se robaron ese final de julio fueron: Virgen con el niño Jesús, un lienzo de 83 x 42 centímetros pintado por el español Bartolomé Murillo (1618-1682); “El Tintoretto”, un autorretrato de Jacopo Robusti (1512-1594); Paisaje, del francés Gustave Courbet (1819-1877); Cabeza de mujer, del también artista francés Adolphe Piot (1850-1910); y San Gerónimo, una obra de autor anónimo en plancha de metal.

Para acceder hasta el botín, los delincuentes, según las investigaciones, planearon y ejecutaron el plan durante varios meses.

Todo comenzó el mes de enero de 2002, seis meses antes del golpe, cuando dos hombres tomaron en arriendo un local de comidas frente al Museo de Bellas Artes de Asunción, lugar que fue inaugurado el 28 de mayo de 1909.

Desde ese momento al local entraba gran cantidad de materiales y herramientas, al parecer para mejorarlo y acondicionarlo, por lo que dichos movimientos nunca fueron extraños.

Varios hombres, conocedores en el tema, cavaron un hueco en local de comida y desde allí dirigieron un túnel hacia el museo, que se hallaba cruzando la calle, justo al frente.

El túnel fue construido a tres metros de distancia de la superficie. Tuvo en total una extensión de 30 metros y llegó hasta la oficina de archivo del museo.

Los ladrones entraron al museo en horas de la noche y se dirigieron hacia el segundo piso donde estaban las obras. Aunque pudieron haberse llevado otras de arte, las que se llevaron fueron bien escogidas, según lo dicho por la directora de patrimonio histórico de Paraguay.

Las investigaciones determinaron que este hecho tuvo que haberse ejecutado por pedido de coleccionistas de arte pictórico. El objetivo sería comercializar las obras en el mercado negro. Este sería este el único espacio donde se podría venderlas, por lo especial de las obras que se llevaron.

En marzo de 2008, en Argentina, seis años después del robo una de las obras fue recuperada. Se trata del oleo titulado ‘San Jerónimo’, de autor desconocido y de valor incalculable.

El oleo lo tenía un hombre de 60 años de origen boliviano y fue capturado en el bar de un hotel, donde al parecer esperaba a un comprador.

17 años después de cometido el robo de arte más costoso del mundo, aún faltan cuatro obras por recuperar.

Las autoridades especializadas en este tipo de casos tienen los ojos puestos en cualquier movimiento que las lleven a ellas, aunque desde hace muchos años pueden estar colgadas en paredes de exóticos coleccionistas.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO