Los chinos que tocaron en Rock al Parque

Foto: Gustavo Delvasto

Los chinos que tocaron en Rock al Parque

3 de julio del 2017

Los chinos no solo traen sus productos de bajo costo y masiva producción a Colombia, en aquellas tiendas que se consigue de todo y los precios más baratos. Aunque pocos lo conozcan también llegó en formato rock, con la agrupación Zhaoze, que por primera vez asistió a Rock al Parque, siendo única banda asiática que fue escuchada por miles de oídos bogotanos con eso que ellos llaman ‘post rock’.

Bajo una tarde soleada y con cientos de curiosos que abarrotaban el escenario Eco, uno de las tres tarimas del gratuito evento musical, los chinos Zhaoze dieron rienda suelta a su música instrumental.

Los cuatro integrantes con más presencia de intelectuales o maestros de música, sin mediar palabra, iniciaron su presentación que abrió a los rockeros un nuevo espectro sonoro, poco escuchado en este tipo de festivales.

Foto: Gustavo Delvasto

Foto: Gustavo Delvasto

Por lo visto, las expectativas fueron colmadas dentro de los intrigados rockeros que al principio se acercaron con curiosidad para ver por primera vez una banda del lejano oriente presentarse en un evento más latinoamericano que cualquier otra cosa.

Posteriormente, y a medida que iban pasando las canciones instrumentales del grupo, el chip que acostumbra a los asistentes a escuchar música más homogénea fue cambiando por el asombro y los aplausos.

Habituados a los sonidos que invitan al pogo, rock fuerte y estridencias bailables, sorprendidos, los que presenciaron a los alguna vez denominados “Pink Floyd de China”, pudieron apreciar ese grupo de maduros rockeros que les dieron una dosis de un rock que ellos describen de muchas formas, “una versión ‘post rock más de nuestra herencia”, afirma Hoyliang, líder de la agrupación a kienyke.com.

En este caso Zhaoze, que en mandarín puede tener varios significados de estados de ánimo, tiene la particularidad de agregar a los instrumentos tradicionales como la batería, el bajo, la guitarra, un instrumento adicional, el Guqin, una combinación entre harpa y cítara de siete cuerdas, con cerca de 4.000 años de existencia.

Foto: Gustavo Delvasto

Foto: Gustavo Delvasto

El guqin, que se pronunciaría “gu cheen”, fue adaptado por la agrupación a los nuevos tiempos. Lo volvieron eléctrico y añadieron unos pedales de efectos, que le da a su repertorio una variedad de ambientes sonoros, espaciales si se quiere, pero que no rompen con lo tradicional de la música asiática.

El instrumento es el primero de su clase en el mundo, según palabras de Hoyliang, líder espiritual y experto en el Guqin, quien con su poco inglés convierte la conversación con ellos en sesiones de intenso intercambio de ideas más que de palabras concretas, a veces no fáciles de traducir.

La banda la complementan en su visita a Colombia, Littledream, en las guitarras; Roy en el bajo, y Seasean, dominando la batería.

Zhaoze, Zhao Ze, o previamente conocidos como The Swamp, se originaron en la provincia de Guangzhou, China, a principios de los noventa.

Corría el año de 1993, en una escena relativamente nueva, que para ellos aún permanece en estado embrionario debido a los escasos grupos de rock en el país y el poco acceso de la música occidental.

A pesar de esto, los integrantes de Zhaoze afirman que con este nuevo milenio, son los jóvenes chinos los que se han interesado más por estas influencias del rock en sus tradiciones.

Agradecido con el público colombiano tras su presentación, Hoyliang, menciona con humildad lo grato que fue venir al país, a pesar de la prevención que tuvieron en determinado momento cuando surgió la idea de tocar en Colombia.

Foto: Gustavo Delvasto

Foto: Gustavo Delvasto

“Al ofrecernos venir acá, nos preocupamos por nuestra seguridad en un principio. Pero al venir algunos días antes del show y poder ir a cualquier lado, especialmente al centro de la ciudad, nos relajamos y estamos disfrutando la experiencia”, concluye Hoyliang con una sonrisa y su entrecortado inglés.

Para ellos, la experiencia es más enriquecedora porque lograron estrenar en vivo una re edición de su trabajo instrumental de 2010, Cang Lang Xing (Azure Star), “especialmente en esta cultura tan particular, diferente a la nuestra”.

Para Zhaoze fusionar el rock occidental con la cultura china es más simple de lo que parece. El Guqin, según Hoyliang, da para el encuentro con los otros instrumentos tradicionales del rock. Sus tonalidades, lo que se puede extraer de él, es la versatilidad que le da el sello característico a Zhaoze, que cuenta con ya ocho producciones discográficas.

Los músicos, concentrados en el escenario y en ‘trance’ tal como la experiencia de ser artista asiático lo indica, parecen meditar con sus instrumentos, parecen más concentrados en llevar al público por un viaje de los sentidos, sin distracciones de escenografía, bailes, líricas, u otros elementos que las bandas por lo general ofrecen en estos tres días de Rock al Parque.

“Es un momento significativo para nosotros, traer para ustedes este disco, el primero instrumental en nuestra carrera, para que se dejen llevar más que todo por nuestra música”, asegura Hoyliang, quien no esconde su idea de mezclar música con filosofía oriental.

Su sonido no solo pretende ser de instrumentos, para ellos es un lenguaje en sí mismo. Su música es una forma de comunicarse con ellos mismos, de conectarse con sus emociones, es la introspección que normalmente se relaciona con las culturas asiáticas.

“Amamos a Pink Floyd, pero no solo hay que tocar como ellos, para parecerse a ellos, hay que tener también su espíritu, su ánimo”, señala el músico chino en respuesta a la pregunta de una emisora radial sobre las comparaciones con la clásica agrupación británica.

Lo que quieren proyectar en el escenario se relaciona mucho con la filosofía, basados en su experiencia de vida. “El post rock no es solo un tipo de rock, es más allá, es como el jazz, o el folk, folk rock, es una mezcla de muchos tipos de vertientes del rock, las raíces de nuestro mundo”.

Hermosa tarde para una de las mejores sorpresas de este año ❤️ #rockalparque #sunset #zhaoze

Una publicación compartida de Hernán Ayala Garzón (@piranha.a) el

Otros primíparos en Rock al Parque

Rock al Parque tal vez no contó con agrupaciones de renombre actual, pero su público sí pudo presenciar una diversidad de bandas primíparas en este festival, que ya llevan un recorrido en sus escenas artísticas. Dichas bandas ya pueden añadir a sus currículos la experiencia de Rock al Parque.

Tal fue el caso de agrupaciones veteranas como los estadounidenses ‘harcore punk’ de H2O, que cuentan con 20 años de trayectoria, especialmente en su Filadelfia natal, Nueva York y la costa este de EEUU. Se acercaron por primera vez al festival.

H2O

H2O

Ellos, una banda familiar de hermanos, hijos, ex esposas mánagers que se despreocupan mucho por hacer los discos, sin que haya inspiración de por medio. “No hacer discos por hacerlos”, dice Toby Morse, vocalista y líder de la banda. Se enfocan más en conocer lugares o presentarse en ambientes nunca vistos para ellos.

Por otro lado, se presentaron los argentinos Los Caligaris, quienes celebraron sus 20 años de existencia en el escenario de Rock al Parque. Banda que fusiona diversas versiones de reggae, ska, y punk.

Los Caligaris

Los Caligaris

Ambas agrupaciones celebrando su longevidad pero a la vez fueron los novatos en este multitudinario evento, que también se dio el gusto de traer artistas internacionales de renombre, por primera vez, como los mexicanos de Titán, fusión de rock mexicano con electrónica; o los pioneros del metal extremo estadounidense como Obituary.